martes, 20 de agosto de 2013

Noticias, información..Ética...

 Mientras el médico construye su ética alrededor de la vida y el abogado en torno de la justicia, el periodista lo hace sobre la base de la verdad.
Los demás valores están subordinados a ella.
Javier Darío Restrepo


¿Vale la pena entrar en la discusión sobre las cotidianas denuncias de Lanata, Carrio,  de los ¿diagnosticos a distancia? de Nelson Castro.. replicados por distintos medios.. o mejor hablar de ética periodística..?


Los imperativos éticos
El trabajo de los trabajadores de la prensa, a la luz de los imperativos éticos que emanan de su vocación profesional, debe servir a la comprensión de una realidad muchas veces esquiva y contradictoria. Y debe proporcionar a los receptores del mensaje periodístico los elementos que lo pongan a resguardo de la deformación, al exageración o la confusión, provocadas –a menudo- por la falta de un procedimiento informativo sereno y eficaz.
Elaborar contextos, darle al público la brújula que le permita poner orden en el escenario informativo cotidiano: ese es el desafío ético del periodista en los agitados tiempos que corren.
Y deben saber hacerlo sin retacear ni recortar en lo más mínimo el caudal de noticias que trascienden al público, simplemente, adicionándole a cada suceso el análisis interpretativo y contextualizador que ayude a su mejor comprensión.
Para hacer honor a ese compromiso, el periodista cuenta con algunos instrumentos tan antiguos como fundamentales: su sentido ético, su inteligencia analítica, su vocación se servir a la verdad. Esas armas deben serle suficientes. Todo lo demás le será dado por añadidura.

Según Pablo Mendelevich; Ética periodística en la Argentina y en el mundo. 1a ed. - Buenos Aires :Konrad Adenauer Stiftung, 2005...
 El Centro Internacional para Periodistas (ICFJ) ha logrado inventariar 208 códigos de ética periodística pertenecientes a editores, clubes de prensa, comités, asociaciones públicas, privadas y mixtas, gremios, diarios, cadenas televisivas, emisoras de radio y también autoridades estatales. Unos están vigentes, otros no. La nómina incluye algunos proyectos pendientes de aprobación. En la mayoría de los países, según esta lista, existe más de un código o proyecto. Pero también hay una buena cantidad (entre ellos Albania, Argelia, Bangladesh, Bielorrusia, Colombia, Etiopía, Guatemala, Italia, Japón, Portugal, Arabia Saudita, Zambia) donde se ha detectado un solo texto. El país más repetido es Estados Unidos, con trece entradas. Canadá tiene siete, Inglaterra seis y Francia cinco.
Son pocos los países que no aparecen en esta lista, es decir, aquellos en los cuales la ICFJ no halló códigos ni proyectos más o menos representativos. Uno es la Argentina.
Sigue manifestando el autor:
  
"En un país que registra más de cien periodistas desaparecidos, donde la prensa conoció toda clase de persecuciones y cercenamientos incluso bajo gobiernos constitucionales, puede parecer equívoco afirmar que la situación general del periodismo empeoró con los años, en plena democracia, o por lo menos que no evolucionó hasta llegar a niveles satisfactorios, y que ello se debió en alguna medida a la dificultad para instalar paradigmas éticos. Sin embargo, esa es la percepción que hoy parece tener la mayoría de los periodistas. En un estudio realizado por Giacobbe y Asociados para el Foro de Periodismo de Argentino (FOPEA) entre tres centenares de periodistas, uno de cada tres consideró que en una escala de 1 a 10 el “nivel ético general” merece una calificación de sólo 5 puntos. El 18,4% de los encuestados calificó con 4. El 11%, con 3. Nadie usó las calificaciones altas."
Ese es el concepto que ellos tienen sobre el periodismo..Es conocida la negativa de importantes sectores, sobre todo empresarios, pero asimismo profesionales, a poner normas relacionadas con el ejercicio del periodismo, como si la doctrina constitucional vigente -que rechaza toda legislación sobre la prensa- debiera abstenerse por extensión de cualquier pauta de funcionamiento, aun cuando ésta no fuera reglamentarista ni naciera del Estado, sino de acuerdos técnicos. Podría decirse que esa posición sumó adhesiones cada vez que un gobierno mencionó legislar en forma indirecta sobre cuestiones relacionadas con la prensa, ..siempre, en “defensa de la libertad de prensa”…aunque debieran decir libertad de empresa….





No hay comentarios:

Publicar un comentario