jueves, 6 de diciembre de 2012

VOTOS CALIFICADOS..Y SABIDURÍA..

Muchos no aceptan la voluntad popular, y como no pueden manifestar que ellos quieren un gobierno según sus gustos, seguir gozando de sus privilegios, prefieren explicar los votos al gobierno por “el voto de los pobres”.. clientelismo, planes para vagos y otras argumentaciones similares. 
Otros avanzan un poquito más y proponen un voto calificado.
¿Cuáles serían los parámetros para “calificar” a u

n “ciudadano” - ya que de acuerdo a ese criterio, no llegaría a ser “persona” con igualdad de derechos- ..? ¿Una determinada situación económica, un certificado de estudios..? ¿Pueden valer lo mismo un título secundario de uno universitario..? Dentro de los universitarios.. ¿tendría la misma equivalencia un profesorado que un doctorado..? O el de alguien que llega a tener varios títulos de distintas carreras..?
Estoy leyendo el libro de Guillermo Saccomano “Un Maestro. Una historia de lucha, una lección de vida”, la historia del “Nano” Balbo..


“En esos años que estuve en los cursos de la Federación Agraria, una vez se nos pidió que levantáramos toda la información de la zona de secano, donde la siembra depende de que llueva. El informe que debíamos preparar tenía que ser preciso. El hombre de campo adivina la lluvia. Y tiene que acertar porque se juega la vida ahí. Nosotros debíamos buscar la información entre nuestros familiares y amigos para saber cómo hacían para pronosticar la lluvia. Con la planilla que nos habían dado, lo consulté a mi padre. Al redactar el informe, con recelo, escribí: «Mi padre dice que...» No me sentía seguro de lo que iba a presentar. Desconfiaba de lo que me había respondido mi padre. Dudaba de su saber. «Bueno, mi padre dice que cuando la perdiz cambia de canto puede llover», dije. Y, haciéndome el chistoso, agregué: «¿Y qué sabe la perdiz?» Dudaba de la seriedad de lo que estaba presentando. «No», participó en mi ayuda el ingeniero agrónomo que coordinaba el grupo, «la perdiz no sabe. Pero su padre tiene razón: las cuerdas vocales de la perdiz son muy secas. Cuando aumenta el índice de humedad, las cuerdas se elastizan y no puede cantar. Entonces en lugar del canto tradicional, le salen unos gorgoritos. Porque sus cuerdas vocales, están muy húmedas». Seguí: «Mi padre dice que cuando las alimañas, como las víboras, las hormigas negras, o las arañas peludas salen durante el día, va a llover». Sin perder la desconfianza, lo leí. Y otra vez el ingeniero respaldó lo que yo había leído. «Esos bichos tienen un sentido de orientación que depende mucho de la presión atmosférica. Si hay cambios bruscos de presión atmosférica, se extravían, y salen durante el día y arriesgan la vida porque se los comen los pájaros o las gallinas. Y el cambio de presión es una de las variables para que llueva». «Bueno, otra cosa que dice mi padre es que al tercer día del viento norte llueve», dije ya más seguro al sentir el respaldo del ingeniero.
Con mi padre, al segundo día de viento norte disponíamos el equipo. Porque al tercer día, si llovía, era necesario arar o sembrar con el campo húmedo. Entonces el tractor rinde más, gasta menos combustible. Se prepara mejor la tierra, se entierra mejor con humedad. El pasto se pudre y da nutrientes.
Me di cuenta: había estado menospreciando toda una sabiduría que no es mejor sino distinta.”


…una sabiduría que no es mejor sino distinta.. a la que pueden tener muchos “calificados ciudadanos” que se encontrarían en condiciones de votar.. pero no de saber cuando va a llover si no ven el pronóstico.. en TN, por supuesto..

No hay comentarios:

Publicar un comentario