jueves, 30 de octubre de 2014

HABLAR Y DECIR

No es lo mismo hablar que decir...
Vimos -padecimos- este país en donde se vaciaron bancos, fábricas, pueblos enteros y todo tipo de riquezas, no debe sorprendernos que también se hayan vaciado las palabras, y tenga debilitado su sentido una expresión como "vacío de contenido".
Muchas veces se devaluó la moneda nacional, también sufrieron sucesivas devaluaciones las palabras, el idioma y el lenguaje de los argentinos.
También desde las palabras sufrimos engaños y defraudaciones. Entre lo que se proclama verbalmente y lo que se concreta en la realidad hay una distancia sideral. O un mundo edificado con palabras.


En una época de propuestas políticas exteriores y de vigencia de lo mediático, se
corresponde con un estilo de superficialidad y banalidad desde el lenguaje. Lo que está de moda es tener poder, figuración y prestigio. Lo que pasó de moda es tener palabra, darla, ofrecerla y empeñarla. Como "pensamiento y lengua son primeros y van juntos", hablar mal es una forma de negar la realidad ya que, al elegir términos inadecuados para describir lo que observamos, nos preparamos para relatarla con inexactitudes.  Se supone que la lengua debe acompañar la evolución de los países y de las sociedades, pero también debemos convenir que en muchas ocasiones nos roban las palabras. Y si protestamos, frente a otros injustos y graves despojos, es tarea de los comunicadores plantarse con firmeza frente a los distintos devaluadores de significados.


Mario Wainfeld, en Página 12 del 8 de abril de 2003, recuerda a Oscar Landi...
"... En ella, Oscar y Horacio González urdieron un “Parlódromo” que albergaba un curioso espectáculo destinado a mostrar la futilidad del discurso político. Landi sobreactuaba entusiasta un personaje llamado”profesor Landini”. El núcleo del espectáculo era un pizarrón donde habíanse anotado tres columnas: una con sujetos, otra con predicados y otra con verbos. Lo que hacían Landini y González, ambos con guardapolvo, era combinar de cualquier modo un sujeto, un predicado y un verbo y enunciarlo pomposamente. “Los sectores populares –deben articular– con los medios masivos.” “Los nuevos movimientos sociales –interpelan– a los decisores”. Cada alquimia disparaba un discurso tan pomposo como hueco. No quieran saber el entusiasmo con que obraban, ante un público fervoroso, dos de los científicos sociales más talentosos de la Argentina. El resultado fue memorable: el público rió aún más que Horacio y Oscar. Y ya es decir."

Algo que es retomado para mostrarnos...

"Un curso sobre el discurso
Cuando las cosas se ponen graves los políticos dicen que la situación está densa y les debemos a los economistas neologismos como rigidizar en lugar de ajustan En cada caso en que los hombres de la res pública se quedan sin explicaciones apelan a un rosario de excusas: "Recibimos un país en llamas"; "No tenemos que olvidarnos de dónde venimos"; "Nos toca administrar una pesada herencia".
Hace varios años, en un trabajo con propósitos satíricos realizado por la revista Unidos, Oscar Landi y Horacio González identificaron por lo menos diez formas distintas de iniciar un "discurso":
1.     Vengo a decirles que;
2.     Afirmo por otro lado;
3.     Deseo expresar;
4.     Y como si esto fuera poco;
5.     Pero sepamos que;
6.     Parece evidente que;
7.     De ahora en más;
8.     Debo confesar que;
9.     Es hora de afirmar que;
10.   Sin embargo el tema es que;
Los politólogos habían construido varias columnas con frases más o menos típicas y cumpliendo las instrucciones —saltar de la línea 1 a la 3 y de aquí a la 5, por ejemplo— se obtenía una frase de político reconocible. Ellos querían significar que también para la clase política existía una fórmula semántica desechable, del tipo "lávelo y úselo", en este caso "dígalo y olvídese". De esa fórmula podría disponerse en cualquier momento, y hábilmente combinada es capaz de construir torrentes de iniquidades habitual-mente denominadas discursos."
 (Extraido de: Carlos Ulanovsky; Los argentinos por la boca mueren. Cómo usamos y abusamos de la lengua)


- "Vamos a trabajar juntos con ellos, en temas de gestión", dijo el precandidato presidencial del Frente Renovador en A dos voces. 


- "La inseguridad es un drama en todo el país", advirtió Mauricio Macri. 

"Estamos en un período complejo. Hay un tironeo entre sectores del PJ que quieren la alianza con el radicalismo y quieren mi expulsión. No voy a ceder y voy a mantener la estrategia", afirmó Elisa Carrió.

- ".. el país "está transitando problemas". "Algunos urgentes, y otros emergencias para resolver, como la seguridad, que es la primera necesidad; y la la segunda, los relacionados con la economía. La inflación, el estancamiento, el temor a perder el empleo, la pérdida del poder adquisitivo", detalló y pidió "construir una etapa superadora, sugirió "tomar medidas urgentes: generar confianza, certidumbre y previsibilidad" . Julio Cobos
(Todos los textos extraidos de: //tn.com.ar)

Después de haber escuchado tantos discursos que con una total liviandad pretenden convencernos que vivimos en una dictadura nazifachista, un gobierno autoritario, comparaciones con la dictadura de los genocidas, propuestas llenas de palabras con un alto significado, como calidad educativa, democrácia, respeto a las instituciones, dialogo... y no escuchar qué se piensa hacer, cómo van a hacerlo si se quitan impuestos, retenciones... comprobar que los que las pronuncian disminuyen presupuesto educativo, dejan sin aulas a miles de niños.. no concurren a las sesiones parlamentarias, ni a las comisiones, no presentan proyectos,  considero que deberá volver a instalarse la carpa y repetir el Parlódromo... para entender mejor lo que hablan..y lo que dicen..




No hay comentarios:

Publicar un comentario