miércoles, 26 de octubre de 2011

NOS SIGUEN PEGANDO ABAJO


"Miren lo están golpeando todo el tiempo
lo vuelven vuelven a golpear
nos siguen pegando abajo."
(Charly Garcia; Nos Siguen Pegando Abajo)

Hace ¡¡64 años..!! Ernesto Sammartino, un político perteneciente a la Unión Cívica Radical, periodista, escritor y diplomático argentino, que se desempeñó como diputado nacional y fue miembro de la Academia Nacional de Ciencias Morales y Políticas, utilizó el término aluvión zoológico en 1947; "El aluvión zoológico del 24 de febrero parece haber arrojado a algún diputado a su banca, para que desde ella maúlle a los astros por una dieta de 2.500 pesos. Que siga maullando, que a mí no me molesta."
A raíz de estas expresiones fue sometido a juicio político y expulsado de la Cámara de Diputados, luego de lo cual se exilió en Uruguay.
Con posterioridad Sanmartino explicaría que con su expresión no se refería a los simpatizantes peronistas, sino a "los núcleos de activistas, organizados o inorgánicos, que no representaban al auténtico pueblo de la Nación, y que en la búsqueda de la justicia social no titubearon en denigrar la libertad".
 
Antes de la mitad del siglo pasado se trataba de justificar que los pobres son pobres porque se lo merecen, así denunciaban a los trabajadores; “Sacan el parquet para encender el fuego para el asado.” Fue gracias a Evita, que muchos trabajadores (cabecitas negras) pudieron acceder a su vivienda. (Ver imagen)


Más tarde, Ernesto Sanz (actual senador de la nación): “Desde que se implementó el Programa de Asignación Universal por hijo, los datos marcan que lo que se venía gastando en juego y droga ha tenido un incremento” Otra vez, sesenta años más tarde, “utilizan el parquet para hacer asado”.


Y los ejemplos abundan, se transforman en "acarreados, votos de baja calidad, choripan y tetra, lavado de cerebros, ignorantes, tinellizados, conformes con un LCD, votan con el bolsillo" y otras (des)calificaciones similares, consideraciones despectivas para los votantes, acusaciones de "comprados -o siendo un poquito condescendientes, "cooptados"- por el gobierno" los periodistas, artistas, o intelectuales que apoyan al gobierno.
Los únicos pensantes, esclarecidos, objetivos, son ellos y así pueden hablar del exceso del luto, de la construcción del mito de Néstor Kirchner:

"Lanata: "Cristina inventa el mito de Kirchner para poder gobernar. (..)
Los estadistas hacen discursos y proponen cosas y en general te acordás de los discursos. Bueno no me acuerdo de una frase de Néstor. Sin embargo, hay un fanatismo como no hubo nunca desde Perón para acá. Nunca se inauguraron tantas plazas, obras públicas, libros, campeonatos de fútbol... " http://www.perfil.com/contenidos/2011/10/25/noticia_0028.html

Quizás él no se acuerde -o no quiera acordarse- de  “No voy a dejar mis principios en la puerta de la Casa de Gobierno”, de ordenar que se baje el cuadro de Videla.. quizás no recordemos discursos.. pero si realizaciones…decirle NO a Bush… enfrentaste con el “monstruo” Clarín… deshacerse de la dependencia al FMI… uno puede recordar "con la democracia, se come, se educa.." y relacionarlo con el desempleo, el hambre, los comedores en las escuelas… se puede acordar de "achicar el Estado para agrandar la Nación" pronunciado por diversos "Estadistas" y  comprobar como se achicó el Estado y la Nación….
¿Qué hacemos..? ¿recordamos frases o comparamos hechos..? Ïndices de pobreza e indigencia, de desempleo, de deuda externa, de descreimiento de la política.. y una realidad que no puede atribuirse al fanatismo, a la ignorancia o mero consumismo.
Esa opinión tan sesgada puede contraponerse con esta otra:

"Los mejores políticos son los que se enfrentan a esos poderes cerrados, permanentes y ocultos; por supuesto que terminan siendo los políticos más atacados desde esos poderes y -por ello- los que son vistos como supuestamente  conflictivos”.
Roberto Follari. Ensayista y docente. (Fuente: revistaelemilio.com.ar)

Lo gracioso es su soberbia, común con toda la "intelectualidad esclarecida". Confiesan que no entendieron, se rectifican en las conclusiones sobre el ayer, pero en el presente actúan con la misma seguridad e insolencia que antes, y enuncian la fórmula química siguiendo en la total ignorancia de sus componentes, porque son incapaces de la humildad intelectual que exige dejar de lado la sabiduría de los libros para considerar los hechos que no están contenidos en los estantes de la biblioteca, tampoco en "la gente en la calle" que encuentra Mirtha Legrand, en el chófer del taxi que tomó Tomás Abraham....están en el tipo que ahora tiene trabajo, que pasó de ser un cartonero, un trabajador precario, a tener un empleo, una obra social, poder acceder al estudio..  Que no es poca cosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario