lunes, 6 de abril de 2015

EL VERDADER ENEMIGO...


Tras salir sorteado para realizar el servicio militar obligatorio, Carrasco se incorporó el 3 de marzo de 1994 al Grupo de Artillería 161 del Ejército Argentino, en la localidad de Zapala.Tres días después de su incorporación fue reportado como desaparecido, y considerado desertor. Poco después sus padres lo fueron a visitar en su primer franco interno y se les comunicó del hecho de la supuesta desaparición.Sus padres desconfiaron de la versión oficial pues conocían el carácter de Omar, quien sería relativamente sumiso: jamás haría eso. Ninguna instancia militar les dio respuestas. El diario regional Río Negro publicó que los padres lo buscaban con desesperación. La justicia Federal de Zapala demoraba imprudentemente la investigación. La opinión pública comenzó a movilizarse y ejercer presión. Un mes después fue encontrado el cuerpo sin vida de Omar, en el fondo del cuartel.....Una semana después de la aparición del cadáver, en los círculos políticos ya se hablaba de la derogación del Servicio Militar Obligatorio y tiempo después fue suspendido, mediante un decreto firmado por  Menem el 31 de agosto de 1994 y la implementación de un sistema de voluntariado rentado.

Con la desclasificación y apertura de documentación de la dictadura, accesibles en Internet, ahora es fácil comprobar el accionar de los militares, “la última reserva moral de la Patria”, los que venían a restablecer el orden, la democracia..bla, bla, bla..
Una lectura de la “Directiva del Comandante General del Ejército N° 404/75 (Lucha contra la subversión)”, conocida  como  “la  Peugeot”,  por  la  numeración  homónima  de  un  famoso automóvil de la época, emitida  en  octubre  de  1975  para  poner  en  ejecución  la  directiva 1/75 del Consejo de Defensa, nos permite conocer que establecía el marco de colaboración de la Armada y de la Fuerza Aérea y la subordinación operacional de las fuerzas de seguridad y  penitenciarias.  Establecía  zonas  para  operar  por  orden  de  prioridad.  Consideraba  que  el  “accionar  subversivo”  debía  disminuir significativamente a fines de 1975, transformarse en un problema policial a fines de 1976, para finalmente aniquilar los elementos residuales en 1977.Se crearon cuatro comandos de zona, coincidentes con la jurisdicción de cada uno de los Comandos de Cuerpo y otro en la guarnición de Campo de Mayo. Se traza una particular interpretación de las organizaciones Montoneros y  PRT-ERP, en la que se advierte el acceso a documentos de estas organizaciones. El Plan del Ejército (Contribuyente al Plan de Seguridad Nacional), de febrero de 1976, es la planificación del golpe de Estado que se consumó el 24 de marzo de 1976.
Consta de quince anexos, algunos de ellos con apéndices.
En el cuerpo principal, se establece la “situación” que justificaría la destitución del gobierno constitucional y la instauración del gobierno dictatorial. En este apartado, también  se  identifican  las  “fuerzas  amigas”  y  las  “operaciones  necesarias”  que llevarían adelante las Fuerzas Armadas y de Seguridad, se desarrolla el concepto de la operación y las fases para llevarla adelante y se determina genéricamente a quienes había que detener (Poder Ejecutivo Nacional, autoridades nacionales, provinciales y municipales y también de los ámbitos político, económico y sindical).


Entre los Oponentes Activos y Potenciales están señalados grupos  cómo Franja Morada,  el Movimiento de Sacerdotes para el “Tercer Mundo” , organizaciones de trabajadores, -Confederaciones, Gremios y Sindicatos- que podrían oponerse con: “demandas salariales orientadas a provocar la ruptura o  el  entorpecimiento  de  un  nuevo  orden  económico,  utilizando diversas maneras para formularlas tales como:
- Paritarias, - Reuniones de fábricas, - Marchas de protesta, - Paros, - Retiro de colaboración - Trabajo a reglamento, - Sabotaje”

con partidos políticos ..con una observación:

“Otros  agrupamientos  políticos  no  incluidos  en  el  presente documento como podrían ser la Unión Cívica Radical y el Partido Federalista es probable no se opongan al proceso y hasta lleguen a apoyarlo por vía del silencio o no participación.”

El anexo 2 está enfocado en elementos de inteligencia y trata sobre un detallado “resumen de la situación enemiga”, que señala, entre otros aspectos, la determinación del oponente.
El anexo 3 instruye para la detención de personas y tiene como finalidad “establecer los criterios para planear y ejecutar las detenciones de aquellas personas que determinara la Junta de Comandantes Generales”. Este apartado también tiene apéndices referidos a formas y criterios con que los militares llevarían adelante las detenciones y elaborarían las listas de detención, que se debían ampliar mediante fichas con información relativa a la filiación del detenido, su aspecto físico, el domicilio con sus características edilicias, vehículos que usara, previsiones de seguridad que rodearan el blanco, gráficos para representar la ubicación del domicilio y fotografías de personas y lugares.
Los  anexos  4  y  5  tratan  sobre  el  modo  como  debía  realizarse  la  ocupación  y clausura de espacios físicos, como edificios públicos y sedes sindicales, en el primer caso, y de grandes centros urbanos y aeropuertos, aeródromos y pistas, en el segundo.
Los anexos 6, 8 y 12 tienen indicaciones relativas al control de los movimientos y la localización de las personas. El primero establece cómo se debían vigilar las fronteras. El  segundo  trata  sobre  la  manera  como  se  debían  controlar  los  establecimientos penitenciarios en los que se encontraban “delincuentes subversivos a fin de evitar su salida, fuga o rescate de la unidad carcelaria”. El tercero de estos apartados desglosa la manera como debía efectuarse la vigilancia de las sedes de diplomacia “para evitar que determinadas personas puedan acogerse al asilo político y contribuir a la detención de aquellas que específicamente se hayan determinado”.
Cada una de las disposiciones de la directiva 404/75 se apoya en un exhaustivo trabajo  de  inteligencia,  que  es  el  soporte  principal  de  las  Fuerzas  Armadas  y  de Seguridad. En efecto, la importancia prestada al trabajo de inteligencia no fue sino el  corolario  de  una  novedad  en  las  Fuerzas  Armadas  locales,  como  resultante  de los notorios cambios políticos de fines de la década del cincuenta y principios de la  del  sesenta,  tras  el  triunfo  de  las  revoluciones  argelina  y  cubana.  Fue  entonces cuando  el  Ejército  Argentino  prestó  una  mayor  atención  a  lo  que  consideraba  el enemigo comunista y sus formas “no tradicionales” de guerra, con énfasis especial
en una hipótesis de conflicto excluyente: la guerra revolucionaria, idea que desplazó a aquella otra que tenía como eje central el enfrentamiento con los dos países vecinos considerados rivales, Brasil y Chile.
Todo muy detallado, con gráficos, especificaciones de armamentos, desplazamientos, responsabilidades, financiamiento… podríamos decir que se aplicó en concepto de Inteligencia Militar, Lógistica, propios de la rigurosidad militar…
Pero también puede accederse al llamado “Informe Rattenbach”.


Esa Comisión de Análisis y Evaluación concluirá sus actuaciones elevando un informe a la JUNTA
MILITAR que contendrá su opinión fundada sobre:
“1. El desempeño en el ejercicio de las funciones y las responsabilidades emergentes respecto de la conducción política y estratégico militar del conflicto.
2. Las responsabilidades de cualquier persona, sean de carácter penal, disciplinario y/o del honor que surjan de lo actuado y que, as u juicio, deban ser investigadas y juzgadas por la jurisdicción común o militar respectiva, en la forma que legal y reglamentariamente corresponda”

Entre otros aspectos considerados en el mencionado Informe, se manifiesta:

“Hay también un evidente descuido de nuestro frente diplomático en la ONU. No podían ser peores las condiciones para presentar batalla en este foro. No se tuvo en cuenta que:
a. El Embajador Roca había llegado a las Naciones Unidas en condiciones de salud precarias, una semana antes de la fecha de invasión (24-MAR), y cuando ya estaba en desarrollo la crisis por el asunto Georgias. No se había familiarizado con el ambiente y encontró frialdad entre los miembros del Consejo, de quienes el gobierno argentino espera apoyo.
b. Existía en numerosos países, parcialmente en los países europeos, un rechazo hacia el gobierno argentino por la cuestión de los derechos humanos.
c. La situación argentina se encontraba comprometida ante los países del llamado "3er. mundo" por las siguientes causas:
1) Denuncia de Nicaragua ante el Consejo de Seguridad por la presencia de tropas argentinas en Centroamérica.
2) A principios de marzo, el ex canciller había declarado que "no pertenecíamos al 3er. mundo".
3) Entre los miembros No permanentes del Consejo de Seguridad había seis países "No Alineados".
4) Nuestras representaciones en Cuba y Nicaragua no estaban cubiertas con personal del rango de embajador.
94. En estas condiciones, resultó inexplicable la premura por la ocupación. En la obsesión de resguardar la sorpresa estratégica, se eligió el peor momento desde el punto de vista de la política internacional. Lo sensato era superar la crisis de las Georgias y mantener la previsión de ocupación para una fecha”
 Hay un minucioso detalle de las negociaciones, intervención de otros países para terminar con el conflicto, oportunidades desoídas.. pero interesa destacar las conclusiones del Informa sobre lo estrictamente militar..
 “Resulta evidente la inferioridad técnica de nuestras tropas con respecto al enemigo. Gran parte de ella podría  haberse  disminuido,  de  haberse  efectuado  una  preparacion  consciente  y  oportuna  para  el conflicto…. Las mayores deficiencias técnicas se presentaron en los efectivos de Ejército, derivadas de que gran parte de la tropa contaba con muy breve tiempo de capacitación…Los planes de operaciones no desarrollaron las funciones logísticas con un detalle aceptable  Las  deficiencias  en  el  transporte  impidieron  la  normal  ejecución  del abastecimiento de efectos….No pudo ejecutarse previamente por el secreto impuesto a la operación. Debió recurriese a inteligencia básica, voluminosa y desactualizada, para responder a una situación inédita. La inteligencia durante el conflicto atendió sólo lo coyuntural…
Los procedimientos adoptados por la Junta Militar condujeron a la Nación a la guerra sin una adecuada preparación, contradiciendo normas esenciales de planificación y engendrando así errores y omisiones  fundamentales  que  afectaron  la  orientación  estratégica  militar  y  la  coherencia  de  la planificación contribuyente. Todo ello constituyó una causa decisiva de la derrota”
A continuación se especifica el alcance individual del encuadramiento que le corresponde a cada uno de los responsables, a tenor de las conductas ya determinadas y de la normatividad aplicable en los distintos campos anteriormente referidos, que en algunos casos, merecerían la pena de muerte.

Como puede apreciarse, para la destitución del gobierno constitucional y la instauración del gobierno dictatorial, se traza un plan, con  las  “operaciones  necesarias”  que llevarían adelante las Fuerzas Armadas y de Seguridad. Y así pudieron terminar con esos "oponentes activos y potenciales", tan peligrosos como los estudiantes de Franja Morada, los curas del Tercer Mundo, las monjas francesas, periodistas, abogados..haciendo lo que anunciaba  el Grl. Ibérico Saint Jean:
"Primero mataremos a todos los subversivos, luego mataremos a sus colaboradores, después... a sus simpatizantes, enseguida... a aquellos que permanecen indiferentes, y finalmente mataremos a los tímidos." 
Pero cuando debieron hacer frente a un verdadero enemigo, al que eligieron combatir para permanecer en el poder, llevándonos a la guerra, improvisaron, se equivocaron, seguían viendo a los sacrificados soldados como sujetos con quienes ejercer su poder... y lo siguieron haciendo con un soldadito que no encuadraba en sus modelos... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario