sábado, 19 de abril de 2014

ANTEOJOS PARA LA MEMORIA NO HAY..?

Novedosa iniciativa de los jóvenes del MID…
“Los jóvenes del Movimiento de Integración y Desarrollo (MID) realizaron hoy una pegatina de afiches en el microcentro porteño, entregaron una carta a la presidenta Cristina Kirchner y distribuyeron panfletos y anteojos vintage para "simbolizar la visión de largo plazo del desarrollismo". (..) El punto de encuentro fue en Avenida De Mayo y Perú, donde la juventud del MID entregó panfletos con una propuesta para el gobierno, a tono con las políticas de desarrollo económico y social llevadas adelante durante el gobierno de Frondizi. (..) Por otro lado, los jóvenes desarrollistas enviaron una carta a la presidenta Cristina Kirchner con más de un centenar de firmas, en la que sostuvieron que "ha faltado en estos años la visión de mediano y largo plazo que valoramos como virtud paradigmática en políticos como Arturo Frondizi y Rogelio Frigerio". Tras hacer un inventario de problemas como la inflación, la fuga de divisas, el estancamiento de la actividad económica y las carencias de infraestructura, los jóvenes solicitan una serie de medidas de neto corte desarrollista.” Nota completa


Seguramente ellos y muchos de los que lean la nota, en 1958 no habían nacido, o eran demasiado jóvenes para recordar. Afortunadamente, hay libros que nos recuerdan a esos años…
Durante las elecciones de 1958, el Partido Justicialista se encontraba prohibido por el golpe militar que había derrocado al gobierno de Juan Domingo Perón; entonces, durante el exilio en España, Frondizi mandó a su asesor, Rogelio Frigerio, a contactarse con John William Cooke (un delegado de Juan Domingo Perón exiliado en Venezuela). Frigerio viajó para sellar el apoyo que Perón debía darle al candidato a la Presidencia de la Nación, Arturo Frondizi, en las elecciones de 1958. Así, el pacto se realizó a través de algunas reuniones, primero en Caracas en enero de 1958 y luego en Ciudad Trujillo en la República Dominicana en marzo del 1958. El pacto constó en que Perón llamaría por teléfono y le sugeriría a sus seguidores que votasen por Frondizi, y, en caso de que este ganara las elecciones, se comprometería a volver a restaurar los sindicatos como la CGT y a quitar aquellos decretos que prohibían que el peronismo se presentase en elecciones.
”Su gobierno estuvo caracterizado por un viraje ideológico, inspirado por Rogelio Frigerio, hacia un tipo de desarrollismo menos impulsado desde el Estado y más orientado al desarrollo de la industria pesada como consecuencia de la instalación de empresas multinacionales”  (La anulación que puso fin al sueño. Patagónico.net )

Quieren que se aplique “….una propuesta para el gobierno, a tono con las políticas de desarrollo económico y social llevadas adelante durante el gobierno de Frondizi.”

Su política sociolaboral, petrolera y educativa tuvo picos de alta conflictividad, con grandes manifestaciones y huelgas del movimiento obrero y del movimiento estudiantil, así como numerosos atentados contra el gobierno con fines políticos en los que resultaron asesinadas 17 personas entre civiles y militares. En ese marco de manifestaciones y huelgas, el gobierno ejecutó el polémico Plan CONINTES, que ponía a los manifestantes bajo jurisdicción de los tribunales militares y prohibía las huelgas.
Bajo el Estado Conintes, el gobierno de Frondizi detuvo a cientos de opositores, sindicalistas y activistas estudiantiles; a estos presos se los llamó «presos Conintes». También intervino a los sindicatos. Para concentrar a los detenidos, Frondizi habilitó las prisiones militares de Magdalena y Punta del Indio, y reabrió la cárcel de Tierra del Fuego, instalada en la Isla de los Estados, que Perón había clausurado en 1947. Algunos de los presos famosos de ese momento fueron el comunista Rubens Íscaro, los peronistas Andrés Framini y José Ignacio Rucci, y el folclorista paraguayo José Asunción Flores.
Recién el 2 de agosto de 1961, Frondizi dio por terminado el Estado Conintes. En 1962 volvió a declararse al país en Estado Conintes durante varios meses. El Plan era preventivo y no aplicaba penas posteriormente a que se diera por finalizado.
¿Esa es la propuesta para una política social…?  Sindicatos intervenidos, represión, presos..
En cuanto a “la visión de mediano y largo plazo”.. ¿fue esa la que se llevó a cabo..?
“…Durante el cierre de la campaña para las elecciones de febrero de 1958 (en las que su partido obtuvo apenas 38.000 votos), Alsogaray se refirió así a los cuatro millones de ciudadanos que llevarían a Frondizi al gobierno:
Por el doctor Frondizi votarán todos los resentidos y los que están en contra de este gobierno (el de Aramburu), una buena parte de los que apoyaron el gobierno anterior (el de Perón) y que ven en los intransigentes el menor de los males, y toda esa pléyade de seudotécnícos y seudointelectuales de formación comunoide, que aspiran a integrar el elenco directivo de esa fracción radical.
Alsogaray al gobierno, el FMI al poder
A quien así se expresaba, Frondizi lo puso en el manejo de la política económica y laboral, con un poder que excedía ampliamente el de sus tareas específicas.  Y don Álvaro emprendió su labor con aquel famoso discurso:
Lamentablemente, nuestro punto de partida es muy bajo. Muchos años de desatino y errores nos han conducido a una situación muy crítica. Es muy difícil que este mes puedan pagarse a tiempo los sueldos de la administración pública. [...] Estamos viviendo de los préstamos extranjeros. Ninguna solución fácil puede prometerse. Sin embargo, "hay un programa de rehabilitación en marcha [...]. Todavía seguiremos por algún tiempo la pendiente descendiente que recorremos desde hace ya más de diez años. Se ha cometido un error en definir a este programa como un programa de austeridad, dejando que cada uno de los habitantes del país viva como pueda y como quiera [...]. Las medidas en curso permiten que podamos hoy lanzar una nueva fórmula: "Hay que pasar el invierno".

Justamente en aquel invierno, el diario La Nación daba el siguiente informe sobre cómo habían variado los precios entre junio de 1958 y junio de 1959:
pan, de $ 4,60 a $ 7,60 el kilo; leche, de $ 2,80 a $ 4,60 el litro; azúcar, de $ 4,90 a $ 8,60 el kilo; yerba, de $ 12,20 a $ 22 el kilo [...]; arroz, de $5,25 a $19,50 el kilo; aceite, de $ 19,85 a $ 70 la botella de un litro y medio;  papas, de $ 2,70 a $ 6,80 el kilo; [..] asado, de $ 9 a $ 24 el  kilo; cuadril, de $ 12 a 34 el kilo; bifes, de$ 13 a $38 el kilo” (*)
 Después de leer esas cifras, es extraño que en la carta a la Presidenta digan 
 "No es cierto que la inflación sea, como se ha sostenido, consecuencia del comportamiento inescrupuloso de comerciantes que pretenden saquear al pueblo argentino. La inflación es el resultado de la combinación perversa de déficit fiscal y expansión monetaria desmedida."

Debe haber alguna otra explicación..
“Alzogaray abusará de la paciencia de los pocos televidentes que había por entonces y los muchos radioescuchas con maratónicas conferencias, en las que usará cuadros y gráficos para explicar lo inexplicable. Pero estaba claro que cuando hablaba en público no se dirigía a la mujer y al hombre del pueblo sino a empresarios, militares y organismos internacionales, a los que rendía cuentas sobre la tarea que le  habían encomendado.
Frigerio tratará de explicar años más tarde la decisión de incorporar  a quien iba en contra de los planes desarrollistas y encarnaba el más ortodoxo liberalismo:
tuvo en cuenta, básicamente, dos elementos: por un lado era un hombre al que, a la sazón, se lo suponía una garantía contra la inflación, que preocupaba a vastos sectores de la clase media argentina. Por otro, satisfacía evidentemente a los grupos militares que habían sido objeto de una acción psicológica muy profunda y sistemática en el sentido de que nuestro equipo de gobierno era proclive a posiciones de izquierda. [...] Era una situación muy especial. Así como el liberalismo y la derecha nos acusaba de pro-comunistas, de pro-soviéticos y de agentes internacionales del comunismo, la izquierda nos acusaba de pro-imperialistas y de agentes de Estados Unidos» [...] (Alsogaray) asumió el formal compromiso de continuar con la política que estaba en aplicación [...] nosotros hicimos una mera concesión táctica con la designación [...]. Luego las dificultades con él tuvieron dos razones. Una fue su inoperancia para ejecutar las medidas con las que estaba de acuerdo. Otra, que no cumplió su compromiso y trató de bloquear la política de desarrollo. Así yo debí escribir un folleto contra su gestión, titulado "El país de nuevo en la encrucijada", y debí asumir el rol de opositor de nuestro propio gobierno.” 
(*)
(*) (Felipe Pigna; Los mitos de la historia argentina 5)

Si quieren que vuelva la moda de los anteojos y nada más…puede ser… Pero si quieren que vuelva la política económica y social de esos años, les agradezco "el aporte desinteresado y genuino, motivado por una sincera preocupación por el país, su gente y su destino.." pero pasé ese invierno y muchos iguales, sé lo que son las intervenciones, la represión.......y no quiero volver a pasarlo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario