jueves, 6 de diciembre de 2012

LO POLITICAMENTE CORRECTO..

Posiblemente, muchos no conozcan a "El otro yo del Dr. Merengue", personaje creado y dibujado por Guillermo Divito, publicado en la revista Rico Tipo alrededor del año 1954, fiel representante de los "politicamente correctos" que utilizan u
n término para describir lenguajes, ideas, políticas o comportamientos que se considera que buscan minimizar las ofensas a grupos étnicos, culturales o religiosos. El término se usa también en un sentido más amplio para describir la afiliación con la ortodoxia política o cultural. En forma similar, el término políticamente incorrecto describe aquello que podría causar ofensa o ser rechazado por la ortodoxia política o cultural de un determinado grupo.

Hoy gozamos de derechos y leyes que nos parecen naturales, olvidando que costaron años de luchas para vencer las resistencias de sectores que se verían afectados en sus privilegios, nos parece absurdo que hayan sido objeto de tanta oposición. 
Pero esa obstrucción no se expresaba con los verdaderos motivos –defender sus privilegios-, se manifestaban utilizando explicaciones más “racionales”..
¿Qué decían para oponerse al “descanso dominical”…?

  • “Obligar a pagar un salario al obrero el día que no trabaje, es un ataque al derecho de propiedad, que nos llevaría a consecuencias lamentables, no difíciles de prever [...]. Si la ley puede decir que se pague el trabajo no prestado, puede llegar a decir también que no se pague un trabajo prestado, desde que se admite que es una facultad del Congreso determinar sobre esto. 
(Héctor Recalde, La protesta social en la Argentina, citado por Felipe Pigna en "Mujeres tenían que ser")

El famoso derecho de propiedad.. algo que se puede interpretar fácilmente y generar temor … y se puede alimentar con “después se van a meter en tu casa”…. socialismo, chavismo… alimentar vagos..
Con la jornada de ocho horas sucedió lo mismo:


 “No era un argumento nuevo: ya desde 1904, ante los reclamos obreros y el proyecto de legislación laboral del gobierno, los patrones venían diciendo que «el pedido principal de los obreros, la jornada de ocho horas, no puede ser acordado de manera uniforme por todas las industrias, por razones elementales de índole económica que no es posible contrariar." (1) Esas razones, naturalmente, eran que los obreros «pretendían» seguir cobrando lo mismo luego de la reducción horaria y que, como no todos los industriales estaban en condiciones de aumentar proporcionalmente sus precios, los patrones tendrían que reducir sus ganancias. Con la reducción de la jornada para los adolescentes y mujeres (el proyecto de Palacios prohibía el trabajo industrial de menores de 14 años) volvían a la carga con los mismos argumentos, diciendo que las medidas propuestas eran demasiado restrictivas» para la «libertad de trabajo». “
(1) (Presentación de la Unión Industrial Argentina al Ministro de Interior, 1 de diciembre de 1904, citado por Felipe Pigna en "Mujeres tenían que ser"


Las mismas resistencias y argumentaciones “incuestionables” que se manifestaron para objetar el voto femenino, el aguinaldo, las vacaciones pagas…. respaldadas por técnicos, expertos, periodistas… todos muy objetivos y correctos.. condenando al “clientelismo” al que sólo le interesa un relato demagógico, instalar una dictadura, la envidia a los que más tienen, sacarle lo que “legítimamente” han logrado, para mantener haraganes.....
Basta con escuchar/leer las opiniones de aquellos que ahora hablan de “calidad democrática”, legitimidad, para censurar al gobierno… por no decir que no lo aceptan por razones ideológicas, porque afecta sus intereses.. o los que desean “voto calificado”.. dicen que “Cristina gana por los votos de los pobres”… (cómo si éstos no tuviesen los mismos derechos que los demás)… para no manifestar que los únicos que deberían hacerlo son ellos…
Lo mismo sucede con la Ley de Medios…. 
El argumento es la “libertad de expresión”, algo que el fallo de la justicia afirma que no está en riesgo…. Pero detrás de ese silogismo, se oculta la verdad: se afecta la “libertad de empresa”, para seguir haciendo grandes negocios…

No hay comentarios:

Publicar un comentario