miércoles, 23 de abril de 2014

VIVIENDO EN UN TUPPERWARE

"A Rick Goings le gustan los ejemplos. Toma lápiz y papel y explica cómo Tupperware, la empresa de la que es CEO global, usó el mismo modelo que Apple para diversificar sus productos y la misma estrategia de Nike para tercerizar la fabricación de sus conocidos artículos de plástico. "
El CEO, (siglas inglesas de director ejecutivo…pero “queda mejor” utilizar el término en inglés…) explica que “el gobierno no está haciendo el trabajo que debería hacer”  y generosamente se muestra como ejemplo de lo que “debe hacerse”….poniendo como modelo a Apple y  Nike….
El modelo  Apple por diversificar sus productos”… pero acá parece que querer dejar de ser un país dependiente de su agricultura, y pasar a industrializar productos primarios, dejar de depender de las importaciones…no es aceptable.. debemos “seguir con lo nuestro”…pero además, Apple tiene también otras particularidades:

"Apple y el trabajo esclavo:

imageToda mercancía es una máscara que oculta una historia: la del trabajo necesario para crearla. Los bellos y admirados productos Apple esconden historias sórdidas, de sobreexplotación, trabajo de menores, represión, condiciones infrahumanas y alta tasa de suicidios. Todo este horror se despliega en la empresa china Foxconn, que trabaja para Apple y es conocida como “la fábrica del infierno”. Detrás de la tecnología de punta y el delicado diseño, detrás de la seductora historia de Steve Jobs, hay otras historias que dramatizan, entre otras cosas, la globalización, el capitalismo actual y el rol del Estado chino en ese contexto. 12 horas diarias, 7 días a la semana: 350 pesos de sueldo por mes. Y hay que firmar que uno no se va a suicidar, eso sí.  (…) El sitio estadounidense Democracy Now ofreció un informe sobre la serie de protestas contra la firma: “Los manifestantes recorrieron unas seis fábricas de Apple en todo el mundo para pedir reformas de las condiciones laborales en las fábricas de los proveedores de Apple en China”, señaló el sitio al tiempo que mencionó que las protestas “se producen poco después de que se conocieran las duras condiciones y el opresivo ambiente laboral en Foxconn, el polémico proveedor chino de Apple, donde se suicidaron más de diez empleados”.     Fuente
En cuanto a Nike:
"Durante mucho tiempo Phil Knight, el presidente de Nike, ha sido el héroe de las facultades de ciencias empresariales. Prestigiosos medios académicos, como The Harvard Business Review, han elogiado sus innovadoras técnicas de marketing, su comprensión del fenómeno de la marca y su empleo precoz de la externalización. Incontables estudiantes de masters de marketing y comunicación han estudiado la fórmula de Nike, consistente en «Marcas sí, productos no». De modo que cuando en mayo de 1997 se invitó a Phil Knight a hablar en la Escuela de Ciencias Empresariales de la Universidad de Stanford —donde se había graduado—, se esperaba que la visita fuera uno de los tantos éxitos de Nike. En lugar de ello, Knight fue recibido por una manifestación de protesta, y cuando se acercó al micrófono los estudiantes le gritaron: «¡Fuera de ahí! ¡Paga un salario decente a tus obreros!». La luna de miel de Nike terminó dolorosamente. "(*)
La tan defendida “tercerización”, es la subcontratación, externalización de la mercadotecnia o tercerización (del neologismo inglés: outsourcing) es el proceso económico empresarial en el que una sociedad mercantil delega los recursos orientados a cumplir ciertas tareas a una sociedad externa, empresa de gestión o subcontrata, dedicada a la prestación de diferentes servicios especializados, por medio de un contrato...
¿Que consecuencias conllev..?
“Para Phil Knight, la producción no es la piedra fundamental del imperio de las marcas, sino una tarea fastidiosa y marginal.
Ésta es la razón de que ahora muchas empresas se desentiendan completamente de la producción. En lugar de fabricar los productos mismos, en fábricas propias, los «externalizan», tal como hacen las empresas de las industrias de recursos naturales, que externalizan el uranio, el cobre o la madera. Cierran las fábricas que poseen y contratan la producción afuera, a menudo en el extranjero. Y a medida que los antiguos puestos de trabajo se trasladan al exterior, algo más se va con ellos: la anticuada idea de que el fabricante es responsable de sus empleados. El portavoz de Disney, Ken Green, ofreció un indicio de la profundidad de este cambio cuando expresó públicamente su enfado ante las críticas que se vertían por las desesperadas condiciones que reinaban en la fábrica de Haití donde se manufacturan las prendas de la marca Disney. «No tenemos empleados en Haití», dijo aludiendo al hecho de que la fábrica es propiedad de un contratista. «¿Acaso conoce usted las condiciones laborales en que se fabrica el papel de su revista?» preguntó a Cathy Majtenyi del Catholic Register.”  (*)
Se desentienden de la producción, de los empleados… de las leyes laborales…
«SIN SINDICATOS NO HAY HUELGAS»
Un cartel colocado en una intersección central de calles de la Zona de Procesamiento de Exportaciones de Cavite reza: «NO ESCUCHES A LOS AGITADORES NI A LOS REVOLTOSOS». El cartel está escrito en inglés y pintado con letras mayúsculas rojas. Todo el mundo sabe qué significa. Aunque técnicamente hablando las asociaciones gremiales son legales en Filipinas, en las zonas existe una norma no escrita pero ampliamente aceptada: «Sin sindicatos no hay huelgas». Como sugiere el cartel, los obreros que intentan organizar comisiones sindicales son considerados revoltosos y se exponen a amenazas e intimidaciones.
(*)
Por supuesto, están quienes defienden esa política,  -como el “CEO” de Tupper- y lo ven cómo un progreso:
“...Y no escasean los economistas que interpretan las revelaciones cada vez más frecuentes sobre los abusos de las empresas diciendo que no constituyen un deterioro de los derechos de los trabajadores, sino un índice de una inminente prosperidad. «Lo que me preocupa», dijo el famoso economista de Harvard Jeffrey Sachs, «no es que existan tantas fábricas donde se explota a los trabajadores, sino que haya tan pocas (...), porque fue precisamente ese tipo de empleos lo que puso los cimientos de la prosperidad de Singapur y de Hong Kong, y que tienen que llegar al África para sacarla de la esclavitud de la economía rural» (*)
¡¡linda manera de sacarla de la esclavitud de la economía rural..!! ..que a ellos no los afecta, al contrario, les hace obtener mejores salarios..
“La ecuación es bastante exacta, especialmente en EE.UU. Según el sindicato AFL-CIO, «los ejecutivos de las 30 empresas que más despidos han anunciado vieron incrementarse en un 67,3 % sus salarios, sus extras y sus compensaciones a largo plazo». El responsable de la mayoría de los despidos que se produjeron en 1997 fue George Fisher, director ejecutivo de Eastman Kodak, que suprimió 20.100 puestos de trabajo y que ese mismo año recibió un regalo en opciones sobre acciones calculado en 60 millones de dólares. Y el hombre mejor pagado del mundo en 1997 fue Sanford Wiell, que ganó 230 millones de dólares como presidente de Travelers Group. Lo primero que hizo Wiell en 1998 fue anunciar que la empresa se fusionaría con Citicorp. Una decisión que, al mismo tiempo que hizo subir las acciones en Bolsa, se espera que deje sin empleo a miles de personas. En el mismo espíritu, John Smith, el presidente de General Motors que decidió los 82 mil despidos de que hablamos en el capítulo anterior, recibió en 1997 un regalo de 2,54 millones de dólares en compensación por las ganancias récord que obtuvo la compañía.” (*)
image 
Desde su particular mirada, eso es lo que debería hacer el Gobierno…. entonces, no se entiende muy bien cuales son las razones que la OIT hable tan bien de las políticas de empleo…a menos "que vivan dentro de un tupper"

  (*) Naomí Klein; No Logo

No hay comentarios:

Publicar un comentario