jueves, 6 de junio de 2013

Para la cátedra de Democracia, Dictadura y Tiranía.

Ver

Durante el gobierno del Dr.Arturo Illía, Mariano Grondona, -"La dictadura", Primera Plana, n° 179, 31 de mayo de 1966- uno de los que abonan el terreno para todas las Revoluciones, nos ilustraba de las diferencias existentes entre un tirano y un dictador...
(En el 2008 lo repite)

"..en la democracia hay situaciones normales y anormales. En las primeras, basta el rodar tranquilo y rutinario de los engranajes institucionales. En las segundas, hace falta una energía suplementaria, un esfuerzo especial del sistema para superar obstáculo de excepción. La democracia puede ir al paso o a la carrera. Y el estado de emergencia o de sitio es solo una de las expresiones de la anormalidad: manifestación legal, que es a veces la menos importante.
Actualmente se utilizan los términos"dictadura" y "dictador" como sinónimo de "tiranía" y de "tirano". Es un grave error de perspectiva histórica. "Tirano" llamaron los griegos a quien, usurpando el gobierno o abusando de él, concentraba todos los poderes en su mano por encima de la ley y oprimía al pueblo en su propio beneficio. "Dictador" llamaron los romanos, en cambio a quien era designado legalmente para enfrentar una situación de excepción, por un término preciso y con amplios poderes. El tirano es un monstruo, una deformación política. El dictador es un funcionario para tiempos difíciles.
Esta idea romana de la "dictadura" es más profunda de lo que parece a simple vista. No solo está en la base de todas las instituciones de excepción, como nuestro estado de sitio y nuestra intervención federal. Indica, también, que un orden político enfrenta a veces situaciones que exigen una extraordinaria acumulación de energía en algunos puntos decisivos. La vida histórica de las naciones no es lineal, sino quebrada. Hay tiempo de suave pendiente y hay tiempos de ascensión violenta. Hay tiempo en qué el horizonte es amplio y expedito y hay tiempos en que se cierra de golpe detrás de algún obstáculo monumental. La verdadera sensibilidad política reside, entonces, en apreciar debidamente la fisonomía de cada coyuntura. En ser cauto y monocorde cuando el país atraviesa la llanura. Y en adoptar la figura y la fuerza de los conductores cuando el camino se vuelve áspero y sinuoso."

..justificando a un dictador como un simple "funcionario para tiempos difíciles." 
Los "tiempos díficiles" de esos días ¿cuales eran..?


"La situación "anormal" de la Argentina reside, en primer lugar, en razones objetivas: en la ausencia de inversiones -es decir, en la ausencia de futuro-, en el colapso de los servicios públicos, en episodios reiterados de rebeldía sindical, en la falta de concordia política e institucional. En segundo lugar, cuentan razones psicológicas de tanta o mayor importante: la impaciencia colectiva por la inoperancia de un Estado antiguo ante un país moderno. Y, también, el doloroso recuerdo de un gran designio que los argentinos no han perdido de vista pese a sus dificultades: el designio de constituir una gran nación."

.. situación que él y otros tantos con su pensamiento, atribuyen a éste gobierno..
No hay inversiones, no hay planes, todo es un relato, falta de dialogo, inflación descontrolada, y varios etc... 
Si esa es la situación.. ¿no se justificaría un "funcionario para tiempos difíciles"... 

"A veces, la anormalidad se manifiesta en hechos que, tomados por sí mismos(..)son graves: la paralización de los servicios públicos, la violencia, la ocupación de fábricas, los disturbios callejeros. Pero la verdadera anormalidad es "crónica" y reside más abajo, en las capas profundas del espíritu nacional: en el deseo común e irresistible de estar a la altura de nuestros sueños.
Quizás el Gobierno esté a tiempo para interpretar esta esperanza y para asumir la responsabilidad de una sutil "dictadura" al estilo romano: la concentración de todas las energías políticas disponibles en una gran empresa nacional. Para ello, sin embargo, es necesario que advierta dos cosas. Primero, que hay una empresa nacional. Y segundo, que no la puede realizar solo."

¿Cambió Grondona su ideología..? No.. sigue apoyando a los dictadores.. 
Habla de falta de libertad de prensa... aunque no pueda mostrar un solo caso de medio censurado, un periodista preso.. no hay represión.. no se cerraron las cámaras legislativas, no se prohibieron actividades políticas...como los hubo en tiempos de su necesarios dictadores/funcionarios para tiempos difíciles, Onganía.. Lanusse, Videla y cia... que no fueron designados legalmente: usurparón el gobierno..
La economía ha mejorado, menos pobreza, menos desempleados...un "tiempo en qué el horizonte es amplio y expedito"...
Pero no duda en equiparar al gobierno al nazismo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario