lunes, 27 de octubre de 2014

HALLOWEEN, TRADICIÓN ...Y CACEROLAS

Grandes calabazas vacías e iluminadas en su interior, como si fueran calaveras, esqueletos y sombrías figuras encapuchadas. Todo esto es Halloween, una moda, una fiesta, una nueva costumbre que se ha impuesto en los últimos años, gracias en parte a la persuasión del cine y la televisión. La fiesta de Halloween se ha introducido incluso en las escuelas de países en los que hace tan sólo unos años se desconocía. En muchos centros escolares, desde la escuela primaria a la superior, los profesores organizan la fiesta junto a los alumnos, con juegos y dibujos.
Desde hace unos años, nos comienzan a abrumar con imágenes, artículos y cuestiones referidas con Halloween; y por otro lado, empiezan a aparecer en distintas redes sociales una tediosa seguidilla de imágenes, conceptos y pensamientos relativos al festejo, argumentando en su contra, ya sea aludiendo a su carácter  "siniestro con raíces ocultistas, es un día que honra a dioses falsos, demonios y a Satanás".. otros, apelando a nuestras tradiciones. (Acotación al margen: el mismo diario de Cuyo, el 24/10/2014 publica la nota: "La previa de Halloween.Telarañas, calabazas y disfraces son los objetos más deseados para celebrar la Noche de Brujas, una de los eventos más divertidos del año. Galería de fotos."

A éstos últimos quiero referirme.....

Algunos consideran  que nuestra identidad nacional, nuestra cultura y amor a la patria, son de alguna forma  ofendidas. No es para menos que experimentemos esos sentimientos cuando algunas prácticas se nos establecen de a poco con el propósito mercantil obvio de vender, pero a veces me da por reflexionar porqué hay cosas que no soportamos, si no cuidamos otras. ¿A qué realmente reaccionamos en contra?

Pero hablemos sinceramente, sin doble discurso…  asimilamos constantemente vocablos extranjeros. Como dice un texto atribuido al humorista Fontanarrosa:


"En esta época de globalización, aggiornate o quedás afuera. (...) Argentina no es la misma. Ahora es mucho más moderna; durante muchos años, los argentinos estuvimos hablando en prosa sin enterarnos. Y lo que todavía es peor, sin darnos cuenta siquiera de lo atrasados que estábamos. Los chicos leían revistas en vez de  'comics', los jóvenes hacían asaltos en vez de ´parties', los estudiantes pegaban 'posters' creyendo que eran carteles, los empresarios hacían negocios en vez de ´business' y los obreros, tan ordinarios ellos, a mediodía iban la fiambrera en lugar del 'tupper'. Yo, en la primaria, hice 'aerobics' muchas veces, pero en mi ignorancia, creía que hacía gimnasia. Afortunadamente, todo  esto hoy cambió; Argentina es un país moderno y a los argentinos se nos nota el cambio exclusivamente cuando hablamos, lo cual es muy importante... Las cosas en otro idioma, mejoran mucho y tienen mayor presencia".
Convivimos cada vez con más prácticas extranjeras, vamos al shopping para aprovechar las “Sales Off”… de paso compramos el “Best Seller”.. pasamos por el local que nos vende “la cajita feliz”… para navidad armamos el arbolito con copos de nieve, mandamos una tarjeta de Papá Noel por e-mail… 
Muchos de los que piden "que los niños y jóvenes salgan el 10 de Noviembre “Día de la Tradición” vestidos de gauchos o paisanas a pedir u ofrecer tortas fritas, pastelitos, bailen y hagan música en las plazas"..¿ saben qué se festeja el 10 de Noviembre..?
"El Día de la Tradición es el reconocimiento de nuestra identidad como país, a través de uno de los personajes más representativos del ser nacional, José Hernández. Hernández, en su época fue un periodista desprestigiado y un soldado derrotado que tenía numerosos e importantes enemigos, como Domingo Faustino Sarmiento, que era presidente de la Nación. 
 Pues empecemos entonces de a poco. Empecemos leyendo el Martín Fierro. Leámoslo detenidamente, saboreando no solo la historia que nos cuenta sino cómo la cuenta. Hagámoslo de a poco porque en sus versos yace la sabiduría universal de la vida. El Martín Fierro no habla del gaucho solamente, habla de todo y de todos. Del amor, de los hijos, de la vida y la muerte, de la justicia e injusticia, de la política, del fuerte y del débil, de la fidelidad, la amistad y la traición". (Gracias Paula..)
No creo que las formas, los símbolos,  sean lo que en realidad importan... no se es más patriota por andar vestido con la camiseta argentina, usar bombacha y alpargatas, escuchar nada más que música popular argentina....por tomar mate y comer nada más que churrasco...
Podés hacer todo eso.... y sin embargo, agarrar la cacerola y salir a protestar por no poder comprar un artículo importado... o dólares....

No hay comentarios:

Publicar un comentario