sábado, 14 de abril de 2012


La convivencia pacífica, la reconciliación, la concordia verdadera…así, ¿es posible..?

“No ha surgido entre nosotros un Adenauer, ni un Mandela, ni senadores y diputados como los que celebraron el Pacto de la Moncloa. Ellos les dieron a sus países un punto de apoyo desde donde comenzar la convivencia pacífica posible, la reconciliación, la concordia verdadera, la amistad política, como legado para los hijos y nietos que no vivieron el odio, el enfrentamiento y la violencia.
El resultado de la ausencia del principio de legalidad es que todos los ciudadanos estamos en libertad condicional, sujetos al arbitrio del poder de turno. Urge que se ponga fin a esta iniquidad mediante una solución política y jurídica adecuada a la magnitud de los daños que ya ha producido y seguirá produciendo. La superación de los hechos de los s ´70 exige una solución política inmediata.”
(La política oficial de derechos humanos; Por Alberto Solanet, Editorial La Nación – 09/04/12)

Al día siguiente, en el programa Palabras +, Palabras – el escritor, periodista y ex funcionario de Menem, Jorge Asís, después de hacer un crítico análisis de  situaciones que caracterizan la política nacional apoya una Reconciliación Nacional Definitiva y propone una amnistía a los militares que se encuentran detenidos como Presos Políticos.
¿Presos Políticos..? Alguien que declara:

"Pongamos que eran 7000 u 8000 las personas que debían morir para ganar la guerra contra la subversión"
"Para no provocar protestas dentro y fuera del país, sobre la marcha se llegó a la decisión de que esa gente desapareciera"
"Cada desaparición puede ser entendida como el enmascaramiento, el disimulo de una muerte"
"Había que eliminar a un conjunto grande de personas que no podían ser llevadas a la Justicia ni tampoco fusiladas"

…es un preso político o un asesino confeso..? De acuerdo a esta nota, parece que sí..

"(..) Muchos jueces que tramitan este tipo de procesos han enviado a prisión a personas sabiendo o debiendo saber que, por su edad o estado de salud, no estaban en condiciones de sobrevivir en un establecimiento carcelario en condiciones no aptas. Estas personas son mantenidas en prisión durante largos períodos en estas condiciones, o se les ha revocado la detención domiciliaria que tenían, pese a sufrir discapacidades mentales agudas, como Alzheimer, cáncer avanzado y afecciones cardíacas.
Estos hechos, que se verifican exclusivamente en casos de juzgamiento de delitos llamados de "lesa humanidad", son contrarios a una tradición judicial de decoro y respeto de los derechos humanos en los procesos penales. Significan la lamentable transgresión de diversas normas protectoras de la dignidad humana de alcance constitucional, que la Argentina se ha obligado a garantizar para todos sus ciudadanos. (..)"(Pena de muerte - Editorial diario La Nación - 18 de octubre 2010 Por Horacio Ricardo Palma)

Sin embargo, ese es el criterios empleado.. los que han sido juzgados y condenados son “presos políticos”, se cuestiona la forma, se busca ampararlos bajo la figura que “jueces naturales” –sus propios camaradas de armas- deberían ser sus jueces.. o de “cosa juzgada” y otros argumentos similares…como "ausencia del principio de legalidad"...
En cambio, los “Pongamos que eran 7000 u 8000 las personas que debían morir..”  ¿fueron juzgados, que delitos habían cometido..? ¿Porqué “no podían ser llevadas a la Justicia ni tampoco fusiladas"..?  Posiblemente, la razón era que:

“Un terrorista no es sólo alguien con un revólver o una bomba, sino también aquel que propaga ideas contrarias a la civilización occidental y cristiana” (J.R..Videla)
“Primero mataremos a todos los subversivos, luego mataremos a sus colaboradores, después... a sus simpatizantes, enseguida... a aquellos que permanecen indiferentes, y finalmente mataremos a los tímidos.”
(Ibérico Saint Jean. Gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Mayo de 1977)  

…las ideas contrarias a la civilización occidental y cristiana podían ser consideradas  subversivas,  equiparables a poner bombas, asesinar… aunque algunos sigan pensando de esa manera:

 “Eduardo Luis Duhalde comienza a vincularse fuertemente con organizaciones armadas irregulares a fines de los años `60, prestando sus servicios como abogado ad honorem no de “presos políticos” como se ha difundido hasta el cansancio, sino de asesinos y secuestradores, de pone bombas y profesionales de la extorsión y el sabotaje.
Entre otros casos, Duhalde defendió enérgicamente a terroristas del ERP (Ejército Revolucionario del Pueblo) en la causa número 305, por el secuestro, tortura y asesinato del Dr. Oberdán Sallustro, un empresario italiano que resultó víctima de la inhumanidad guerrillera. Asimismo, fue también abogado de los máximos líderes terroristas de Montoneros y ERP que protagonizaron la fuga del penal de Rawson en 1972, hecho durante el cual Ana María Villarreal, esposa de Mario Roberto Santucho, asesinó al Ayudante de Segunda Juan Gregorio Valenzuela, del servicio penitenciario.
¿Fueron los asesinos de Sallustro o los fugados de Rawson “presos políticos”? Desde ya que no. En efecto, no fueron perseguidos por una filiación política determinada, sino por emplear métodos terroristas de todo calibre que incluyeron el asesinato y la privación ilegítima de la libertad; no fueron perseguidos por lo que pensaban, sino por lo que hacían; una bala en la cabeza no es un argumento político.”
(Argentina: La cara oculta de Eduardo Luis Duhalde – por Agustín Laje Arrigoni, 06/04/12
 http://www.laprensapopular.com.ar/)

La dictadura concentró un poder mayor que cualquier otro gobierno del siglo. Como todo golpe disolvió el Congreso Nacional. Las Fuerzas Armadas pusieron en práctica un método que dejó un saldo de miles de víctimas.
Por cierto, algunos “no fueron perseguidos por lo que pensaban, sino por lo que hacían; una bala en la cabeza no es un argumento político”.. pero otros sí.. y de cualquier manera, debían ser llevados ante la justicia y contar con sus respectivos abogados defensores, y no ser tratados como “una cosa inservible" para darles una "disposición final”.. que no es "solución final", un término asociado con el nazismo.. ¡...por favor, no confundir..!!

La represión se llevó a cabo mediante organizaciones de cada una de las fuerzas, denominadas “Grupos de Tareas”. Estas unidades se encargaban del secuestro de las personas consideradas sospechosas para el Gobierno.
Desde todo punto de vista un operativo de secuestro de personas significa un estado de extrema indefensión, de impunidad, la desmesurada desproporción de las fuerzas empleadas, la nocturnidad y la clandestinidad de los operativos; la demostración de estar actuando en ejercicio de toda autoridad pública y la gran violencia ejercida, convierte a cualquier “chupada” en un huracán agresivo imposible de contener.
La persecución se extendió a centenares de dirigentes, y activistas sindicales, políticos o estudiantes, miembros de las organizaciones de promoción de los Derechos Humanos, intelectuales disidentes y personas inocentes… entre los que se encontraban personas de edad avanzada, mujeres embarazadas o discapacitadas, para las que no hubo contemplaciones a pesar que “no estaban en condiciones de sobrevivir en un establecimiento carcelario en condiciones no aptas”.. mucho peores que las que hoy tienen los genocidas.
En el decreto secreto 504/77, que remplaza y ordena la directiva 222/76, se lee el siguiente texto:
 “el ejercito accionará selectivamente sobre los establecimientos industriales y empresas del Estado, en coordinación con los organismos estatales relacionados con el ámbito, para promover y neutralizar las situaciones conflictivas de origen laboral, provocadas o que puedan ser explotadas por la subversión, a fin de impedir la agitación y acción insurreccional de masas y contribuir al eficiente funcionamiento productivo del país”.

Y el Ministro de Trabajo, General Horacio Tomás Liendo, afirmaba:

“....respecto de la subversión en el ámbito fabril, sabemos que ella intenta desarrollar una intensa y activa campaña de terrorismo e intimidación a nivel del sector laboral. Es necesario conocer el modo de actuar de la subversión fabril, para combatirla y destruirla. Ello se manifiesta por alguno de los procedimientos siguientes: el adoctrinamiento individual y de grupo para la conquista de las clases obreras colocándose a la cabeza de falsas reivindicaciones de ese sector. La creación de conflictos artificiales para lograr el enfrentamiento con los dirigentes empresarios y el desprestigio de los auténticos dirigentes obreros. Frente a ello el gobierno y las fuerzas armadas han comprometido sus medios y su máximo esfuerzo para garantizar la libertad de trabajo, la seguridad familiar e individual de empresarios y trabajadores y el aniquilamiento de ese enemigo de todos. Pero cabe la reflexión de aquellos que se apartan del normal desarrollo del “Proceso” buscando el beneficio individual o de sector, se convierten en cómplices de esa subversión que debemos destruir, lo mismo que a quienes no se atrevan a asumir las responsabilidades que esta situación impone”.(“La Nación”, 12-11-77)

Una preocupación semejante parece advertirse en las palabras del pro-vicario castrense Monseñor Victorio Bonamín:
“El país ha advertido que el sindicalismo constituyó siempre una fuerza indudable que llegó a tener un poder político que no le era debido y que parece como que lo quisiera recuperar, si es que lo perdió en algún momento”... (“La Nación”, 12-11-77)

Esos eran los “enemigos”,  Videla sostuvo que, desde el punto de vista militar, el golpe no era necesario y fue un error:
"Nuestro objetivo -argumentó- era disciplinar a una sociedad anarquizada. Con respecto al peronismo, salir de una visión populista, demagógica; con relación a la economía, ir a una economía de mercado, liberal. Queríamos también disciplinar al sindicalismo y al capitalismo prebendario.
Por esas razones está condenado.. tiene la oportunidad de conceder reportajes que ciertos medios reproducen y utilizan para intentar asociar a la violencia de aquellos años con el gobierno actual, asustarnos con los fantasmas del marxismo…Videla no se arrepiente a pesar de reconocer los errores.

“En una de las decisiones judiciales más esperadas de los últimos tiempos, dos de los acusados por el secuestro y asesinato de Axel Blumberg fueron condenados a reclusión perpetua: Martín Peralta, alias “el Oso”, y José Díaz, alias “el Negro”. Otros diez imputados recibieron penas que van desde los 20 años a los 3 años y seis meses de prisión, en tanto que los cuatro restantes fueron absueltos. (..)
“Este fallo es una mierda... Una vergüenza. Esta gente mató y secuestró personas; habría que separarlos de la sociedad”, dijo Blumberg al salir de la sala de audiencias. Durante la lectura de la sentencia había llorado.”

Pongamos que hayan secuestrado y matado a muchas otras personas … “habría que separarlos de la sociedad”…  si matan y desaparecen a “7000 u 8000”… ¿los dejamos en libertad en nombre de “la convivencia pacífica, la reconciliación, la concordia verdadera”..?

No hay comentarios:

Publicar un comentario