viernes, 31 de mayo de 2013

LOS CICLOS Y EL RECICLAJE

Se habla mucho de la división de la sociedad, del fin de un ciclo…
Quienes por sus pocos años, no vivieron otros "ciclos", no han tenido oportunidad de escuchar otras voces, desconocen que hemos vivido  divisiones y ciclos..

"Llanto y euforia en las calles (1)
HUGOGRIMALDI -Agencia DyN
El advenimiento de la llamada Revolución Libertadora profundizó de modo violento la división de la sociedad. Los actos masivos, los medios y hasta la vida cotidiana la reflejaron.
El año 1955 fue atípico. En enero hubo picos de calor como nunca en el siglo y hacia el invierno una nevizca azotó Buenos Aires, como en 1918. En tanto, en el verano se vio la primera bikini en Mar del Plata y en junio, los aviones de la Marina bombardearon la Plaza de Mayo y mataron a muchos argentinos.
Con el advenimiento de la llamada Revolución Libertadora, el 16 de setiembre de ese año tan particular, se profundizó de modo violento el tajo que el peronismo había abierto en la sociedad. El país se dividió desde esa fecha aún más entre "peronistas" y "antiperonistas" y la cesura fue de tal calibre que los que festejaban antes de esa fecha pasaron a ser las víctimas, mientras que los perseguidos de entonces sacaron pecho e impusieron su verdad. (..)"


Así, como al pasar,  " los aviones de la Marina bombardearon la Plaza de Mayo y mataron a muchos argentinos" se equiparan a una nevizca, a una bikini…  y aunque  responsabiliza al peronismo de haber abierto la herida..como si antes no hubiesen existido divisiones entre los sectores del poder y los trabajadores, los más pobres... deja en claro que  " se profundizó de modo violento el tajo que el peronismo había abierto en la sociedad".. algo que ahora no se menciona para nada.
Los medios..¿reflejaron la división..? , ¿o justificaron fusilamientos, persecuciones..?

"LAS PARADOJAS DE LA HISTORIA (1)
MARIO POLIAK --DYN-
Pasaron 50 años del levantamiento militar que tuvo como epicentro a la provincia de Córdoba, que derivó en la autoproclamada "Revolución Libertadora" No fue un golpe más. Fue, ni más ni menos, el que terminaría  con un ciclo histórico que, para bien o para mal, cambió dramaticamente la suerte del país.
Otra historia comenzaba en 1955, que dejaría grabada a fuego la impronta de la que no lograría librarse la segunda mitad del siglo XX. Posiblemente esa historia se haya cerrado en diciembre del 2001, aunque tal vez sea apresurado extraer conclusiones terminantes.
Lo cierto es que, antes y después de setiembre de ese lejano año, la historia argentina giró en torno al peronismo. Perón y el fenómeno político-social que creó se constituyeron en la figura excluyente, omnipresente, de  las últimas décadas. Prácticamente ningún hecho sobresaliente ni ningún proceso político dejó de tenerlo como protagonista.
La 'desperonización' que pretendió iniciar la Revolución Libertadora -más evidente a partir de noviembre, con el ascenso de Aramburu y la consolidación de los sectores liberales de las Fuerzas Armadas- acabaría en un estrepitoso fracaso y, muy a pesar de sus impulsores, lograría una y otra vez la resurrección del peronismo. Una auténtica paradoja de la historia.
Si la sociedad y los militares se habían dividido durante la década del primer y segundo peronismo, la reacción "gorila" provocaría una división aun mayor dentro de las Fuerzas Armadas. Esa tensión llegó a dirimirse en el campo de batalla con el enfrentamiento, en 1962, entre "azules y colorados". Hasta los proyectos de nación que separaron a nacionalistas y liberales llevaron implícito, de alguna manera, el interrogante de qué hacer con el peronismo; un intríngulis que nunca pudieron resolver los uniformados.
(..) Lo paradójico, nuevamente, es que hoy, 50 años después, con varías "resurrecciones", parece ser el propio peronismo el que va camino hacia su autodestrucción una vez más.
Convertido en actor excluyente del juego político, con un radicalismo que sólo atina a arrojar manotazos de ahogado frente a lo que parece ser su irremediable desaparición, el peronismo amaga con seguir sus pasos.
Conviven en él -como históricamente lo han hecho, pero esta vez sin un liderazgo cohesionador- diversas corrientes y otros tantos proyectos. En realidad, el mismo partido que fue eje de cambio histórico e inclusión social, hace rato que sufre una severa crisis de identidad.
(..) Los defectos de sus adversarios más que sus propios méritos hacen que hoy, a medio siglo de su primera derrota, el peronismo siga siendo el eje alrededor del cual gira la rueda de la historia política nacional, aunque parece darse más en un plano simbólico que real.
A medio siglo de aquellos hechos, el peronismo como estructura partidaria parece cascara vacía y desde el mismo poder peronista se anuncia el comienzo de un nuevo ciclo. Una paradoja más de las muchas que jalonan la historia de este movimiento."

Se preanunciaba la "autodestrucción".. la falta de liderazgo, la  crisis de identidad…
Ahora se anuncia el fin de un ciclo, se "descubre" la división… esa misma que profundizó de modo violento una Revolución Fusiladora… que había declarado  terminar con un "ciclo" antidemocrático, de falta de libertad…

¿Qué es un ciclo..?
Serie de etapas o estados por los que pasa un acontecimiento o fenómeno que se repiten en el mismo orden hasta llegar a una etapa o estado a partir de los cuales vuelven a repetirse en el mismo orden: las reservas de agua dulce de la Tierra se reponen gracias al ciclo del agua, que se evapora, forma nubes y cae en forma de precipitación.


Sí… se repite un ciclo… vuelven a denunciar falta de libertad, de no respeto a las instituciones, corrupción.. Y están dispuestos a repetir  el deseo de  'desperonización' que pretendió iniciar la Revolución Libertadora.. y su violencia. 
Pero como el agua.. algunas políticas se renuevan... se precipitan sobre los más necesitados… Que no olvidan.. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario