sábado, 4 de febrero de 2012

"Que 20 años no es nada...


Como esas damas coquetas que al preguntarles la edad, dicen que tienen "45 y algunos meses"..sin aclarar que esos meses pueden llegar a ser 120, Pablo Sirven, para justificar su trabajo en el diario de Massera, dice que tenía "20 años y pico"…. nació el 7 de noviembre de 1957, es decir que al momento de escribir el material adulador de la junta militar-el miércoles 26 de mayo de 1982- tenía un "pico" de 4 años y 5 meses más que los soldados que estaban en la demencial guerra, y muchos jóvenes a su edad habían adquirido la suficiente madurez para contraer matrimonio, independizarse, iniciar su vida como adultos independientes.
Desde 1976 su firma recorrió varios medios: los diarios “Convicción”, “La Razón”, “Ambito Financiero” y “Diario Popular” y las revistas “Somos” y “Gente”, entre varias otras. Fue también coordinador de la revista de deportes ecuestres “El caballo”, colaboró en la revista "Para Tí" y fue jefe de prensa de los estudios Teleinde-Vipcom. (Ver datos en: http://www.fundacionkonex.org/b524-pablo-sirven)

Por lo tanto, pretender justificar su colaboracionismo con Massera no es aceptable, más, si se considera su paso por Para Ti y Gente…nadie, en 1982 podía decir sinceramente que "no sabía lo que pasaba", existía la carta de Rodolfo Walsh a la Junta, denuncias por desapariciones, las Madres de Plaza de Mayo y muchas otras manifestaciones..¿quién no sabía de algún familiar, vecino o compañero de trabajo desaparecido..? Pero esto eran "campañas antiargentina", contrarestadas por -justamente- revistas como "Para Tí" y sus postales,“Gente” y sus falsos reportajes..¿lo ignoraba, podía no saberlo..?
"Sin quitarle credibilidad a las palabras tuiteadas por Sirven, el planteo es sobre el contenido de la nota misma que escribe el periodista en el año 1982 en plena guerra de Malvinas: "frente a la acción psicológica desarrollada por el Reino Unido – cuya veteranía en esas lides es bien conocida –, el gobierno militar, sin experiencia práctica en el tema, tuvo que salir a los ponchazos a ganar la batalla informativa. Los resultados se asemejan a los de las armas: con recursos menores evidentes, nuestro país está demostrando que también se sabe imponer en el difícil campo de los mass media." Continúa escribiendo Sirvén: "los medios trabajan con relativa comodidad y generan un gran caudal informativo, al cual se le presta mayor atención en el exterior, así como también a los comunicados oficiales, tan lejos del panfletismo y sumamente mesurados cuando se refieren a los triunfos de nuestras armas.", para concluir sorprendentemente: "La Argentina no tiene nada que ocultar. Sus informaciones deben ser tan cristalinas como su causa...". La nota, como ya lo contó el informe televisivo, se titula: "Sobria y veraz, la Argentina gana la guerra de informaciones". (1)

Aceptando su "pecadito de juventud", el paso del tiempo debería haberle hecho reconsiderar su óptica..Daniel Muchnik, periodista del diario Clarín, fue secretario de redacción de Convicción. En una nota fría y sincera publicada por el diario Perfil, cuenta sin pasión:
"Fui secretario de redacción, a cargo de la sección Economía, del diario Convicción, gran parte de 1981 y algunos pocos meses de 1982, porque dejé ese diario para retornar a Clarín, donde había trabajado entre 1976 y 1980. Cuando regresé al matutino de la calle Tacuarí se estaban produciendo allí cambios significativos. Clarín, de gran presencia popular, dejaba de ser un periódico estrechamente ligado al movimiento desarrollista para pasar a la categoría de empresa de medios o de centro neurálgico de un poderoso grupo dedicado a la comunicación gráfica, radial y televisiva. A nivel nacional y continental." Y continúa: "Con los años comprobé, no sin sorpresas, la existencia de denuncias de sobrevivientes de la ESMA que declararon haber trabajado en los talleres gráficos de Convicción como mano de obra esclava. Carlos García, es el caso, declaró que él, junto con otros dos prisioneros (uno de ellos, Alfredo Margari), eran llevados a los talleres del diario, en la calle Hornos 289, donde se los incorporaba a la diagramación, armado y películas de las futuras páginas".(…)
Sigue revelando Muchnik:
"La relación de Convicción con la Marina y el proyecto político de Emilio Massera era un "secreto" a voces conocido por todos los periodistas de aquel enorme depósito en la calle Hornos al 200, en el barrio de Barracas, donde se lo redactaba, imprimía y despachaba. Desde su conducción no se reivindicaba ese vínculo pero tampoco se lo ocultaba. Estaban al mando de su orientación Hugo Ezequiel Lezama, quien se había destacado en el mundo de las revistas semanales; el crítico de cine Héctor Grossi; el politólogo Jorge Castro, y Mariano Montemayor, conocido divulgador de los idearios nacionalistas y desarrollistas y hermano de un alto oficial de la Marina." (2)
  (1) y (2): http://lentiniarg.blogspot.com/

Posiblemente la preocupación de Sirven se deba a que en este caso, sea el gobierno el que gana la guerra de informaciones, una guerra con nuevas batallas todos los días con informaciones falsas, deformadas, ocultadas, manipuladas... en lo que mucho tiene que ver que un programa como 6-7-8 muestra como actúan los "medios independientes" y sus periodistas... a los que molesta que se muestren sus relaciones con los dictadores, con el poder económico, sus contradicciones..que las tienen a pesar de no tener "20 y pico de años"...


No hay comentarios:

Publicar un comentario