miércoles, 7 de mayo de 2014

SENSACIÓN DE INSEGURIDAD..

…¿nada más que en el kirchnerismo..?
Esto se decía……



”En los últimos meses, los medios de comunicación informaron, entre otros, de los siguientes hechos: dos jóvenes asaltaron un supermercado, el policía de guardia quiso rendirse pero, cuando hizo entrega de su arma y credencial, fue asesinado de dos tiros en la cara; un estudiante universitario secuestró a su novia, compañera de estudios, la condujo al sótano de la facultad y allí, esgrimiendo un arma, amenazó con matarla y con matarse; en la fiesta de fin de curso de un colegio secundario privado, los guardias de seguridad de la discoteca castigaron a unos muchachos que estaban provocando a otros, la gresca se generalizó y hubo treinta heridos, algunos graves; un trío de delincuentes asaltó un banco, tomó rehenes, la policía intervino torpemente y éstos resultaron muertos; dos hombres intentaron robar una quinta y, como no encontraron nada valioso, torturaron a la dueña quemándole las manos; una pareja castigó a su hija de tres años hasta matarla y los vecinos estuvieron a punto de lincharlos; los pasajeros de un ómnibus suburbano liquidaron a garrotazos a un delincuente que intentó asaltarlos armado con un cuchillo; un ciclista le partió una botella de cerveza a una joven señora que cruzaba una avenida céntrica a las ocho de la noche, con su hijita en brazos; dos borrachos adolescentes atropellaron y dieron muerte a tres amigas, un sábado a la noche; un chico de seis años que jugaba en el pasillo de una villa miseria murió impactado por un proyectil durante un enfrentamiento entre bandas de narcos; un policía fue muerto a balazos mientras custodiaba la entrada de un banco; dos ladrones organizaron un raid por los barrios de Buenos Aires, tomaron media docena de rehenes y terminaron muertos por la policía con cuarenta tiros; un kioskero, un almacenero, un farmacéutico, un carnicero, mataron a tiros a un/unos delincuentes que quisieron asaltarlos; varios jóvenes delincuentes, en apariencia drogados, mataron a tiros a un kioskero, a un almacenero, a un farmacéutico a quienes estaban asaltando; varios delincuentes mataron a varios policías y viceversa. Todos los días hay robos, atracos, accidentes callejeros, violencia armada en las villas miserias y también en los barrios ricos; en el centro de la ciudad, a la salida de las discotecas, los clientes se pelean a golpes casi todas las noches; en las cárceles, casi un tercio de los internos tiene HIV por las violaciones y el consumo de drogas; más de la mitad de los que salen en libertad vuelven a delinquir en los dos meses siguientes; se venden permisos de salida de delincuentes presos por homicidio; los motines en las cárceles son tan habituales como las agresiones de las barras bravas durante los partidos de fútbol; los estudiantes secundarios son regularmente asaltados, cerca de las escuelas, por otros chicos, muchas veces conocidos de sus víctimas; después de las doce de la noche casi nadie toma un taxi por la calle temiendo ser despojado por el propio chófer.
La lista de los casos de violencia urbana es prácticamente infinita. Alimenta un sentimiento de inseguridad colectiva que se ha convertido en una pasión: la pasión del miedo como (des)organizadora de la relación con el espacio público.”
(Beatriz Sarlo; Tiempo presente-fragmento)
       Nota completa
Repasemos lo que el mismo diario La Nación publicó hace unos años (en base a encuestas realizadas por el Centro de Opinión Pública de la Universidad de Belgrano (Copub) entre los vecinos de Buenos Aires) sobre el mentado fenómeno de la “sensación de inseguridad” o “sentimiento de inseguridad colectiva”:

“Los porteños consideran que el delito más frecuente es el robo, pero en segundo lugar ubican la violación, los secuestros y los homicidios, hechos ilícitos que están muy abajo en las estadísticas policiales."Hay una percepción inflada de estos delitos y los medios tienen mucho que ver, por ejemplo, con la violaciones y el caso denunciado en el subte [el más resonante, ocurrido en la estación Callao de la línea B]", explicó García Beaudoux. D Adamo completó: "Hay delitos que por su naturaleza afectan más la sensibilidad, pero cuando un delito sale bastante seguido en los medios, muchas veces se recibe como si se tratara de diferentes hechos". Y explicó que muchos entrevistas respondieron cosas como ésta: "Yo no siento inseguridad, pero si me tengo que guiar por lo que dicen los medios, sí hay mucha inseguridad". Así, los medios actúan como un termómetro.”

Nota completa

”El ministro del Interior, Federico Storani, convocará a todos los gobernadores a una reunión del Consejo Nacional de Seguridad y los invitará a adherir a un plan nacional de prevención del delito.
En los próximos días, el ministro de Justicia, Ricardo Gil Lavedra, se reunirá con Storani para ultimar los detalles de un borrador de ese plan, que intenta dar una respuesta a la ola de delitos callejeros que se expande por todo el país y a la creciente sensación de inseguridad de la población.
El 31,5% de los porteños respondió haber sido víctima de algún delito contra la propiedad -asaltos, robos, hurtos-, mientras que ese porcentaje llegó a 36,8 puntos en el Gran Buenos Aires.En Rosario, la cifra es de 41%. Y en la Capital, durante los últimos cinco años se triplicó la tasa de robos con armas.
Lo que preocupa a las autoridades es que perdure la alta tasa de inseguridad: el 84% de los porteños y de los bonaerenses consultados dijeron que temían ser víctimas de algún delito.”
Nota completa

“LA PLATA.- El gobernador Eduardo Duhalde reflotó ayer la idea de la aplicación de la pena de muerte y justificó su empleo en los casos de delitos calificados como "gravísimos".
"Tenemos delitos muy serios, muy graves", enunció el mandatario bonaerense, que además consideró que se debería estudiar la aplicación de la pena capital sin ningún tipo de complejos y con la garantía de que no haya error judicial. A su juicio, la pena de muerte se corresponde con los casos de violación de menores y de secuestros extorsivos seguidos de asesinato, como también en los homicidios cometidos por narcotraficantes para instalarse en el país o mantenerse en él.”
Nota completa
Esto es apenas un breve recorrido por las noticias de esos años…..… Sarlo dice en una parte de su nota:
“La lista de los casos de violencia urbana es prácticamente infinita. Alimenta un sentimiento de inseguridad colectiva que se ha convertido en una pasión: la pasión del miedo como (des)organizadora de la relación con el espacio público.
Trataré de explorar las dimensiones culturales de este problema. La primera y más obvia: ni Buenos Aires ni el conurbano que la rodea son, como Caracas, Bogotá, ciudad de México o San Pablo, territorios homogéneamente violentos. Sin embargo, la violencia ha aumentado y, aunque esto no es cuantificable, tanto como la violencia ha aumentado la sensación de inseguridad. Esto sucedió porque la sensación de violencia no se mide en referencia a la de otras ciudades latinoamericanas, sino que se la compara con la experiencia histórica de buena parte de este siglo en Argentina. La violencia se lee en relación a las expectativas de seguridad.”
Si consideramos que se afirma en La Nación que “la percepción de inseguridad no tiene que ver directamente con el aumento efectivo del delito” y que Beatriz Sarlo señala en su nota en Clarín que la sensación de violencia no se mide en referencia a la de otras ciudades latinoamericanas, sino que se la compara con la experiencia histórica de buena parte de este siglo en Argentina”, y no en diarios catalogados como amarillistas sino sólo en los diarios La Nación y Clarín.

Como hemos visto, ni el concepto de "sensación de inseguridad" ni el origen de la criminalidad son atribuibles al kirchnerismo, por lo que el necesario debate serio sobre la evolución de los delitos en nuestro país no debe basarse en preconceptos, prejuicios, el "sentido común" o falsos datos sobre los hechos, sino en una visión amplia y fundamentada sobre el tema.


No hay comentarios:

Publicar un comentario