sábado, 2 de agosto de 2014

ESTEREOTIPOS DE LOS CIPAYOS

¿Se puede caer tan bajo..? ¿puede una nota de un “columnista ocasional”  provocar la exteriorización de de los sentimientos más rastreros de quienes viven pensando que este es un país de mie…, cómo decía Jauretche..?
El diario español El País publica una nota:
‘Por qué íbamos con Alemania’. Los españoles deseábamos casi unánimemente la derrota de Argentina en la final del Mundial porque nos pueden los estereotipos” ,
(acá) que es reproducida por el el suplemento de La Nación (Ver)
Dice la nota entre otros comentarios:
“… Tiraré de estereotipos para explicarlo. No digo que los comparta ni que sean justos. Simplemente funcionan para explicar, por ejemplo, por qué vemos a todos los argentinos como porteños buscavidas y gigolos. Y por qué ellos nos ven como gallegos brutotes con mierda de vaca entre las uñas y con aires de virreyes…”
Aclara que es un estereotipo y por eso puede ver a todos los argentinos como los porteños.. que no tienen mucho en común con los habitantes de otros puntos del país… es cierto que en tiempos de la dictadura genocida España recibió a muchos argentino que no nos han dejado muy bien parados… pero no lo han sido todos.. Y lo de gallegos brutotes..¿no es lo que hacen en España con los leperos..?
También dice:
“…  Animamos a la selección alemana porque su juego dinámico y bonito era, en realidad, una prolongación del nuestro, su tiki taken era nuestro tiki taka con 10 centímetros más….Los jugadores argentinos nos parecen marrulleros, violentos, al servicio del antifútbol. Olvidamos que un tal Andoni Goikoetxea, que fuera seleccionador de nuestras jóvenes promesas, aún exhibe como un trofeo las botas con las que le quebró el peroné a Maradona, el extraterrestre argentino que mejor ha tocado una pelota sobre la faz de la Tierra. Goiko tiene otro trofeo, el que le otorgó The Times como jugador más violento de la historia.”

Su tiki taka … ¿no tendrá que ver con la cantidad de futbolistas de otros países que han formado y forman sus equipos..? Al voleo, algunos nombres: Fernado Redondo, Diego Latorre, Diego Simeone, Matías Almeyda, Ariel Ortega, Gabriel Heinze, Diego Cagna, Pablo Aimar, Javier Saviola, Maxi Rodríguez...unos pocos argentinos  entre los miles de extranjeros que han jugado o juegan en España..
Pero lo que indigna realmente son los comentarios que hacen los lectores de La Nación.. y los que aprovechan para copiar y pegar la nota y  hacer comentarios dándole la razón, diciendo que no nos quiere nadie.. en momentos que Argentina está recibiendo el apoyo, la solidaridad de muchísimos países ante la voracidad de los buitres… que importa mucho más que ganar o perder un partido de fútbol..
Contrariamente, los comentarios que hacen los propios españoles en El País, expresan otra visión:

  • "Que una amplia mayoría de los españoles fuera con el equipo del país que nos sojuzga es un buen indicativo de nuestro profundo atraso. Alemania ha devastado Europa demasiadas veces como para recibir nuestras simpatías. No le profeso odio, todo lo contrario, a Argentina, país, como el nuestro, de raíces latinas (romanas). PD: cuánta estupidez hay en torno al fútbol."
  • "Y, por cierto, el comentario del autor: "Odiamos a los argentinos porque creemos que hay que utilizar el satélite de Google Maps para observar el tamaño de su ego." Creo que se equivoca de nacionalidad: se refiere, sin duda a los alemanes... Y esto no es un tópico. Verdaderamente, sois madrileño centristas. Como en Madrid ibais (parece ser) con los alemanes, automáticamente, un periódico de ámbito estatal titula: "¿Por qué íbamos con los alemanes?". Ya te digo yo que en Catalunya, casi todo el mundo iba con Argentina. Y seguramente (y, a pesar de todos los razonamientos que hace el autor), Messi tenía mucho que ver con ambas filias contrapuestas (la de los madrileños y la de los catalanes). Pero el caso es que este titular y artículo son un ejemplo de la visión monolítica y hegemónica que tiene el nacionalismo español de España. Efectivamente, aquello que en Madrid se ve de una manera, es inmediatamente generalizado y proyectado al conjunto de las Españas. A nadie se le puede llegar a ocurrir que en otra parte los sentimientos sean distintos. Evidentemente, éste es un asunto trivial y no me siento en absoluto ofendido o menospreciado por no tenérseme en cuenta en este artícula, pero es revelador de los resortes automáticos e inconscientes que activan el pensamiento capitalino y el pensamiento nacionalista español. Sí, ése que no existe."
  • "¡Menuda tontería de artículo!. Debe ser de esos que se escriben para provocar comentarios y generar tráfico en los foros y mejorar los ratings de El País en los buscadores. Salvo que los catalanes ya no seamos españoles (y yo creyendo que todavía lo éramos), lo que ví en Barcelona es que la mayoría torcían a favor de Argentina (me gustaría saber qué pasaba en el resto de España salvo en Madrid, por razones comprensibles). Dicho esto, me gustó más cómo jugó el Mundial Alemania que Argentina por razones de afinidad de modelo fubtbolístico." 

Otra muestra más de lo fácil que resulta expresar su cipayismo para los que dicen ser argentinos.. pero en realidad lo son nada más que por haber nacido acá, no por sentirse parte de un país, de un proyecto, hermanados con el pueblo….


No hay comentarios:

Publicar un comentario