sábado, 28 de julio de 2012


Anda circulando una foto recordándenos un hecho lamentable...los indultos de Menem….
 

Lo que habría que dejar en claro, es quienes son los "ellos" que los dejaron libres:

1. Primero, los patrones.
  • La Sociedad Rural Argentina en un comunicado firmado por su presidente, Guillermo Alchourrón, sostuvo que “la decisión adoptada resulta plenamente coherente con el pensamiento de nuestra institución en esta materia y merece nuestro más amplio apoyo y beneplácito” (La Voz del Interior, 09-10-1989, pág. A4). Meses después expresó su satisfacción por la libertad a Videla y los demás ex comandantes (La Voz del Interior, 31-12-1990, pág. A5).
  • La Unión Industrial Argentina (UIA) aprobó el decreto que liberaba a Luciano Benjamín Menéndez y los demás (La Nación, 11-10-1989, pág. 10).
  • Franco Macri, entonces vicepresidente de la Unión Argentina de la Construcción, apoyó el acto que dejaba impune a Albano Harguindeguy, entre otros (La Nación, 12-10-1989, pág. 6).
  • La Bolsa de Cereales de Buenos Aires, experta en separar la paja del trigo, no dudó en aprobar la firma que ponía en la calle al general Ramón Genaro Díaz Bessone y sus secuaces (La Nación, 14-10-1989, pág. 3)
  • Osvaldo Cornide, eterno dirigente de la Coordinadora Actividades Mercantiles Empresarias (CAME), apoyó los decretos que soltaban a Leopoldo Galtieri (La Nación, 12-10-1989, pág. 6). Cornide siempre luchó por el orden: en 2002, impulsó el “bocinazo” contra la inseguridad.
  • El presidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Carlos Raúl de la Vega, sumó su aprobación (La Nación, 11-10-1989, pág. 10).

2. La derecha “democrática”.
  • Prudencio Bustos Argañaraz, senador provincial por la Ucedé, sintió que debía respaldar este decreto que ponía libre al general Ramón Camps. Dijo que era “una decisión razonable”, ya que “hay que considerarlo como lo que es: no una medida destinada a hacer justicia, sino a restablecer la paz y la convivencia” (La Voz del Interior, 29-12-1990, pág. A4), obtenidas, eso sí, al precio de la impunidad de Massera y los demás.
  • En la misma página, Germán Kammerath se jugó un poco más. Con trazas de personalidad múltiple, manifestó “nuestra solidaridad” con Menem, ya que los indultos “no son justos ni injustos, sino instrumentos de pacificación para países que necesitan reconciliarse interiormente”.
  • Antes, en 1989, el correntino José Antonio Romero Feris, estaba contento, pero no radiante. El indulto le parecía un “importante” paso hacia la “definitiva reconciliación”, pero todavía “insuficiente”. Romero Feris quería que tuviera “mayor alcance”, es decir, que abarcara a los condenados (La Voz del Interior, 10-10-1989, pág. A4). Tendría que esperar casi un año para ser feliz.

3. La izquierda “nacional”.
  • Jorge Abelardo Ramos, fundador del Frente de Izquierda Popular y aliado a Menem a través del Movimiento Popular de Liberación, no se ahorró el superlativo: apoyó la “acertadísima medida del Presidente” (La Voz del Interior, 10-10-1989, A4). Otra buena decisión de Menem había sido designarlo embajador en México.

4. Los abanderados de los humildes.
  • El peronista Antonio Cafiero, entonces gobernador de Buenos Aires, estuvo listo para aprobar los indultos que alcanzaron a Cristino Nicolaides y los demás jerarcas del terrorismo de Estado. Este ex ministro de Isabel Perón exhortó a “merituar el coraje mostrado por el presidente Carlos Menem para tomar esta trascendente decisión” (La Voz del Interior, 10-10-1989, pág. A4). Lo de él también requería coraje.
  • Su compañero Eduardo Duhalde, vicepresidente, ya había marcado el camino: “Yo soy partidario de un indulto generalizado” (Página/12, 15-09-1989, pág. 8). Cuando llegó el momento, apoyó sin fisuras la liberación de Reynaldo Bignone y el resto de los represores (La Voz del Interior, 09-10-1989, pág. 1). Usando una metáfora poco feliz, dijo que “tenemos que ocuparnos de los derechos humanos de los vivos para enterrar el pasado y poder dedicarnos las 24 horas del día al presente y al futuro” (Página/12, 12-10-1989, pág. 4), mientras echaba unas paladas de tierra. Algo del futuro que podía esperarse apareció tiempo después.
  • Julio Bárbaro explicó su postura: “El indulto debe servir para inaugurar un futuro de paz y no para abrir una discusión. Debemos juzgarlo desde nuestra madurez y no evaluarlo desde el rencor [...] [El indulto] es un acto de grandeza [...]” (Página/12, 08-10-1989, pág. 5). Bárbaro hoy encabeza el Comité Federal de Radiodifusión.
  • Alberto Pierri, presidente de la Cámara de Diputados, tampoco quiso dejar de manifestar su apoyo. Sostuvo que el decreto que ponía en libertad a Menéndez y sus secuaces constituía “un paso concreto hacia la pacificación nacional y la reconciliación interna que la Argentina necesita para superar su pasado de dolorosos desencuentros” (La Voz del Interior, 10-10-1989, pág. A4).
  • El entonces gobernador de Catamarca, Ramón Saadi, habló así del decreto que hacía de Santiago Omar Riveros un hombre libre: “alguien tenía que hacerlo [al indulto] y lo está llevando a cabo el Presidente, porque interpreta el pensamiento de su pueblo” (La Voz del Interior, 18-09-1989, pág. A1). Luego Ramón se marcharía en silencio.
  • El diputado Miguel Ángel Toma, por su lado, no fue un modelo de coherencia. Primero dijo que para los ex comandantes “no debería haber indulto” (Página/12, 19-08-1989, pág. 5). Eso no le impidió apoyar después la libertad de Videla, Viola, Massera, Lambruschini, Agosti, Camps, Martínez de Hoz, entre otros (La Voz del Interior, 27-12-1990, pág. A4). Pero bueno, ya había pasado más de un año, claro.
  • En el peronismo de Córdoba, la decisión también tuvo efectos. Horaldo Senn, entonces senador provincial, criticó a Luis Juez, quien había participado en una marcha contra el indulto. Senn calificó de “desafortunada” esta actitud, y subrayó que las declaraciones de Juez contra el indulto eran una “opinión personal”. Agregó que Juez debería haber consultado “antes de dar a conocer una posición que no es la de la Juventud Peronista ni la del pueblo”. No aclaró si su propia postura era la del pueblo. (La Voz del Interior, 06-10-1989, pág. A4). Senn es hoy director de la Agencia Córdoba Ambiente.
http://radiotosco.blogspot.com/2007/06/los-impunes.html

¿Se ve algún nombre, una entidad a la que pueda vincularse al actual gobierno? Sería demasiado fácil, simplista decir "el peronismo".. pero es justamente el que está en la vereda de enfrente…
Y otros nombres, también claramente opositores, son los que a diario comparten  elogios con la U.C.R… que concurre a la Soc. Rural, defiende a la oligarquía agraria.. Protege a Macri…

Es cierto, una aberración, utilizó como argumento la supuesta “reconciliación”. Cuando se conocieron los planes de Menem, se puso en pie una gran movilización social en repudio, que incluyó manifestaciones en todas las provincias. En Capital se hizo una de las movilizaciones más grandes que se recuerden el 9 de septiembre de 1989: hubo 150.000 personas colmando todo el radio céntrico y el Congreso. La conducción de la UCR, empezando por Alfonsín, apoyaron a Menem. Pero un sector importante de la Juventud Radical y también de peronistas, concurrió a la manifestación, junto a todos los organismos de derechos humanos y la izquierda. Además de las manifestaciones se reunieron millones de firmas de repudio, y a escala internacional llovieron los pronunciamientos de sindicatos, personalidades de la cultura, etc.
Pero...¿ que podemos decir entonces de las Leyes de Obediencia Debida y Punto Final...tambien declaradas -por el gobierno de Néstor Kirchner- como insconstitucionales..?

Jorge Lanata, en "Argentinos-Tomo II", detalla nombres, cargos, funciones desempeñadas y hechos de los cuales son acusados una larga lista de los que fueron desprocesados, en libertad.. (Ver pag. 513 a 540 . No, no hay error: pág 513 a 540)
Algunos, como Astiz, fotografiándose en boliches bailables, apareciendo en revistas..

Quedaron en libertad gracias a la Ley de Obediencia Debida, entre otros:

Teniente de fragata Alfredo Ignacio Astiz. (Condenado actualmente a cadena perpetua)
Capitán de corbeta Jorge Eduardo Acosta.  (Condenado actualmente a cadena perpetua)
Teniente de Navío Adolfo Miguel Donda.  (Condenado actualmente  a cadena perpetua)
General de brigada Reynaldo Benito Bignone. (Condenado actualmente a cadena perpetua)
Ayudante primero de Prefectura Naval Juan Antonio Azic. (Condenado a  18 años de prisión)
General de división Albano Eduardo Harguindeguy. (Confirman el procesamiento de Videla, Menéndez y Harguindeguy en causa por la muerte del obispo Angelelli)
Coronel José Segundo Dante Caridi. (Ocupó la jefatura del Ejército durante la presidencia de Alfonsín.)
Raúl Antonio Guglielminetti. (Cabe recodar que actuó en los servicios de inteligencia del gobierno constitucional durante los primeros años de la democracia.)
Por supuesto, son apenas una muestra de los tantos hoy procesados y/o condenados....

De ésto..¿no tienen nada que decir o recordar los amigos radicales..?

No hay comentarios:

Publicar un comentario