jueves, 27 de junio de 2013

LECCIONES DE HISTORIA..


http://bloggersenaccion.blogspot.com.ar/






Escuchar, leer las declaraciones de los periodistas, opinólogos y políticos opositores repitiendo las consabidas frases de "respetar la democracia, las instituciones, división de poderes, falta  de políticas, pobreza, división de la sociedad" y todo el repertorio de clichés, sin citar fuentes, brindar datos y responsabilizando al gobierno.. sin mirar hacia atrás, contextualizar.. asumir responsabilidades de acontecimientos anteriores, es cosa de todos los días.
Recordar que ésto también pasó en el primer peronismo no hace otra cosa que dar motivos para que puedan decir que "el peronismo siempre fué igual"...
Pero también vale la pena recordar que algo similar ocurrió con otros gobiernos no peronistas.
Siempre se menciona al gobierno de Illía como ejemplo de la democracia... y se aduce su derrocamiento al peronismo -dicho sea de paso, proscripto, en un "gobierno democrático"- sin hacer referencia a otros movimientos que hicieron mucho para ese derrocamiento.

¿Que recuerdan algunos integrantes de ese gobierno..?

"¿Cuál fue la actitud de la prensa frente al gobierno de lllia?
Emilio Gibaja: Se veía que toda o casi toda la prensa del país estaba en la campaña para desprestigiarlo y no se hacía nada. Los semanaríos Primera Plana y Confirmado estaban en la campaña total con Mariano Montemayor, con Jacobo Timerman, con todos ellos. Ciertos intelectuales de izquierda estaban jugando al golpe. Y la derecha ni hablar.
Timerman era un golpista enfervorizado, tenía de socio al comodoro Güiraldes, que era golpista. Llegaron a las cosas pequeñas. Le encargan a Tomás Eloy Martínez un reportaje a la señora de Illia y la hace quedar como una señora gorda que no sabía hablar. Era maestra la señora Emma. Un reportaje con tan mala leche, porque uno lo ve escribir ahora y uno dice "a la pucha, qué bien escribe este tipo, cómo se rebajó a una cosa así."  Montemayor, facho total, franquistas todos. Primera Plana y Confirmado estaban decididos a la campaña anti-Illía. Parte de Clarín a veces y los canales privatizados, lo mismo. Illia no quería usar el Canal 7 para defenderse, ni para difundir nada.

(...)¿Cuales era las excusas de la conspiración?
Emilio Gibaja: Onganía conspiraba para tener el poder. Las excusas que ponía era que era lento, que no se movía, que tenía una política equivocada internacionalmente, caso de Santo Domingo y la relación con China, que las universidades estaban llenas de comunistas, que el gobierno estaba infiltrado, que era inoperante, que los contratos petroleros perjudicaban al país, que la ley Oñativia de medicamentos era nefasta y que nos iba a poner de enemigos a todos.

¿Que intereses económicos y de poder se movían detrás del golpista Ongania: 
Emilio Gibaja: Mire, a los pocos días de asumir Onganía ya lo designan a [Alvaro] Alsogaray embajador. Alsogaray va a Estados Unidos y visita las cámaras medicinales diciendo que esa ley no corría más. Primera cosa que hizo Alsogaray. Fíjese si habría plata en juego. Como siempre como cipayos, porque éstos son los militares que no tienen vergüenza de entregarse. Había una posición de subordinación a Estados Unidos y yo no le puedo decir si era por plata, era porque el país o ese tipo de gente respondían a ciertos sectores empresarios y de capital de Estados Unidos. Vio que en Estados Unidos se manejan medio independientemente. Usted puede tener al Departamento de Estado de un lado y a la CÍA del otro. No hay duda de que el Pentágono le decía a Onganía: "Hay que hacer esto". Onganía quería aplicar la doctrina de seguridad nacional para que las Fuerzas Armadas vigilaran la posibilidad de entrada del comunismo en el país. Civiles más nacionalistas, militares conservadores, casi entreguistas." (1)

Pero esos fines no eran los declarados..

"La excusa
El golpe cívico-militar era imparable y solamente faltaba el pase final hacia la Casa Rosada. Las clases medias y altas habían sído hábilmente trabajadas por una feroz campaña mediática que había puesto el acento en el "vacío de poder" "la ineficiencia", "el carácter casi obsoleto del sistema democrático" y las ventajas de una moderna y tecnocrática dictadura que sacaría al país del empantanamiento, la abulia y el atraso en que lo había sumido "la tortuga". Los sectores populares, que serían, como siempre, los más afectados por el golpe, estaban cooptados, en un importante porcentaje, por una dirigencia gremial y política burocrática que hacía del golpe una instancia más en su carrera hacia el poder y en su competencia por hacer méritos pero, a la vez, competir con el propio Perón. No sentían ninguna afinidad con un gobierno que consideraban ajeno, a pesar de medidas como las leyes de medicamentos, de abastecimiento y del salario mínimo vital y móvil. Los sectores combativos del movimiento, muchos de ellos provenientes de los cuadros sindicales, se opusieron al golpe y denunciaron la maniobra vandorista, pero su actitud era minoritaria y sería desautorizada por el propio Perón, que alentó el golpe y lo apoyó, como veremos, explícitamente.
La excusa final para el derrocamiento de Illia parece copiada de una mala comedia de enredos, pero a veces la historia argentina tiene esas cosas." (2)

Illía también chocó con organizaciones como la Sociedad Rural y la Unión Industrial que se habían unido en un asociación antiestatal llamada ACIEL (Acción Coordinada de las Institutos Empresarias Libres). Ambos atacaron persistentemente el déficit del Estado, la inclinación del gobierno por los controles de precios y de cambio, su proteccionismo a las empresas públicas como YPF y la decisión de mantener congelados los arrendamientos agrícolas impuestos bajo el gobierno de Ramírez en 1943.

.."la ineficiencia", "el carácter casi obsoleto del sistema democrático"..¿no son palabras que se escuchan en estos discursos actuales..? ¿cuantas voces se alzan contra "el cepo al dolar"..?
Vale la pena recordar entonces, alguna de las consecuencias de los hechos que "sacaría al país del empantanamiento, la abulia y el atraso"..
  • La "Noche de los bastones largos", desnuda la política educativa del onganiato, la cual apuntó a la persecución ideológica que tuvo, como consecuencia final, la fuga de cerebros hacia el exterior, lo cual obviamente hizo bajar el nivel docente y educativo.En el mismo año de su instalación la dictadura cobró su primer víctima mortal. Santiago Pampillón fue asesinado a balazos mientras participaba de una marcha pacífica de protesta estudiantil en Córdoba. Le siguió Hilda Guerrero de Molina que reclamaba, también pacíficamente y entre miles de personas, contra la desocupación que generaba el cierre de ingenios en Tucumán. Entre otros, los estudiantes Juan José Cabral en Corrientes, Adolfo Bello en Rosario y el metalúrgico Norberto Blanco también en Rosario, fueron engrosando la lista de asesinados.
  • La conducción económica fue encomendada por los conmilitones de Mariano Grondona al tecnócrata Adalbert Krieger Vasena, ex ministro de Aramburu, Krieger Vasena trató de preservar la gradualidad del proceso con medidas a corto plazo, que dieron sus frutos por un tiempo. Para eso tomó una medida que resultaría a la postre conflictiva: devaluó el peso en un 40%, a la vez que procedió al congelamiento de los salarios. Las consecuencias de esta política económica fueron profundizar la dependencia de nuestro desarrollo capitalista y relanzar el proceso de degradación económica progresiva de la clase obrera argentina y los sectores medios de la sociedad. Mientras tanto, el capital se acumulaba de una manera ordenada y eficaz en las arcas multinacionales que gravitaban de una manera cada vez más abierta en las decisiones nacionales. "La devaluación brusca del peso, en circunstancias en que las firmas locales registraban ya fuertes endeudamientos con proveedores externos de tecnología, equipos e insumos y las dificultades financieras, llevaron al traspaso de parte o la totalidad del paquete accionario a las multinacionales, que avanzaron así en la monopolización." 
  • El gobierno militar avanzó entonces en su proyecto de entrega económica firmando convenios como el que obligaba, por ejemplo, a YPF, todavía en manos del Estado Argentino, a pagar compensaciones a empresas extranjeras por los contratos que había anulado Illia; con el argumento del déficit se decretó el achicamiento del Estado dejando en la calle a miles de empleados públicos; se reformó la "ley de inversiones extranjeras" en favor de las multinacionales. Y bajo la dirección del ya mentado Krieger Vassena, ex funcionario de Aramburu y hombre de confianza del FMI Onganía buscaba, con su apoyo, dar pasos en pro de una mayor concentración de la riqueza. Para ello utilizaba la única alternativa viable: reprimía con palos y muerte cualquier expresión opositora; que al ser mayoritaria no hubiese permitido democráticamente la consumación de esos objetivos económicos. 
Y los medios.. "defendían la libertad de prensa":

"Reacción tardía
El gobierno intentó muy tardíamente ponerle coto a la campaña golpista de los medios de comunicación encabezada por Primera Plana y Confirmado, cuando el 14 de junio el ministro de Educación y Justicia denunció a ambas publicaciones y a los periodistas Mariano Grondona y Mariano Montemayor por eventuales actos de rebeledía.
Una de las denunciadas, Primera Plana se defendía de la siguiente manera:

"Aunque el lenguaje de la denuncia es por demás confuso, y aunque de ella no surgen claramente quiénes son los imputados, aparentemente el Ministro incrimina a Primera Plana y al columnista Grondona por participar en "la creación de un clima psicológico propicio" a la instigación directa que, en este caso, estaría consumada por un artículo de Montemayor. Las afirmaciones del martes 14 tienden a crear la imagen de una gran confabulación en la que cada revista (o cada columnista) se habría reservado un especial cometido, confiando por fin a Montemayor la ejecución directa de supuesto delito. Esto crea la improbable figura jurídica de la "instigación preparatoria de la
instigación", en la cual, según el Ministro, habrían incurrido Primera Plana y Grondona. Para avalar sus afirmaciones, el doctor Carlos Alconada Aramburú señala algunos textos en los que Primera Plana da cuenta del clima político e institucional de la Argentina: [...] El pasaje en que el Ministro cita a Grondona dice así, por otra parte: "Es de hacer notar que en esta misma revista aparece, en la página 11, un artículo que firma el señor Mariano Grondona titulado 'La dictadura', en el cual se hacen reflexiones acerca de las relaciones entre dictadura y tiranía, que curiosamente aparecen como manifestaciones del general Onganía en el número de junio de 1966 de la revista Atlántida, en un artículo en el cual se sindica a este general como jefe del gobierno que se instauraría luego del golpe de Estado". La lectura de los textos que anteceden no permite sino verificar una norma habitual de Primera Plana: la de dar a conocer toda la verdad (sea o no agradable, ortodoxa o heterodoxa) a sus lectores. En cuanto a la mención del artículo de Grondona (N° 179), la culpa parece derivarse del hecho "curioso" de que el teniente general Onganía haya ensayado una distinción semejante, según la revista Atlántida. ¿Esto significa que el general Onganía leyó el artículo de Grondona y acepta sus distinciones? ¿O que, por el contrario, Grondona recogió la distinción del ex Comandante en Jefe? ¿O, por fin, que el redactor de Atlántida está influido por Grondona o bien influye sobre él? [...] Ningún hombre medianamente sensato podría creer en el montaje de esta extraña confabulación entre periodistas y militares. Los periodistas de Primera Plana informan; también opinan. Pero la realidad está más allá de ellos, inconmovible, permanente. Y es la realidad la que muestra a generales, almirantes y brigadieres reunidos, al Gobierno presionado, al golpe comentado en todos los ámbitos nacionales e internacionales. El periodismo no ha creado ni inventado esta situación. Culpar al periodismo por su existencia es como golpear al médico que anuncia una enfermedad: un acto tan gratuito como inútil." ["Otro ataque a la libertad de prensa", Primera Plana, n° 182, 21 al 27 de junio de 1966, pág. 21.] (2)
Pero ni la revista ni su editorialista estrella se hicieron mucho problema, porque redoblaban la apuesta con este editorial del inefable Grondona, titulado "Ser o no ser", donde señalaba: "De golpe, parece que tenemos algo importante entre manos. Que el tiempo urge. Que los plazos [...] corren a su fin". [Mariano Grondona, "Ser o no ser", Primera Plana, n° 182, cit.] (2)

Semanas después del golpe, desde la revista Extra, Mariano Grondona alegaba: “Detrás de Onganía queda la nada. (...) Onganía hace rato que probó su eficiencia. La de su autoridad. La del mando. Si organizó el Ejército (...) ¿por qué no puede encauzar el país? Puede y debe. Lo hará”. Tres años más tarde, también Onganía saldría eyectado de la Casa Rosada.

"El golpe fue bien recibido en los sectores y financieros liberales, el optimismo se reflejó en la Bolsa donde algunos papeles subieron hasta 70 puntos. Las entidades empresarias ACIEL, UIA, CGE y la Sociedad Rural manifestaron su entusiasmo y sus representantes asistieron al acto de asunción de Onganía.
Los partidos políticos, con algunos matices y a excepción del radicalismo y la izquierda tradicional, aceptaron la nueva situación como algo lógico y razonable.
Los sectores políticos y sindicales del peronismo adhirieron unánimemente al Golpe de Estado, como así también lo expresó Perón desde el exilio.
El ex presidente Frondizi consideró una necesidad el derrocamiento de Illia y se identificó con la imagen "desarrollista" de tecnicismo y eficacia que pretendían las fuerzas armadas." (3)

Por eso, para no repetir la comedia de enredos, en la que reaparecen en el escenario algunos comediantes,  recordemos palabras de Illía:

"Cuidar la libertad
"No hay que alarmarse; los argentinos tenemos un poco de facilidad para eso. Vivimos en libertad. Hay que saber cuidar la libertad. Hay que saber preservarla y defenderla, porque es el don más preciado que tenemos y algunas veces algún sacrificio se debe hacer para conservarla."
Palabras de Arturo Illia, citadas en Pedro Sánchez, El gobierno de Illia, Buenos Aires, Centro Editor de América Latina. (1)

(1):Felipe Pigna; Lo pasado pensado
(2):Felipe Pigna; Los mitos de la historia argentina 5   
(3) http://www.todo-argentina.net/historia/civmil/illia/

No hay comentarios:

Publicar un comentario