domingo, 7 de abril de 2013

LOS CHALECOS QUE MOLESTAN


“Gallo de pelea
Chi Hsing Tzu criaba gallos de pelea para el emperador Hsuan. Estaba entrenando un ave muy buena. El emperador no dejaba de preguntarle si el gallo estaba listo para pelear.
-Todavía no -contestó el criador-. Está que arde. Está dispuesto a iniciar una pelea con cualquier otro gallo que vea. Se muestra engreído y demasiado seguro de sí mismo.
Al cabo de diez días volvió a contestar:
-Todavía no. Se enciende en cuanto oye cacarear a otro gallo.
Y diez días más tarde:
-Todavía no. Sigue teniendo esa mirada fiera y encrespa las plumas.
Después de otros diez días, el criador dijo:
-Ahora está casi listo. Cuando oye cacarear a otro gallo ni siquiera pestañea. Se queda inmóvil como un pedazo de madera. Es un luchador maduro. Los otros gallos le pondrán la vista encima y saldrán corriendo.”
(Historia del sabio taoísta Chuang Tzu. Extraída de "Cuando el calzado es cómodo, te olvidas del pie" ) Acá pueden bajarlo

Y hay sectores  que están dando una batalla cultural. Podemos estar más o menos de acuerdo con alguna que otra medida económica, podemos criticar algún plan de gobierno, podemos vitorear tal acción, podemos denunciar tal omisión, pero no podemos negar que hay una gran contienda de peso y cuyo último resultado está muy distante, que recién empieza. Están preparados para dar la pelea.. y eso molesta..
Hay personas de la agrupación La Cámpora colaborando con los inundados...¡¡ y tienen chaleco..!!  Bienvenidos sean. Pero a muchos les molestaron los chalecos. ¿Cuál es el problema de que tuvieran chalecos identificatorios?. Así hubieran sido la única agrupación con chalecos,  ¿está mal..?  El chaleco distingue. ¿Qué distingue? que esa persona está colaborando, que tiene un cierto entrenamiento en la tarea que está desarrollando y que además está identificado. Que además ha caminado ese barrio u otro y que tiene cierto conocimiento empírico sobre esa ayuda… si hasta el diario La Nación lo reconoce… debe admitir la inserción de los militantes en los barrios.. no son solamente “militantes/empleados públicos” como intenta hacerse creer..

Y hay otro aspecto en esas opiniones: cuestionar lo de los chalecos, cuando había muchas personas con identificaciones de distintos grupos - Cruz Roja, Scout, Cáritas, etc-  es menospreciar a esas personas, porque es afirmar que esas personas lo hicieron a desgana, obligados.. Es creer que no tienen la facultad de decidir ni sobre esa acción, que alguien les dijo: "te pones el chaleco" y obedecieron la orden  mortificados. Es no considerar  a esa gente.

Sobre la sociedad en general: realmente creo que, al menos en Buenos Aires, a algunos sectores les falta bastante para entender el dolor social de una forma madura. Y peor todavía si  “cooperan” juzgando si tienen o no chalecos los que colaboran.
¿Acaso se nos ocurre criticar que una empresa que dona víveres, agua, lavandina, etc. deje a la vista sus logos..?  

En el comentario que hace el autor a  “Gallo de pelea” dice:

Nuestros egos pelean incluso a través de los gallos. Lo utilizamos todo para el ego;
incluso ha acabado adulterando los juegos. Ahora ya nadie está interesado en los juegos, sino en cómo ganarlos, esa es la diferencia entre juego y partido. En el juego uno se interesa por el juego mismo: es el típico juego de niños. El juego es estupendo, y si podéis convertir vuestra vida en un juego, entonces será algo maravilloso. En un partido no se está interesado en el juego en sí mismo, sino en el resultado final. Lo que interesa es cómo ganar, y cuando se está interesado en cómo ganar, entonces se destroza el juego. Deja de serlo y se convierte en un negocio.
 Desde el principio, ese hombre, Chi Hsing. Tenía un tipo de interés al entrenar al
gallo, y el emperador tenía otro: ese estaba interesado en la lucha, y el criador en algo más.
 Chi Hsing estaba entrenando un buen gallo."

.....y ese buen gallo, se está entrenando bien.. y eso preocupa a los que quieren ganar a toda costa..


No hay comentarios:

Publicar un comentario