lunes, 31 de diciembre de 2012

SOCIEDADES CIENTÍFICAS Y MIEMBROS...


"Repudio de la comunidad científica contra Blaquier
Cientos de investigadores y científicos del Conicet firmaron una solicitada titulada "Ciencia y genocidio en Argentina" en la que repudian el reconocimiento de "miembro honorario" otorgado por la Sociedad Científica Argentina al presidente de la empresa Ledesma, Carlos Blaquier, quien es investigado por la Justicia jujeña por su responsabilidad en el secuestro de 26 personas durante el operativo conocido como la Noche del Apagón.El biólogo molecular Alberto Kornblihtt, uno de los firmantes de la solicitada, repudió la distinción al indicar: "Consideramos inadmisible que haya sido nombrado miembro honorario, un título que sólo fue otorgado a argentinos que obtuvieron el Premio Nobel y a personalidades mundiales como Darwin
(...) Kornblihtt recordó que durante esa noche "detuvieron a más de 400 personas entre sindicalistas, trabajadores azucareros y estudiantes" y "muchos de ellos fueron torturados en un galpón perteneciente a la empresa de Blaquier".
http://www.pagina12.com.ar/diario/ultimas/20-210975-2012-12-31.html

¿que méritos "científicos" tendrá Blaquier...? ¿cómo entregar delegados obreros a los genocidas ..? ¿No interesa que en estos momentos está siendo juzgado..?

Pero  Arturo Jauretche, en "EL MEDIO PELO en la Sociedad Argentina. (Apuntes para una sociología nacional)"  nos mostraba como funciona el tema de las Academias y Sociedades Científicas...


"Una vez que el político, el escritor, o el artista han sido convenientemente pesados y medidos, pasa el filtro y se incorpora, porque en el plano de la inteligencia sigue vigente la división dela sociedad en dos capas culturales como ocurría con las clases de la sociedad tradicional, pero por causas distintas. No es el origen social el que determina la aceptación, ni siquiera el ideario; es conformarse en los esquemas culturales pre-establecidos. Una vez incorporado al status de la inteligencia, el sujeto hasta subconscientemente es la parte de ella, y todas las discordancias ideológicas dentro de la misma pueden existir pero sobre el supuesto de que se ajusten a la idea de la cultura que posee el status; así harán un frente común siempre que el país intente expresarse con otros módulos de cultura distintos por nacionales; eso es la barbarie." (nota al pié)

 (nota al pié)  "Hoy 15 de septiembre de 1966, "La Nación" informa ampliamente sobre la incorporación de Antonio Ghioldi a la "Academia de Ciencias Morales y Políticas". Trae una fotografía de los que le acompañan en el estrado: Carlos Sánchez Viamonte, Manuel Río, Isaac F. Rojas, Horacio C. Rivarola, Adolfo Lanús, Guillermo Garbarini Islas. En todas esas "academias" se buscará inútilmente un "peludista" antes o un peronista ahora, es decir, un hombre al que se lo suponga identificado con el pensamiento popular. Culturalmente esto sería heterogéneo. En cambio es homogéneo mezclar Ghioldi, Sánchez' Viamonte, Lanús y hasta el pensador y experto en ciencias morales Isaac F. Rojas. Se agita la mezcla y después se sirve y usted obtiene un cocktail “1930” ó “1955”, pero nunca una bebida de consumo popular; estas son anti-culturales.
Hay allí ex justitas, ex socialistas, ex conservadores, ex antipersonalistas y un rojista (el más feo contando a la izquierda de la fotografía que no es un "cabecita negra" como pudiera suponerse por su contraste en esa reunión de hombres blancos).
Las "academias" constituyen una síntesis de lo que se viene diciendo. Son el coronamiento del status de la "intelligentzia". Para acceder a ellas no hay que dar examen de aptitud, como se ve por la lista de los constituyentes de la plana mayor que comento; se trate de Ciencias Morales, Letras, como Medicina, Derecho o Astronomía. Más bien el examen es al revés. Hay que acreditar una continuada vida marginada de los fines y aspiraciones nacionales sin que importen las ideologías ni lo antecedentes sociales de procedencia."

No hay comentarios:

Publicar un comentario