lunes, 4 de junio de 2012


“En un país colonial las oligarquías son las dueñas de los diccionarios.” John William Cooke


El nuevo revalúo de las tierras rurales, que ya había fracasado en tres oportunidades en Diputados por falta de quórum, según algunos medios fue alcanzado por la compra de votos.. sin embargo, desmentido por quienes se señalan como involucrados…
Una facultad que tiene una autoridad o alguno de los poderes supremos del Estado, es resistida, pretenden  continuar con la única valuación fiscal importante, que  fue realizada en 1955, en oportunidad de llevarse adelante el primer catastro.
A partir de esa medida, comienzan a aparecer términos excesivos para calificarla:
Un impuesto pasa a ser “impuestazo, medida confiscatoria“ y da lugar a hablar de autoritarismo, dictadura y las más disparatadas calificaciones…
Las dictaduras apalean, reprimen, silencian, matan…”desaparecen” ..
Si los K desean (pero no logran) pegar, someter, silenciar, matar, habrá que acusarlos de incompetentes, no de dictadores. ¿Cómo puede ser que, con tanto poder no lo hagan?
 El objetivo final de los promotores de esta campaña no es la destitución de la clase política a la usanza militar, sino el desgaste de la relación con sus representados:
Debilitar su fuente de legitimidad. Una clase política estigmatizada, reprobada permanentemente, es un contendiente más inerme a los lobis de quienes en realidad deberían ser controlados y regulados por el Estado.

El objetivo de cualquier debate en esta etapa no es ganar, sino instalar una valoración de la materia. 
El mayor embate contra el campo popular, en este caso el Kirchnerismo, consiste en basar la crítica en proposiciones de valor supremo, irrebatibles, como si lo criticado conformara un absoluto. De ahí que se hable de “los países serios” o se diga “nunca se vio que…”…aunque la realidad desmienta esa palabras.
Dictadores de alma o la primera dictadura asintomática
Que los K son unos dictadores es un supuesto que ningún opositor digno pone en duda. Son hegemónicos, todo poderosos, todo lo que se hace es para tener “caja” ilimitada, y quienes los apoyan se han dejado tentar por el dinero o han sucumbido al temor. Sin embargo, sostener este supuesto y compatibilizarlo con datos de la realidad plantea a la oposición un difícil dilema :
  • Néstor es un dictador, pero pierde la capital en 2007 y no la interviene.
  • Néstor es hegemónico, pero pierde las elecciones en 2009 por amplio margen. ¿La Caja y el temor no le funcionaron?
  • Cristina es atemorizante, pero su propio vice, de quien nadie diría que es un hombre de carácter, salta a la oposición, comienza a hacer campaña política... ¿ aparece muerto, no lo tiran, como decían…renuncia o se declara enfermo?
  • El Congreso es una escribanía K, pero Cristina pierde la votación más importante de su gobierno como la 125.
  • Cristina tiene a sus propios diputados esclavizados, pero muchos le votan en disidencia cuando tratan el proyecto de ley sobre matrimonio igualitario y la 125...¿los expulsaron, hubo crisis por eso..?

¿En la oposición los legisladores votan según su posición…o “les bajan línea”..?

“Stolbizer dio luz verde al FAP para que habilite el impuestazo de Scioli
La presidenta del Gen habló con los diputados provinciales que aportaron al quórum para tratar la reforma tributaria aclamada por el gobernador. La ausencia de Juárez permitió la suba de impuestos. En el Senado, no estuvo Foglia y por eso la norma fue tratada.”

“¿Macri autorizó a los legisladores del PRO a votar el impuestazo?
Según señalan algunas fuentes del macrismo, el jefe de Gobierno porteño no habría autorizado que el diera quórum en la Cámara de Diputados bonaerense para que se trate la reforma tributaria. Tampoco que se vote la ley en general, que incluye el endeudamiento con fondos para los municipios. De todos modos, en la Ciudad dicen que sí hubo un visto bueno de Macri. Versiones sobre ruptura de bloque.”

Cristina es atemorizante pero el presidente del Banco Central decide irse a la oposición tras pegar un portazo en medio de una acción estratégica de desendeudamiento. Se trata de Redrado, otro a quien nadie podría calificar de valiente o jacobino.
Como Mariano Grondona, Julio Bárbaro y otros, se siembra el temor demonizando a La Cámpora:

“El dirigente de la Federación Agraria de Entre Ríos Alfredo de Ángeli comparó hoy a la agrupación kirchnerista La Cámpora con "el ejército nazi", y afirmó que "lo único" que le "falta" a sus militantes "es que empiecen a matar gente".
Además, aseguró que el gobierno nacional "ha tomado como ejemplo" algunas políticas implementadas por el régimen de Adolf Hitler en Alemania, entre ellas "manipular a la prensa y la propaganda oficial".
De Ángeli comentó que los cacerolazos realizados en los últimos días en algunos barrios porteños son "un alerta para el gobierno" de la presidenta Cristina Fernández, y señaló que este tipo de protestas pueden augurar "lo que pasó en 2002", tras el estallido social que motivó el recambio de cinco mandatarios en el país.
"La Cámpora es el ejército nazi. Lo único que falta es que empiecen a matar gente", mencionó el dirigente agrario, aunque intentó suavizar sus dichos al señalar: "Digo que han tomado el ejemplo (nazi), no que son iguales". Consultado por radio 10 sobre los cacerolazos que se realizaron en algunos barrios porteños, el dirigente entrerriano opinó que está "viendo un alerta para el gobierno de lo que pasó en 2002".

"Hay gente que en Buenos Aires se levanta a las 8, labura hasta las 5 y no le alcanza el sueldo. Y está viendo que mucha gente está viviendo bien sin trabajar, y eso es un alerta", aseveró.
(http://www.lavoz.com.ar/noticias/politica/alfredo-angeli-comparo-campora-con-ejercito-nazi)

Aunque los análisis más comunes suelen recurrir a la comparación con Montoneros, lo cierto es que los jóvenes kirchneristas tienen poco que ver con el militarismo, el desprecio a la democracia liberal y la ultraverticalidad de los 70. Lejos de este contexto, tienen la oportunidad de establecer con ese pasado trágico un diálogo más franco, desprovisto de la sobrecarga ideológica que distorsiona la mirada de muchos de quienes vivieron los años de fuego. Y es que la realidad de los jóvenes camporistas tiene más que ver con el pluralismo, la gimnasia electoral y el lenguaje de derechos incorporados a la política en los 80, resultado en buena medida del éxito del alfonsinismo y sus jóvenes de la Coordinadora.
Y quienes han demostrado tener inclinaciones a la intolerancia, a la violencia, son precisamente los que salen a protestar “por la justicia, por la tolerancia, por la falta de consenso, por la censura, por la libertad de expresión”…. y agreden a trabajadores de prensa, insultándolos, golpeándolos y amenazándolos, culpándolos de lo que para ellos son “injusticias”…

Casi como reconociendo que carecen de argumentos de fondo, muchos críticos disfrazan la crítica con un planteo formal:
  • Cristina no hace reuniones de gabinete.
  • Cristina no hace conferencias de prensa.
  • No busca consenso.
  • Cambia lo que hizo el anterior.


Es una larga lista de críticas que sólo escuchamos cuando las acciones del gobierno no son apreciadas. Nos gustaría encontrar a alguien que apoye una medida pero que al mismo tiempo la critique porque no fue aprobada por consenso o discutida en el gabinete. A alguien que aprecie a un gobierno pero decida no votarlo porque no hace reuniones de gabinete.

Que los K son unos dictadores es un supuesto que ningún opositor digno pone en duda. Son hegemónicos, todo poderosos, tienen “Caja” ilimitada, y quienes los apoyan se han dejado tentar por el dinero o han claudicado al temor. Sin embargo, sostener este supuesto y compatibilizarlo con datos de la realidad plantea a la oposición un difícil rompecabezas.

Los K controlan a la prensa y los periodistas, pero los medios de mayor penetración son furiosamente antiK. La mayor audiencia ve programas y lee diarios donde una larga lista de periodistas no teme burlarse de la Presidenta, dan diagnósticos de su bipolaridad, la conceptúan de alguien que ejecuta “un relato”, califican a los funcionarios K de estafadores, chorros, usurpadores de la bandera de DDHH, cómplices de Irán, coimeros, chantajistas y muchos etcéteras. Quizás los periodistas estén atemorizados y corrompidos por la plata, pero actúan como si no. Sin embargo..hay periodistas que si sienten temor: aquellos calificados como "oficialistas"..
La oposición tiene una sola solución para este rompecabezas.. Los K son déspotas pero estúpidos. Son temibles, pero los periodistas y empresarios argentinos son extraordinariamente valientes. Tienen Caja ilimitada y preparada para comprarlo todo…. pero la oposición es incorruptible.
Tenemos así la primera dictadura que no presentas las características propias de la misma. Una dictadura que incide sobre la realidad como si fuera una república, pero que todos sabemos dictadura porque así lo afirman tantos.
En la Argentina tenemos experiencia en dictaduras. En ellas nadie critica, la TV es complaciente, los diarios adulan y el Estado mata… los disconformes no pueden manifestarse.. son reprimidos, encarcelados…
¿No será la hora que aquellos que han estudiado las ciencias de la comunicación, comiencen a prestar más atención a la utilización de las palabras..?

No hay comentarios:

Publicar un comentario