martes, 1 de octubre de 2013

LOS LECTORES PIENSAN BIEN...



Según Clarín del 01/10/13...

"Un informe de las Naciones Unidas asegura que el bienestar de los argentinos ha mejorado. Explica que las posibilidades del desarrollo humano en el país son mayores gracias a la mejora en los ingresos. Pero no todo es positivo. El trabajo también marca ciertas deudas pendientes, sobre todo en salud y educación. (..)Comparada a la región, la foto de Argentina es buena, porque viene con avances desde fines del siglo XIX, pero se quedó ante los avances de los últimos años del resto de los países de la región”.
El informe de PNUD hace hincapié en lo que falta: “En el siglo XXI el sistema educativo y el sistema de salud de Argentina han enfrentado con relativo éxito el reto de la inclusión, en particular tras la crisis de 2001-02. Pero aún quedan asignaturas pendientes en cuanto a la calidad y la eficiencia”.
Pero por más que hace muchos años  se proclamaban cultores de la verdad y de mantener informados a sus lectores
....uno ha aprendido a desconfiar de esas premisas...
y  de la "imparcialidad" de la información...

Leamos y comparemos...

El desempeño promedio de Argentina se mantuvo siempre por encima del promedio  mundial y el de América Latina y el Caribe, y por debajo del promedio de la OCDE.

Argentina disminuyó su brecha con la OCDE, especialmente luego de 2003; la brecha pasó del - 11% en 1980 al -8% en 2011.

Al mismo tiempo, la brecha entre Argentina y América Latina y el Caribe se redujo del  15% en 1980 al 8% en 2011, mientras que respecto del promedio mundial se redujo del 20% en 1980 al 16% en 2011. Estas variaciones sugieren una convergencia del desarrollo humano en niveles cada vez más altos, fenómeno que parece ser una tendencia mundial (PNUD, 2010a).



Los gráficos 1.2, 1.3 y 1.4 analizan la evolución de cada una de las dimensiones
básicas del IDH. La primera es la salud. Para estimar esta dimensión se utiliza la esperanza de vida, sobre la base de tres consideraciones: la longevidad tiene valor en sí, es una condición para que las personas alcancen sus metas, y está asociada con otras características beneficiosas, como buena salud y nutrición.

El gráfico 1.2 muestra las brechas porcentuales en la dimensión salud. En promedio, Argentina, la OCDE y el mundo han aumentado la esperanza de vida de sus habitantes a un ritmo similar. Por lo tanto la brecha entre Argentina, la OCDE y el mundo se ha mantenido casi sin cambios. Por el contrario, la brecha entre Argentina y América Latina y el Caribe se ha reducido significativamente, del 10% a menos del 5%. Esta reducción significa que el promedio de la región aumentó aceleradamente la esperanza de vida.

La educación es la segunda dimensión básica del desarrollo humano. Para medirla se utilizan los años de educación promedio y los años esperados de instrucción. El gráfico 1.3 muestra la evolución de las brechas educativas. Al igual que en la dimensión salud, Argentina redujo su brecha con la OCDE en el primer lustro de la década de 1980, y desde entonces esta se mantuvo en el orden del -6%, mientras que las brechas de Argentina con el promedio mundial y con América Latina y el Caribe también se

redujeron, aunque la magnitud de las mismas es aún importante: casi 20% con América Latina y más del 30% con el promedio mundial.
La tercera dimensión básica del desarrollo humano es el ingreso, y para medirla se utiliza el ingreso nacional bruto per cápita. El gráfico 1.4 muestra la evolución de las brechas de esta dimensión.

La brecha de ingreso es mucho más volátil que las de salud y educación. Esto no sorprende, ya que la variable ingreso es más sensible y cambia más en el corto plazo que la esperanza de vida o el nivel educativo. Pero en Argentina la volatilidad de la variable ingreso es mayor que en otros países, ya que en el período de referencia el país experimentó contextos internacionales y regímenes económicos nacionales muy diversos, algunos de los cuales fueron verdaderos experimentos económicos de consecuencias catastróficas.


Argentina vivió en el decenio de 1980 la “década perdida”, derivada en buena medida de la crisis de la deuda externa; y en la década de 1990, la “revolución neoliberal”, centrada en una política de privatizaciones, desregulación, apertura económica indiscriminada y un régimen de tipo de cambio fijo y convertible que cayó en una fase recesiva a partir de 1998 y explotó con la crisis de 2001-02. A partir de 2003, Argentina vivió una marcada recuperación, caracterizada por un favorable contexto internacional en los términos del intercambio y una política económica nacional basada en un tipo de cambio competitivo, superávits fiscal y externo, recomposición del ingreso de los asalariados y planes de contención social de cobertura amplia.
En la mayoría de las jurisdicciones el incremento relativo más pronunciado del IDH se
registró en el último quinquenio, especialmente en algunas provincias del norte. Asimismo, a lo largo de los 15 años analizados se identifica una reducción de la brecha entre la jurisdicción con el mayor valor del IDH y la del menor valor, lo que habla de una menor disparidad en el desarrollo humano de las provincias argentinas."
(..) En síntesis, el desarrollo humano en Argentina ha sido desigual. Sin embargo, los
datos también sugieren que tanto a nivel nacional como provincial la desigualdad del
desarrollo humano tendió a decrecer en el período posterior a la crisis de 2001-02, un
dato alentador. Argentina se caracterizó durante gran parte del siglo XX por ser la
sociedad más igualitaria de América Latina, con sistemas de salud y educación y  niveles de ingreso y seguridad social que facilitaban una movilidad social ascendente. Esto comenzó a revertirse en el último cuarto del siglo XX, especialmente como efecto de una sucesión de experimentos macroeconómicos de consecuencias catastróficas.
Aún se está lejos de recuperar aquellos niveles de igualdad y aquella movilidad social, pero esto podría cambiar si la tendencia de la última década se mantiene y profundiza."

(Datos extraidos de: "Los logros del desarrollo humano en Argentina. Argentina en el mundo. Informe Nacional sobre Desarrollo Humano 2013"



¿Será cierto entonces que "El informe de PNUD hace hincapié en lo que falta"....?
 ¿o más bien será que el "culto a la verdad" se predica..pero no se cumple..?
Pero hay algo de verdad... los lectores piensan bien....y no se conforman con una noticia...



No hay comentarios:

Publicar un comentario