jueves, 15 de septiembre de 2011

TENEMBAUM Y LOS PEREJILES


ERNESTO TENEMBAUM escribe (Ver nota completa en) :


"Cada tanto me da por pensar –muy cada tanto, no crea usted que es un hábito ni una adicción– que está pasando algo grotesco en el debate sobre el estado del periodismo en la Argentina. No es que sea grave: al fin y al cabo, lo grotesco no necesariamente es negativo. Pero puede tener un efecto confuso sobre los jóvenes que cometen el grave error de querer ser periodistas. En los últimos tiempos un grupo importante de colegas –algunos bastante grandulones como para no saber cómo son las cosas– comenzó a confundir el periodismo con el análisis de medios, la disciplina de moda. Y dieron pie a todo tipo de confusiones, porque en realidad es mucho más sencillo leer Clarín o La Nación o Perfil –de ahí no se mueven, no sea cosa– que investigar la red de juegos de azar de Cristóbal López o el desparramo de subsidios del transporte o, para ir al quid de la cuestión, a los capos de la Policía Bonaerense (como hacíamos muchos de nosotros en la década del noventa).
La democracia es la democracia y cualquiera puede decir cualquier cosa.
Además es más sencillo leer y subrayar Clarín, La Nación y Perfil –de allí no se mueven, no sea cosa– que investigar a la maldita policía. Y la sencillez de la vida tiene su encanto.
Pero no siempre lleva hacia el mejor periodismo.
Por suerte, cuando el análisis de medios reemplaza al periodismo, el periodismo suele volver por los caminos menos pensados."
  
Depués de sus "pensamientos" sobre el estado del periodismo en la Argentina, nos dice que es algo grotesco que se haya comenzado a confundir el periodismo con el análisis de medios, la disciplina de moda…puede ser que para él, con años de periodismo, conocedor de la "cocina" de los medios, no hace falta el análisis de medios, pero para nosotros, simples vecinos, que según Lanata "tenemos que leer historia", dejar de ver a los "brutos" de 6,7,8 , o de acuerdo con Sarlo, leer diarios extranjeros,  para que no nos laven el cerebro, nos viene bien saber como se puede editar una nota, ponerle un título con "gancho" aunque la misma nota lo contradiga, sacar frases de contexto, agregar fotos, ubicarla en páginas impares, con recuadros para llamar la atención y destacarla, o contrariamente, nada de títulos, letra pequeña perdida en medio de notas sin interés para ocultarla.
Gracias a esos grotescos hemos aprendido que "un alto funcionario, fuentes generalmente bien informadas, escuchado en un pasillo" es una forma de ocultar la falta de fuentes fidedignas y dar paso a versiones antojadizas…
También aprendimos que el llamado "periodismo independiente" en realidad depende de los capitales dueños del medio, de sus anunciantes….
Ahora sabemos que cuando un medio decide que los escándalos amorosos de un personaje de la farándula, o que CFK se "aloja en la suite presidencial" es "la" noticia y no las mejoras en salud, o educación, ya está opinando, decidiendo por nosotros..
También sabemos que la SIP no representa a la prensa, sinó a los empresarios del sector. O FOPEA solamente al 20% de los periodistas….
También hay algo que llama la atención…. es el que no mencione las conclusiones de la Encuesta encargada por FOPEA… que entre sus análisis dice:

"A pesar de todo
El 54,3% de los encuestados afirma que se dedica al periodismo porque elige hacerlo. Ese porcentaje ha crecido en los últimos seis años, ya que en el sondeo de 2005 adhería a la misma afirmación el 45%. A la vez, un quinto de los periodistas dice hoy que hace periodismo para transformar la realidad (20,5% contra 21,3% de 2005). Y una menor proporción se inclina por la opción de hacer periodismo para buscar la verdad (16,5% contra 16%).

El problema son los otros
Cuando hablan de sí mismos, los periodistas consideran que tienen altos niveles de independencia, pero cuando hacen una evaluación general, cuando hablan de los pares en su conjunto, predominan calificaciones negativas y aparece la idea de que el periodismo está condicionado.
Veamos. El 53,5% califica su propio nivel de independencia entre 4 y 5 (en una escala del 1 al 5). Pero al referirse al periodismo "en general", el 58,2% lo evalúa como "condicionado"; el 12% como "complaciente"; y el 8,3% como "extorsivo". Es decir, el 78,5% le atribuye calificaciones negativas. Sólo el 10,9% de los encuestados tiene una mirada positiva (el 9,4% lo considera "crítico" y el 1,5% lo califica de "independiente")."
(MOTIVACIONES E INDEPENDENCIA; Periodistas, entre la utopía y el desaliento; Por Juan Simo y Mariela Arias http://fopea.org/Inicio/Analisis_de_los_resultados_de_la_Encuesta_2011)

Para él pueden ser datos intrascendentes, no equiparables a las denuncias contra políticos, policías o la justicia… pero aprender a leer criticamente, descubrir que "Clarín, La Nación y Perfil –de allí no se mueven, no sea cosa–" hacen denuncias mediáticas o se limitan a reproducir las que efectúan los políticos opositores, sin pruebas, desestimadas por la justicia, tiene importancia... la libertad de prensa también contiene el deber de informar…
Nos dice también -modestamente- "como hacíamos muchos de nosotros en la década del noventa" y cabe preguntarse…¿porqué ahora no lo hace..? ¿quién o qué se lo impide..? ¿o será que es más fácil hablar de los descubren las "trampitas" de algunos periodistas...?
Y también.. Lo que hacía en los ´90 y lo que hace actualmente…¿será la razón de la calificación que le otorgan un sector de sus pares..?

"FOPEA también preguntó acerca de quiénes son los principales referentes que los propios periodistas tienen en su profesión. En el marco de esta lectura autocrítica hay que señalar que la quinta opción más votada fue: “Ninguno”. En cambio, entre quienes sí fueron mencionados, figuran en orden por cantidad de menciones: 1) Jorge Lanata, 2) Nelson Castro, 3) Rodolfo Walsh, 4) Víctor Hugo Morales, 5) Magdalena Ruiz Guiñazú, 6) Horacio Vertbisky, 7) Alfredo Leuco, 8) Joaquín Morales Solá, 9) Ernesto Tenembaum y 10) Eduardo Aliverti."
No hace falta que nos aclare que "Cada tanto me da por pensar –muy cada tanto, no crea usted que es un hábito ni una adicción– .. Nos hemos dado cuenta….no somos "perejiles"….

No hay comentarios:

Publicar un comentario