martes, 3 de junio de 2014

LA PESADA HERENCIA

Clarín, en su suplemento económico nos “alerta” sobre la deuda del país y quienes la van a heredar..
“Por los acuerdos con el Club de Paris y Repsol, la Argentina “blanqueó” el pago de nueva deuda por US$ 16.200 millones. Sumados los intereses que corren hasta los vencimientos, US$ 14.611 millones deberán ser afrontados de aquí a 2019.  De ese total, en 2014 vencen unos US$ 1.000 millones y en 2015 otros US$ 1.500 millones, pero el próximo Gobierno (2016-19) deberá cargar con el pago de los restantes US$ 12.100 millones, a un promedio de US$ 3.000 millones por año, solo por estos dos nuevos compromisos. “
Unas cuentas muy sencillas… U$S 16.200 millones  / 40 millones  hab. = U$S 405 x habitante… U$S 101,75 por año… x $ 8,15 =  $ 831 x año…
Recordemos que el “periodista estrella” de ese medio, hace unos meses  proponía que se donase el 10% del sueldo “para una causa justa”….Hagamos otras cuentas…
$ 3.600 Salario MVM x 10% = $ 360 x mes x 12 meses =  $ 4.320 anual / 8,15 valor dólar =  U$S 530 anuales… Claro que los 40 millones de habitantes no trabajan… pero tampoco los que sí lo hacen, hay quienes ganan más que un Salario MVM… las cuentas son para tener una referencia..  
Pero lo que interesa es conocer las herencias… la que se deja.. y las que dejaron anteriores gobiernos..


"El 23 de febrero de 1984, a dos meses de instalado el gobierno constitucional, el Senado aprobó, por unanimidad, la formación de una "Comisión Investigadora de Ilícitos" referida a la gestión económica del gobierno militar.
Era obvio que caerían, bajo la lupa de la Comisión, los hombres que tuvieron la responsabilidad de la planificación, conducción y ejecución durante el "proceso" de un sistema económico signado por una apertura hacia los intereses de las empresas transnacionales en el marco de una "moderna" división internacional del trabajo. (..) El Senado no respondió a la expectativa que había generado. Selló con su aparente inoperancia la manifiesta complicidad con quienes no pudieron ser investigados. La Comisión creada no funcionó oficialmente nunca. Fue clausurada un año y medio después de su creación, sin haber producido informe alguno; salvo el último discurso del senador Villada intentando salvar una responsabilidad personal frente a la claudicación de los representantes radicales y a la ausencia de otros tantos "justicialistas".
(Alejandro Olmos; Todo lo que usted quiso saber sobre la deuda externa y siempre se lo ocultaron, pág 122)
  
"En el período militar entre Juan Carlos Onganía y Alejandro Agustín Lanusse (1966-1972) la deuda externa argentina se incrementó desde los 3.276 millones de dólares a 4.800 millones, un 46%. Entre los gobiernos de Héctor José Cámpora, Juan Domingo Perón y María Estela Martínez de Perón (1973-1976) la deuda ascendió de 4.870 millones de dólares a 7.800 millones, un 62%, dando el equivalente de 320 dólares de deuda por cada argentino (per capita).

Durante la última dictadura militar, autodenominada Proceso de Reorganización Nacional (1976-1983) la deuda trepó hasta los 45.000 millones de dólares, un 364%, con lo cual se pasó a tener una deuda per capita de 1.500 dólares. Los años ´70 (sobre todo la segunda mitad de la década) se caracterizaron por sus elevados índices de liquidez y sus bajas tasas de interés para préstamos internacionales, lo que propició la llegada de importantes corrientes de capitales a toda América Latina.  (..) Para 1980 el fracaso de la política económica de Martínez de Hoz ya era evidente, a lo cual se sumó un alza en las tasas de interés internacionales. La crisis bancaria estalló en el mes de marzo cuando el Gobierno decidió cerrar el Banco de Intercambio Regional, que por aquel entonces era el mayor de los bancos privados locales. A los pocos días, se dispuso el cierre de otros grandes bancos y la política de liquidación continuó durante todo el año. Esto provocó un pánico generalizado entre los inversores, que se tradujo en un retiro de depósitos bancarios y en una demanda especulativa de divisas. En 1981 finalmente la moneda tuvo que ser devaluada en forma significativa, lo que ponía al borde de la quiebra a los grupos económicos locales y a las empresas trasnacionales que estaban fuertemente endeudadas en dólares. Ante esta situación, el entonces Presidente del Banco Central, Domingo Cavallo, resolvió la implementación de un seguro de cambio para permitir a los deudores privados locales el repago de sus deudas con el exterior. Si bien dicho seguro incluía una tasa de interés, la realidad fue que la inflación y las posteriores devaluaciones terminaron licuando esas deudas, lo que en los hechos, se traducía en una estatización de la deuda externa privada.
Este hecho le sumó al Estado compromisos por más de 5.000 millones de dólares. Algunas de las empresas beneficiadas fueron -en orden empezando por la que adicionó más deudas-: Celulosa, COGASCO, Autopistas Urbanas, Pérez Companc, Acindar, Banco de Italia y Alpargatas entre otras.
Durante el gobierno de Raúl Alfonsín (1983-1989) se llegó a los 58.700 millones de dólares, subiendo un 44%. En la década del gobierno de Carlos Saúl Menem (1989-1999) se elevó un 123%, con 146.219 millones de dólares. Y en el período de breve mandato de Fernando de la Rúa (1999-2001) llegó a unos 147.667 millones de dólares, subiendo un 9%.
En lo que va desde la caída de de la Rúa hasta fines del 2013, la deuda bajó a 137.613 millones de dólares a raíz de las gestiones realizadas por los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner.

(…) Recién a partir de este siglo, se establecen políticas que producen dos fenómenos simultáneos: el endeudamiento externo baja por primera vez en términos absolutos un 37% y se observa un fuerte crecimiento de la economía, por el que el PBI casi se duplica. Estas dos acciones analizadas en conjunto, conocidas como el proceso de desendeudamiento, son las que imponen esta nueva realidad de sustentabilidad externa a nuestra economía y, por primera vez, se puede comenzar a pensar en el desarrollo nacional sin especular primero con la imposibilidad manifiesta de lidiar con el problema de la "deuda externa".
Ver Fuente

 Domingo Cavallo, (que dice que si los economistas no lo escuchan, son necios) bajo el ministerio de José María Dagnino Pastore estatizó la deuda privada de varios "capitanes de la industria" locales, muchos de ellos hoy fugados o quebrados.
¿Cuánto se pagó/mos por servicios de la deuda (esto es, amortización más interés)?
Entre 1976 y el año 2000, se pagaron 212.280 millones de dólares.
El período crítico de aumento de la deuda se registró durante la dictadura, básicamente durante la gestión económica de Martínez de Hoz y el Secretario de Estado para la Coordinación y Programación Económica, Guillermo Walter Klein.
El gobierno, en ese período, estimuló el endeudamiento de las empresas públicas con bancos privados internacionales. Fue un medio indirecto de desnacionalizar la economía del Estado. Las páginas 171 y 172 del fallo judicial por el caso Olmos demuestran que los préstamos adquiridos en la época no fueron, en muchos casos, más que asientos contables que volvían a los bancos de origen: como el Banco Central no administraba ni controlaba las reservas, los préstamos concedidos por los bancos norteamericanos eran recolocados como depósitos en estos mismos bancos o en bancos de la competencia.
Otra cuentita más… La deuda que dejó De la Rua: U$S 147.667 millones / 40 millones hab. =  U$S  3.691, 67 x habitante…
¿Se nota la diferencia….? Y hay otras diferencias más… se recibió un país al borde de la desintegración… en vez de moneda, circulaban bonos –que nadie quería-,  millones de desempleados, déficit fiscal, pobreza, miseria, científicos emigrando –o lavando platos-  y ahora, aún cuando faltan cosas… no es ese el panorama…
Por eso, se escuchan las voces críticas de los economistas que dejaron esa herencia.. y las de aprobación de quienes aspiran a gobernar, sabiendo que podrán recibir la herencia… y afrontarla.





No hay comentarios:

Publicar un comentario