jueves, 15 de septiembre de 2011

PERIODISMO "OBJETIVO"


Un amigo me envía un mail....vale la pena compartirlo:

Para los que no tenemos creencias, la democracia es nuestra religión. PAUL AUSTER  .
¿Prensa canalla? ¿Estrategia en defensa de la apropiación de Papel Prensa? ¿Representación de intereses oligárquicos? Puede llamarse de mil formas, yo, que sigo fiel a las costumbres del barrio de mi niñez, prefiero llamarlos... ¡Hijos de puta!
En la nota de La Nación el 'periodista' Daniel Pliner intenta la instalación de varias falacias. No nos olvidemos que todas las mentiras que han instalado Clarín, La Nación, Perfil, y sus salieris satélites, se desbaratan solas a los dos o tres días y que estos medios mentirosos inventan nuevas sin hacer jamas una desmentida y mucho menos una autocrítica al ser puestos en evidencia. Para ejemplo bastan "los puticlubs del juez", de los cuales ninguno de los medios ya dice nada después de haber instalado el tema con una semana de primeras planas y muchas, muchas mentiras. Pero, como dijo el mismo Juez Zaffaroni, es más saludable a la democracia dejarlos mentir antes que ejercer algún cercenamiento a la libertad de prensa.
En el caso de la nota que nos ocupa y que transcribo abajo de la firma, Daniel Pliner la inicia con una verdad aséptica y sin los adjetivos 'descalificativos' que corresponderían al párrafo en negrita, y con la manifiesta segunda intención de instalar una serie de ideas escondidas en la nota.
  • Por un lado se pregunta:  "¿Explicar para qué? ¿Para condenar con mayor dureza? ¿Para perdonar?" Y pasa inmediatamente a recomendar que no debemos analizar demasiado y que les dejemos al tiempo, a los historiadores, los psicólogos y los antropólogos esa tarea. En otras palabras ¡Dejen de hurgar en la mierda!
  • 'Segundamente', como decía un amigo, se pregunta si es 'fundamental' determinar la cantidad de muertos y desaparecidos durante la dictadura 76/83. Total para Pliner y para La Nación tres, tres mil o treinta mil 'se igual' como diría Tinguitella. Inmediatamente se toma en joda la lista de nietos desaparecidos de la Abuelas mencionando al pasar "la imposibilidad de buscarlos" que en realidad esconde y sugiere "la imposibilidad de encontrarlos".
  • En tercer lugar le da entidad a un militar, como si los militares del proceso tuvieran entidad, que realizó una supuesta investigación donde "descubrió que hay 300 casos de desaparecidos que a él le generan duda. Entiéndase bien lo que pliner instala: No afirma que hay 300 casos falsos, ni dice cuales son, ni ofrece ninguna prueba. Sólo insinúa "que no le cierran".
  • Trás la paparruchada anterior  concluye, utilizando una forma gramatical disfrazada de pregunta retórica "Que hay desaparecidos truchos. Que, matemáticamente hablando, hay menos desaparecidos truchos que nietos en manos de vaya a saber quién. Que el Gobierno miente. Que las organizaciones de Derechos Humanos exageran la cantidad." 
  • En el parrafo/pregunta/respuesta siguiente tira la idea de que los excesos consistieron en exagerar el número de los desaparecidos por parte de los organismos de derechos humanos y las torturas por parte de las fuerzas armadas. De la ilegalidad, de las desapariciones, de las apropiaciones de bebés y del robo de haciendas o de la inmobiliaria de la marina qque vendían las propiedades "por poder" de los torturados y desaparecidos... nada.
  • Como anteúltimo punto, las de siempre: a) la utilización política de los derechos humanos, b) que los Kichner se 'escondieron' en el sur, c) con la última 'instalación' de Shoklender como denunciante de 'cosas raras' con retornos para funcionarios o 'para la corona' (veremos cuanto dura esta nueva campaña, por ahora Shoklender pasea por todos los programas y noticieros del monopolio y sus secuaces pero curiosamente nadie hace hincapié en preguntarle por las firmas de Hebe falsificadas que ya se peritaron.)
  • Finalmente se queja de que ningún montonero fue juzgado. Lo que no es cierto. Ya que la diferencia en las condenas tiene que ver con el terrorismo desde un estado que tenía la obligación de sujetarse a derecho. Aunque debo admitir que a mi, personalmente, me gustaría que Firmenich se estuviera pudriendo en la carcel. Recuerdo todos los años en que con mi familia, estando a 40km, nos privábamos de visitar Capao da Canoa sólo para demostrar el desprecio por un pueblo que le permitía veranear al traidor y entregador de sus propios compañeros que pactó con Massera.
A La Nación todos la conocemos. Sabemos quienes son sus dueños, sabemos cuales son los negocios e intereses que defiende y el sector de la sociedad al que representa. Pero Daniel Pliner es menos conocido. Pliner fue director de la revista 'Para Ti' cuando Chiche Gelblung dirigía "Gente". ambas de Editorial Atlántida. Cómplice de la dictadura podrá reciclarse o disfrazarse pero como dice León "Todo está guardado en la memoria"
 
FUENTES Y PRUEBAS DE LO DICHO
  1. Reportaje de Magdalena Ruiz Guiñazú a Maitena en el diario Perfil del Domingo 5-Nov-2006: http://www.diarioperfil.com.ar/edimp/0149/magdalena.html
  2. Los cómplices de la dictadura - Querella contra la Editorial Atlántida (Plataforma Argentina Contra la Impunidad - Lunes 23 -Nov-2008)  http://www.plataforma-argentina.org/spip.php?article493

        Miguel P.                       
 
Archivo:La Nación logo text ar pt.jpg               
Miércoles 14 de septiembre de 2011 

El test Ferreti
Por Daniel Pliner |
 
- El 24 de marzo de 1976 una dictadura militar asaltó el poder en la Argentina. Y se mantuvo allí hasta 1983. Durante ese período amenazaron, detuvieron, torturaron, asesinaron y desaparecieron a miles de personas; secuestraron bebes y empujaron al exilio a una cifra incalculable de hombres y mujeres que vieron su vida en peligro. ¿Usted se atrevería a contradecir esta afirmación?
- ¿Me está interrogando a mí?
- ¿Por qué no? Llamémoslo provisoriamente el Test Ferretti. Lo único que le pido, a Usted y a quien decida hacerlo, es que responda sólo lo que allí se pregunta.
- Así como está formulada, ni Videla osaría discutirla.
- Casi, si me permite la veleidad, un imperativo categórico. No hay en mi afirmación huellas de orígenes religiosos, o morales o ideológicos.
- ¿Dicho más simplemente, Ferretti?
- La verdad, mi amigo, la pura verdad, la verdad probada y expuesta con toda su crudeza, sin adjetivos, sin aclaraciones dispersoras, sin justificaciones, sin causas ni consecuencias. Un mandamiento, si no le parece mal.

Lo único que le pido, a Usted y a quien decida hacerlo, es que responda sólo lo que allí se pregunta

- ¿No hay una trampa en tanta austeridad? ¿Es posible presentar simplemente los hechos sin buscar los sentidos, las intenciones?
- No sólo es posible: es necesario. La trampa es explicar. ¿Explicar para qué? ¿Para condenar con mayor dureza? ¿Para perdonar? Deje que los historiadores, los psicólogos, los antropólogos, encuentren las razones que llevan a un hombre a torturar a otro. Eluda las circunstancias porque llevan en sí el germen de la amoralidad, porque ayudan a construir un tinglado lógico al ser humano que ha dejado de serlo. Pero déjeme hacerla la segunda pregunta.
- Adelante.
- ¿Le parece fundamental determinar la cantidad de muertos y desaparecidos?
- Ocho mil, diez mil, treinta mil, no creo que modifique la esencia del asunto, al menos tal como Usted lo plantea. Claro que si Abuelas no llevara una lista detallada de los nietos apropiados sería imposible buscarlos.
- No sé si vio que en estos días le abrieron el micrófono a un ex militar que, según dice, lleva cuatro años revisando las listas oficiales de desaparecidos.
-¿Y?
- Ya encontró 300 casos que no le cierran
- Lo que vendría a demostrar ¿qué?
- Lo que Usted quiera. Que hay desaparecidos truchos. Que, matemáticamente hablando, hay menos desaparecidos truchos que nietos en manos de vaya a saber quién. Que el Gobierno miente. Que las organizaciones de Derechos Humanos exageran la cantidad.
- Genocidio o excesos, ¿es eso, Ferretti?
Los buitres revolotean sobre los pañuelos blancos más por lo que simbolizan que por el saqueo a las arcas estatales

- No se apure que no es vals. El exceso, si lo hay, es la cantidad en el caso de las víctimas. El exceso de los victimarios es la muerte sobre una cama de hierro
- ¿Y esta historia de guerrilleros ejecutados por sus propios compañeros que fueron beneficiados con indemnizaciones póstumas?
- Todos somos Fito Páez.
- ¿Asco?
- ¿Qué otra cosa? Cambiar el eje. Es como cuestionar el sistema de jubilación por invalidez porque vieron a un beneficiario corriendo el colectivo en Turdera. Da para escribir libritos pero, quédese tranquilo, no altera en lo más mínimo la estabilidad de nuestro imperativo categórico. Pero déjeme seguir con el test.
- Métale, Ferretti.
- ¿Usted está de acuerdo con la política de Derechos Humanos de los Kirchner?
- Difícil. Estoy de acuerdo con llevar hasta el final los juicios a los responsables, en cualquier grado en que esa responsabilidad se haya ejercido.
- ¿Pero?
- Pero creo que hay una utilización política que no encaja con nuestro mandamiento inicial.
- Lo menos riesgoso, admitamos, cuando asumió el Pingüino, era hacerse el oso. Sin embargo, avanzó y los juicios que Usted reclama se revitalizaron y no parece que nadie pueda pararlos.
- ¿Por convicción o por conveniencia?
- Irrelevante. Pero déjeme decirle algo. Durante todos estos años, desde el mismo lugar y simultáneamente, fueron acusados de aberraciones opuestas. Los acusaron de perejiles, de militantes de opereta que, cuando las papas quemaron, partieron al Sur para hacer dinero. Casi al mismo tiempo surgió la acusación de un montonerismo irredento que los conducía a una visión sesgada de la historia. Los juicios continuaron y eso es lo que a mí me importa.
- Todo bien, Ferretti, pero con Schoklender qué hacemos.
- Nos cortamos las venas con una galletita.
- ¿Así nomás?
- Podría decirle, pero ni yo me la creo, que no es muy diferente al caso Jaime: proveedores subsidiados por el Estado que reparten la cometa con funcionarios que necesitan hacer caja. Tal vez un poco esquemático, ¿no?
- ¿Hacer caja para ellos o para la Corona?
- ¿Qué más da? En cualquier caso es un choreo, aunque como dice este muchacho lo hagan en todos los países del mundo
- Están las Madres.
- Lamentablemente. Y los buitres revolotean sobre los pañuelos blancos más por lo que simbolizan que por el saqueo a las arcas estatales. Así seguirán las cosas hasta las elecciones. Ya sin Binner, y a falta de mejores argumentos, la oposición apuntará a la línea de flotación y acabará cómplice del ataque a la política K de Derechos Humanos. De todos modos, en lo que a mí respecta pueden ir presos los Schoklender, sus socios, López, De Vido, y hasta la familia Bonafini entera. Pero, ¿sabe qué? Nada de eso hará que Videla deje de ser un asesino. Y ahora voy a hacerle una última pregunta.
- Dele, que esto ya se está alargando demasiado.
- Quizás le parezca rara.
- Vamos, Ferretti
-¿Usted cree que postular la necesidad moral de juzgar a los culpables me convierte en Montonero?
- Esa contéstela Usted, si no le importa.
- Nunca simpaticé con ellos. Es una forma suave de decir que aborrezco la miopía política de una dirigencia que llevó a la más inútil de las muertes y al más cruel de los exilios a miles de jóvenes, entre los que se cuentan guerrilleros soberbios fascinados por el poder de las armas y militantes ingenuos que hasta el día de hoy no saben distinguir un rifle de una escopeta. Entre los que se cuentan, también, muchos amigos míos. Ninguno de ellos fue juzgado en los términos en que una sociedad civilizada propone para un ser humano.
- Para terminar, Ferretti, me repite nuestro imperativo categórico
- El 24 de marzo de 1976 una dictadura militar asaltó el poder en la Argentina. Y se mantuvo allí hasta 1983. Durante ese período amenazaron, detuvieron, torturaron, asesinaron y desaparecieron a miles de personas; secuestraron bebes y empujaron al exilio a una cifra incalculable de hombres y mujeres que vieron su vida en peligro. ¿Usted se atrevería a contradecir esta afirmación?
 


No hay comentarios:

Publicar un comentario