miércoles, 11 de junio de 2014

RELATOS Y MITOS A TRAVÉS DEL TIEMPO

Leyendo la declaración de Boudou, podemos enterarnos de que entre las “pruebas”, se mencionan presentaciones de varios personajes que se distinguen por sus denuncias medíaticas… que se limitan a leer algo en un medio para presentarse en la justicia. El círculo perfecto: una noticia.. luego la denuncia y al otro día la noticia de “Una nueva denuncia contra….”

Así se convierte en el tema de conversación diario.. aparecen las encuestas sobre “los temas que le preocupan a la gente” donde la corrupción ocupa uno de los primeros puestos.. Pero.. nunca aparecen encuestas para saber que opina esa misma gente sobre la responsabilidad de De La Rua con las muertes del 2001.. que la justicia determina que no la tuvo… o las coimas en el Senado..”que no existieron”… las prescripciones de Aguad y U$S 60 millones perdidos… o las “coimisiones” por el megacanje…. NO.. acá, los únicos corruptos son los peronistas..acaso..¿no es de conocimiento público..?
Y algunos siguen insistiendo..
 
Claroscuros de la mujer que marcó la política argentina
Eva, lo que el mito no deja ver
Por Luis Alberto Romero. LA NACION; 31 de julio de 2012
Comienza la nota:

“Pronto la imagen de Eva Perón estará en los billetes de cien pesos en que reciben mensualmente el sueldo los jóvenes de La Cámpora empleados en alguna oficina estatal, cuya tarea consiste en aplaudir en los actos, escribir en los blogs, organizar "vatayones", escuchar, informar y también contribuir a la nueva versión del mito de Evita. Hasta ahora, cobrar el salario incluía una experiencia desagradable: enfrentarse con la imagen del detestado Roca, o en el reverso, con la del "ejército genocida". Desde ahora, el rostro de Eva reconciliará militantismo y prebenda.
La Fundación Eva Perón irrumpió en el Estado, se apropió de porciones de sus instituciones, su personal y su presupuesto, al que sumó aportes privados más o menos voluntarios. Combinó fragmentos de grandes políticas públicas -policlínicos, viviendas- con la "ayuda social directa", que fue el terreno preferido de Evita: dar personalmente. La acción del Estado en beneficio de los humildes -máquinas de coser, bicicletas- llegaba a muchos pero no a todos, ni a todos de la misma manera. Venía unida a la figura que personificaba al Estado, o más bien, lo reemplazaba
.”
Los mitos forman parte del sistema de creencias de una cultura o de una comunidad, la cual los considera historias verdaderas. Al conjunto de los mitos de una cultura se le denomina mitología. Cuanto mayor número de mitos y mayor complejidad tiene una mitología, mayor es el desarrollo de las creencias de una comunidad. La mitología sustenta la cosmovisión de un pueblo.  Y Romero considera historias verdaderas o intenta construir el relato que los jóvenes de La Cámpora reciben mensualmente un sueldo..¿pruebas, planilla de sueldos que corroboren sus afirmaciones..?
Antes, había que denigrar al nuevo actor social que tenía el tupé de considerarse un igual a cualquier otro integrante de la sociedad. Y así nació la leyenda que eran tan brutos que en las casas que recibían, similares a las que poseían los integrantes de las clases medias, levantaban el parquet y lo usaban como leña para hacer asados. Y hace poco,  declaró Ernesto Sanz: “Desde que se implementó el Programa de Asignación Universal por hijo, los datos marcan que lo que se venía gastando en juego y droga ha tenido un incremento” Otra vez, sesenta años más tarde, “utilizan el parquet para hacer asado”.
Pero eso pasa a ser otros de los mitos antiperonistas… como los “Planes Descansar”… y también la corrupción de la Fundación Eva Perón… que él continúa alimentando:






“La fundación manejó un presupuesto incalculable y no quedaron rastros de cómo lo gastó. Casi anticipó lo que con el tiempo llegó a ser nuestro Estado: una caja misteriosa y un cúmulo de prebendas discrecionales. Si Perón fue un constructor de Estado, con criterios universales y generales, Evita fue un vendaval que avanzó arrasando los cimientos estatales que Perón creaba. No es fácil hacer un balance. Habría que poner en un platillo los millones de beneficiarios de la Dama de la Esperanza y en el otro platillo otros tantos millones de potenciales beneficiarios del fallido Estado de Bienestar. Unos lo vivieron; los otros no habían nacido, pero lo pagaron.”
Para Romero, no quedaron rastros de cómo lo gastó, sin embargo, cómo historiador debería saber que sí hay rastros: Néstor Ferioli, en  “La Fundación Eva Perón/1 Buenos Aires: Centro Editor de América Latina, 1990”  ha escrito algo..
Después del golpe militar, la Fundación fue saqueada sistemáticamente y al final destruída. Se rompieron los frascos de los bancos de sangre de los hospitales de la Fundación porque cada frasco tenía el sello “ Fundación Eva Perón”. Los pulmotores (iron lungs) fueron secuestrados durante una epidemia de polio porque tenían placas metálicas con las palabras “Fundación Eva Perón”. Se determinó que los muebles de los hospitales, hogares para niños, hogares escuelas y hogares de tránsito eran demasiado lujosos para los ahora sin privilegios. Fueron confiscados, como fueron confiscados los regalos que los jefes de estado dieron a Evita durante su viaje a Europa (que ella usó para adornar sus hospitales y hogares), vendidos en remates privados o destruídos. Camiones militares llegaban a los edificios y depósitos de la Fundación y partían llenos. Lo que no se robó, se destruyó (se quemaron montañas de sábanas y frazadas cuando se podría haber quitado las etiquetas ofensivas para usarlos).   Se formaron comisiones y subcomisiones para desmantelar la Fundación y disponer de su capital. La subcomisión N° 39 se quejó de que una organización destinado a ayudar a los humildes los había servido con un lujo que no correspondía a la cultura y costumbres de los destinatarios (ver Vicepresidente de la Nación. Comisión Nacional de Investigaciones: documentación, autores y Cómplices de las Irregularidades Cometidos durante la Segunda Tiranía [según ellos, Rosas fue el primer tirano y Perón el segundo], Tomo III, Buenos Aires, 1958, citado en Ferioli, FEP/II, 161). Traducido del lenguaje burocrático eso significaba que un cuadro de Caravaggio no debía estar en un Hogar de Tránsito donde mujeres y niños no poseían un nivel cultural suficiente para apreciar una obra de arte. Por eso, las obras de arte serían rematadas o regaladas a gente con capacidad para apreciarlas. La oligarquía y los militares se comportaron con vándalos, a pesar de que el General Lonardi había prometido que después del golpe no habría “ni vencedores ni vencidos.” Como dice Néstor Ferioli, Evita no era Robin Hood con faldas (ibid, 40), saqueando a los ricos para dar a los pobres. Sin embargo, sus enemigos estaban tan convencidos que el dinero de la Fundación venía de extorsiones que después del golpe de estado de 1955, los comerciantes fueron invitados a denunciar todo incidente de extorsión o corrupción. Aunque se estableció dos comisiones, sólo hubo una denuncia por parte de la mueblería Sagasti. La denuncia no tuvo éxito. Sagasti había querido entregar a la Fundación camas mal hechas y de madera inferior. La Corte falló en contra de la mueblería (Ferioli, FEP/II, 161-162).
La Comisión Nacional también tuvo que admitir que: 
“A pesar de la exhaustiva investigación llevada a cabo no se han llegado a comprobar hechos que estuvieran penados por las leyes, pues el procedimiento técnico y legal al que se ajustaron las licitaciones, concursos de precios y compras han sido realizados en todo momento dentro de las normas administrativas de rutina, pero tampoco cabe duda alguna que ciertos jefes de dichas dependencias se encuentran comprometidos, pues muchos detalles nos llevan a esa presunción, mas al ser imposible probarlos por falta de elementos de juicio indispensables, no puede iniciarse acción judicial alguna contra los mismos.” (Ibid, citado en Ferioli, FEP/II, 161).
.. o lo que cuenta  “Una dama católica, doña Adela Caprile [María Delfina Matilde Salomé Caprile de Ezcurra – ver Ferioli, FEP II, 167], que formó parte de la comisión liquidadora de la Fundación instaurada tras la caída del peronismo, nos ha confesado…’No se ha podido acusar a Evita de haberse quedado con un peso. Me gustaría poder decir lo mismo de los que colaboraron conmigo en la liquidación del organismo’.” ¨[Alicia Dujovne Ortiz, Eva Perón (New York: St. Martin’s Press, 1997), 238. ]

¿Vale la pena seguir con el texto de Romero…?  Sólo el párrafo final:

“¿Fue Eva autoritaria o democrática? ¿Tradicional o progresista? Clasificar todas sus iniciativas en un esquema simple es tarea vana. Mucho más lo es reducir la Eva Perón política a un solo calificativo. Pero no hay dudas de que fue una persona política prodigiosa -todo lo hizo en nueve años- de esas que dejan su huella. Una huella en la que algunas cosas fueron elevadas y otras, aplastadas. En la que brotaron espigas y también yuyos malos. Pero además, fue una de esas personas singulares, en las que es fácil que la sociedad deposite tanto anhelos como odios. No cualquiera puede alojar un mito. Evita generó muchos y lo sigue haciendo. Algunos poéticos y otros groseramente manipulativos. Sin duda, sigue entre nosotros.”
Extraña ver que un historiador deje la pelota picando.. no es fácil ”reducir la Eva Perón política a un solo calificativo”… pero sí resulta fácil y cómodo acusarla de corrupción… en vez de hacer una investigación, como haría cualquier académico serio..
La característica definitiva de los mitos es ser viejos relatos memorables de extraordinaria pervivencia, los mitos habitan el país de la memoria. Es decir, perduran en nuestro imaginario colectivo, con una extraña fascinación, desafiando el olvido. Muchos hunden sus hondas raíces en una antigua religión y persisten luego en los cauces de la literatura a lo largo de la historia. Con su rica carga simbólica y su enigmático mensaje se prestan a recreaciones y reinterpretaciones múltiples, y vuelven a ser evocados una y otra vez en los diversos géneros literarios: en forma épica, lírica y trágica. Son relatos de intenso dramatismo y misterioso encanto sobre las grandes pasiones y sufrimientos, temores y audacias de unas figuras paradigmáticas, esos personajes inolvidables que van y vienen por los senderos de la fantasía mítica.  Una misma trama puede aparecer en un mito, un cuento o una leyenda, dependiendo de cómo se presente la historia (como verdadera o ficticia) ..Y algunos se ocupan de mantener vivas algunas ficciones, a pesar de las pruebas en contrario… y también de dar origen a otras ficciones..para que se conviertan en mitos.… cómo después de muchas décadas será el de la corrupción kiechnerista… aunque no prueben nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario