miércoles, 19 de noviembre de 2014

EXPLICANDO A UNA DAMA DE LAS CACEROLAS

Bernardo Neustadt tenía al personaje  Doña Rosa, un arquetipo del ama de casa argentina a la que había que explicarle todo en lenguaje muy sencillo para que entendiese....
Viendo los reclamos que efectuaban en la marcha de cacerolas del 13N, creo que a esas señoras que deben tener nombres con más lustre que un simple Rosa, y que no aceptarían ser llamadas Doña, también habría que explicarle algunas cosas, para que no se confundan..
Reclamaban contra la dictadura, a la que comparaban con la de Hítler..
Nooo señora...¿no sabe Ud. que Hítler perseguía a los judios, los eliminaba en cámaras de gas..? ¿existen acá..? ..también perseguía a los homosexuales... y éstos, ahora cuentan con más derechos de los que tenían... pequeñas diferencias... 
Tampoco, en dictadura, Ud. podría haber salido a la calle a manifestar su críticas... 
Seguro que Ud. seguirá llamando "proceso" a la dictadura más cruel que hemos padecido.. esa que imponía el orden que Ud. reclama, a fuerza de desaparecer  a quienes opinaban distinto...
Claro, los que salieron a la calle con sus cacerolas no debían tener quejas, no verían afectados sus intereses.. salvo que algún amigo de los generales o del equipo de Martinez de Hoz  se hubiese apoderado de sus empresas...
Y si alguno de los empleados de esas empresas tenía el atrevimiento de reclamar mejoras en sus magros salarios o condiciones de trabajo, alcanzaba con llamar a cualquier militar amigo para denunciarlo como subversivo y terminar con el problemita..
Recordará también que no se permitía la actividad política ni sindical... Aún en los casos en que en su carácter de poder  de facto pudo invocar las atribuciones que la
jurisprudencia reconoce a quien detenta el Poder Ejecutivo, éste las ejerció de modo arbitrario.
Así fue, por ejemplo, con de la facultad de arrestar y trasladar a las personas durante el estado de sitio siempre que ellas no prefiriesen salir fuera del territorio argentino. Al respecto, el “Proceso” incurrió en tres deformaciones: 
a) utilizó el estado de sitio para mantener detenciones durante años, fundado en la presunta comisión de delitos por los cuales no promovió procesos; 
b) invocó fundamentos genéricos e imprecisos, tales como “razones de seguridad”  o“vinculación con la subversión”, vedando de ese modo el control judicial de razonabilidad; 
c) suprimió el derecho de opción, que es el recaudo que la Constitución prevé para evitar que el arresto o el traslado se conviertan en penas.

En materia de empleo público, por ejemplo, dictó leyes de “prescindibilidad” que acentuaban gravemente los vicios de inconstitucionalidad achacados a normas dictadas en esa materia por gobiernos anteriores.
Una discutible jurisprudencia había sostenido el carácter “impropio” de la estabilidad
consagrada por la Constitución y admitido, en consecu encia, su reemplazo por una
indemnización. Pero el “Proceso” fue más allá, y a la causal de prescindibilidad por “razones de servicio”, indemnización mediante, agregó las de constituir un “factor real o potencial de perturbación del normal funcionamiento  del organismo al cual pertenecen” o de hallarse “de cualquier forma”...”vinculado a actividades de carácter subversivo o disociadoras”, casos en los que no había lugar a indemnización..
Como el juzgamiento de casi todos los nuevos delitos estaba a cargo de órganos
pertenecientes a la esfera militar (los llamados “tribunales” militares) ello constituyó en sí mismo una violación del derecho de defensa en juicio, que  implica el derecho a ser juzgado por órganos pertenecientes al Poder Judicial y la prohibición al Presidente (y por ende a cualquier órgano a él subordinado) de juzgar y aplicar penas. Ese vicio, por otra parte, estaba agravado porque ni siquiera existía entonces la instancia judicial ante la Cámara Federal en lo Penal introducida por el gobierno constitucional en 1984. 
La ley de facto 21264 reprimía con hasta diez años de reclusión a quien “públicamente, por cualquier medio, incitare a la violencia colectiva y/o alterare el orden público”, figura que permitía subsumir prácticamente cualquier conducta indeseable a criterio del juzgador. La ley  de facto 21528 agregó al Código de Justicia Militar un artículo que permite imponer, como accesoria de la pena de prisión o reclusión, la de inhabilitación absoluta perpetua “cuando sus autores revelen una posición genérica de rebeldía al cumplimiento de deberes inherentes a la nacionalidad”.¡¡Como para salir a protestar en esos tiempos señora..!! Pero Ud. justificará esas medidas...había que combatir a los subversivos... y eran subversivos los que se oponían a "nuestro sistema occidental y cristiano"...
Seguramente, como cualquier persona educada, culta, a Ud. le gusta la literatura, la poesía... pero..¿se acuerda que no podía leer a Benedetti, a Neruda, a Cortazar, a Elsa Bornermann.. que sus libros estaban prohibidos..?
¿Hay autores prohibidos en la actualidad..? ¿no se escuchan voces críticas por distintos medios..? ¿no ha escuchado a un presunto "abogado constitucionalista" tratar de mentirosa a la presidenta..? ¿alguién lo llevó a la justicia, lo persiguió..?
Más cercano en el tiempo, se llevó a juicio a la juntas militares que ejercieron el poder durante ese proceso..¿Ud. pudo escuchar ese juicio..? No... un presidente democrático decidió que no era conveniente... y los periodistas debieron conformarse con tomar notas, no pudieron grabar las sesiones... y ni ADEPA, la SIP, ni lo medios se manifestaron en contra...

Ud.habrá escuchado  denuncias sobre viajes a Europa para las compras de zapatos y carteras por miles de dólares... viajes a paraisos fiscales con bolsos de dinero... denuncias  de título de abogada falso... diagnósticos de enfermedades  y síndromes, tapas con imágenes ofensivas... pero no que se haya denunciado o perseguido a los autores de esas falsas notas...
¿Me entiende señora..? Usted no está enojada por vivir en una dictadura, por haber sido perjudicada... esta de mal humor por que hay mucha gente que ha podido viajar por primera vez en avión... conocer otras partes del país, adquirir bienes, gozar de nuevos derechos... esos  bienes y derechos que hasta hace unos pocos años eran privilegios de unos pocos...

No hay comentarios:

Publicar un comentario