sábado, 17 de septiembre de 2011

¿CINE NACIONAL O CARAMELOS?


"Barreras, también a las películas: se cobrará un arancel a filmes extranjeros" es el título de la nota que se publica en http://www.infobae.com/notas/602678-Barreras-tambien-a-las-peliculas-se-cobrara-un-arancel-a-films-extranjeros.html

"El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales resolvió que las películas extranjeras paguen una tasa por la cantidad de salas en que serán exhibidas. Con esta medida se busca evitar que las obras foráneas ocupen todas las plazas y garantizar espacios para las locales.
La presidente del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (Incaa), Liliana Mazure, resolvió, a través de la resolución 2114/2011 publicada en el Boletín Oficial, que se cobre un arancel a los filmes extranjeros que se exhiban en la Argentina para alentar la producción local.
A partir de esta medida, a las películas foráneas que se proyecten en hasta 40 salas de la Ciudad de Buenos Aires y el gran Buenos Aires se les cobrará un valor equivalente a 300 entradas. En tanto, cuando el filme alcance las 120 pantallas, el gravamen será por el equivalente a 1.200 tickets.
Llegado el caso de que la exhibición supere las 120 salas, la tasa aumentará a 2.400 entradas, mientras que si sobrepasa las 160 pantallas se cobrará un equivalente a 6.000. Por último, si la exhibición supera esa cifra, el filme extranjero deberá pagar el equivalente a 12.000 entradas de cine.
En tanto, para el resto del país se cobrará la mitad de la tasa para la misma cantidad de cines. Así, una película exhibida en hasta 40 pantallas deberá pagar el equivalente a 150 tickets, mientras que una que llegue a más de 160 salas abonará 6.000 entradas."
 
Observemos de entrada la "mala leche" en el título: "también"…dando por sentado que las medidas proteccionistas a la  industria nacional están mal. Habría que preguntarles a todos aquellos empresarios, industriales, que ante la apertura indiscriminada a artículos extranjeros debieron cerrar sus empresas.. y a los trabajadores que quedaron en la calle que piensan de esas mismas medidas. Pero dejemos de lado el proteccionismo, para hablar del cine.
Ignacio Ramonet publicó una versión actualizada -después de 20 años- de "La Golosina Virtual" en mayo de2000 (Editorial Debate) y en cuya contratapa dice:

"Frente al nuevo poder de las comunicaciones de masas, la pregunta que se plantean los ciudadanos no es: ¿estamos manipulados?, puesto que la respuesta a esta cuestión, como sabemos, es desgraciadamente afirmativa, sino, cómo somos influidos, controlados, condicionados.. en suma, cómo somos mentalmente violados. (..) Con la ayuda de miles de ejemplos extraídos de la televisión o del cine, Ignacio Ramonet nos explica cuáles son los mecanismos y los procedimientos del descerebramiento contemporáneo. Cómo, sin que nos apercibamos claramente de ello, los nuevos hipnotizadores irrumpen en nuestra mente y le transplantan ideas que no son nuestras. Con el fin de someternos mejor, de dominarnos y de domesticarnos. (..)"
Por lo tanto, garantizar espacios para las producciones nacionales, no es solamente proteger una industria nacional, fuente de trabajo para autores, guionistas, artistas, camarógrafos, etc. Es también parte de una batalla desigual por la cultura, es la posibilidad de ver personajes, situaciones relacionadas con nuestra realidad y no indigestarnos viendo producciones de guionistas y directores supeditados a las opciones y mandatos de las empresas comerciales que gobiernan la industria del cine EEUU.
"Gracias a la precisión del marketing, hoy ya existe la forma de suministrar un producto cultural (en particular una película o un relato televisado) ajustado a los deseos dominantes, de estabilizar la demanda y de mantenerla en un nivel óptimo (sabemos que EEUU, que sólo produce el 5 por 100m de las películas que se realizan en el mundo, percibe en cambio más del 50 por 100 de todas las recaudaciones mundiales)." (Ramonet, op cit.)

El libro citado comienza con una cita de René Char: "Si el hombre a veces no cerrara soberanamente los ojos, acabaría por no ver lo que realmente vale la pena contemplar." 
Para pensar, ¿no es cierto…?

No hay comentarios:

Publicar un comentario