viernes, 15 de agosto de 2014

NADA NUEVO BAJO EL SOL


La reforma a la Ley de Abastecimiento n° 20.680, de 1974, es indispensable en función de conformar un Estado moderno, actualizado, con herramientas para intervenir en la economía real.
De aquella época a esta, las ganancias empresarias se han multiplicado, el capital se ha concentrado, y ha habido una perniciosa desnacionalización. Con su habitual cara de tragedia griega, Nelson Castro afirmó que el proyecto atenta contra la libertad de comercio, que es lo que Clarín y el propio Castro denominaban "libertad de expresión" cuando se discutía la ley de medios. También (Castro dixit) ataca la sagrada propiedad privada. Pero es el Estado el que tiene que proteger al consumidor de la "mano invisible del mercado", una figura utilizada por el pre-candidato Binner… una mano que pese a los muchos años de protagonismo, nunca hizo nada que favoreciese a los consumidores…
Cristina sostuvo que el proyecto no era un "bando": por el contrario, se discutirá en el Congreso, como corresponde en un sistema democrático.. claro que si es aprobado.. saldrán los títulos de “escribanía del gobierno”, populismo, levantamanos y todo el bla bla al que nos tienen acostumbrados..
¿Cuales son los principales puntos…?
  • Alcanza a todas las actividades económicas del país, no sólo a la industrial, sino también a la comercial y de servicios, hasta ramas como el deporte, el esparcimiento y la cultura.
  • Endurece el control del Estado en materia de abastecimiento de bienes y cumplimiento de los servicios. De hecho genera un marco regulatorio para el proceso de formación de precios. Y hasta autoriza a los gobernadores y a los jefes de Gobierno de Buenos Aires para fijar en sus jurisdicciones precios máximos.
  • Incorpora  sanciones pecuniarias regidas por el principio de “pague ahora y reclame después”.
  • Se le da mayor poder a la secretaria de comercio de en caso de “ser necesario”, poder  establecer para cualquier etapa del proceso económico, márgenes de utilidad, precios de referencia, niveles máximos y mínimos de precios, volúmenes de producción, fabricación, ventas o prestación de servicios. También disponer de la cancelación de concesiones privilegios, regímenes impositivos o crediticios especiales. Por otra parte puede incautar, consignar e incluso vender bienes o servicios escasos o en infracción sin juicio de expropiación previa. Además de requerir a las empresas "toda documentación relativa al giro comercial". Esto implica la  potestad de requerir y secuestrar toda documentación contable o comercial.
  • Las sanciones por incumplimiento  van desde multas, clausura, inhabilitación, decomiso y, en caso de reincidencia, clausura definitiva para quienes eleven injustificadamente los precios, revalúen existencias, acaparen materias primas y productos, nieguen o restrinjan arbitrariamente la venta de bienes o una prestación de servicios, discontinúen el abastecimiento normal y habitual de una zona o ramo comercial o no produzcan bienes con precios máximos y mínimos a los márgenes de utilidad fijados.
  • Las penas económicas son  aplicables tanto a las personas jurídicas como a los directivos.
  • Quita la pena de cárcel pero eleva las multas hasta $ 10 millones y se autoriza la clausura por un plazo de 90 días.
Si se repasan los durísimos documento que han suscripto en estas horas ADEBA, los bancos extranjeros, la Rural, la UIA o la AEA, se pueden leer a través de ellos las mismas ideas que -en otros tiempos- expusieron con crudeza y aplicaron sin piedad Alsogaray, Martínez De Hoz o Cavallo, y con los mismos latiguilos: "indebida interferencia del Estado en las empresas", "atentado contra la libre iniciativa privada":


  • "Afecta a la industria", advirtió en radio Mitre el massista José Ignacio de Mendiguren, integrante de la conducción de la Unión Industrial Argentina (UIA).
  • “Los integrantes de la comisión directiva de la Unión Industrial Argentina (UIA) expresaron anoche su rechazo "en forma unánime" al proyecto del Ejecutivo de reformar la Ley de Abastecimiento a la vez que adelantaron que recurrirán a la Justicia en caso de que la iniciativa sea convertida en ley. "Este proyecto, además de los cuestionamientos legales, por implicar una delegación extraordinaria no habilitada en la Constitución Nacional, representa una fuerte interferencia del Estado en la actividad privada", puntualizó la entidad en un breve comunicado, tras el encuentro que mantuvo con el secretario de Comercio, Augusto Costa.”
Pero a esta altura del partido…¿hay motivo para el asombro..? Acaso, cada vez que el Estado intentó intervenir en la economía..esas entidades, sus representantes..¿apoyaron las medidas?
Cuando un presidente al que se le puede criticar su representatividad, pero nadie puede llamar dictador, autoritario o dirigista, sancionó en febrero de 1964 la Ley de Abastecimiento..¿cuales fueron las respuestas de la Sociedad Rural, Cámara Argentina de Comercio, los medios..?

“Para la Sociedad Rural, el proyecto de Ley de Abastecimiento era de "corte totalitario" y "contrario a las leyes naturales que rigen las actividades humanas". Para los dueños de la tierra, evidentemente lo "natural" y "democrático" era continuar saqueando el bolsillo de los consumidores, como venía ocurriendo.
La Cámara Argentina de Comercio, para no ser menos, consideraba que "sus cláusulas son anticonstitucionales" y, en un dechado de imaginación, juzgaba que el propósito del gobierno de apoyarse en comisiones vecinales para velar por el cumplimiento de la ley era nada menos que "un paso previo para ulteriores ensayos colectivistas” .
Estos y otros pronunciamientos empresarios, lógicamente debían ir acompañados por la prensa "seria", donde esas declaraciones llenaban páginas de solicitadas. Así, La Nación aseguraba que el proyecto era todavía más "dirigista" que el auspiciado por Perón. Por su parte, los legisladores "de centro" buscaban obstruir la sanción de la ley o al menos desvirtuar sus alcances con enmiendas. Esto sería una constante a lo largo del gobierno de Illia, que al no contar con el suficiente peso propio en el Congreso, debería negociar con distintas bancadas la aprobación de sus proyectos. Buena parte de la "lentitud" atribuida al presidente no se debía a un "estilo" ni a una característica personal, sino a las complicadas negociaciones que debía emprender un gobierno minoritario, surgido de elecciones con proscripción y con representación proporcional para los cargo» parlamentarios.”
(Felipe Pigna; Los mitos de la historia argentina 5)

“Nuestras clases dominantes han procurado siempre que los trabajadores no tengan historia, no tengan doctrina, no tengan héroes ni mártires. Cada lucha debe empezar de nuevo, separada de las luchas anteriores. La experiencia colectiva se pierde, las lecciones se olvidan.” (Rodolfo Walsh)

No hay comentarios:

Publicar un comentario