martes, 19 de mayo de 2015

UN MANUAL PARA CONSTRUIR ENEMIGOS

"Fabricar demonios es un modo de adquirir identidad, galvanizar las bases y distraer la atención para que no se vean errores ni fracasos....
 El que duda de su identidad “elige como enemigo a cualquiera que no pertenezca a su grupo con tal de reconocerse a sí mismo”.
( Rodolfo Terragno; en Clarín, 12/05/13)

 Dijo Morales Solá: 
"¿Por qué nos gusta que el enemigo sea destruido y humillado?"
El conductor de Desde el llano analizó la situación que vive el país con relación a la violencia en el fútbol.
Pero en vez de hablar del fútbol, de la responsabilidad de los dirigentes, de la complicidad barras bravas/dirigentes, prefirió ignorar eso, quizás, para que la crítica no lo involucre a Macri..
Algunos de sus conceptos:

“-Estas cosas no están desvinculadas del clima general que se vive en el país. Este país perdió los límites humanos y morales.
- Hace 12 años estamos tolerando un discurso que es agresivo hacia ellos, es decir, hacia el otro, el enemigo.
-La sociedad se olvida rápidamente. Primero se escandaliza y después se olvida. ¿Por qué nos gusta, que en última instancia, el enemigo sea destruido y humillado?
-Que nos ha pasado para que nos olvidemos de los principios básicos de la civilización y tomemos como natural cosas que no son naturales.”

Algunos se olvidan, pero otros no, además, están los textos que nos ayudan a recordar.. ¿12 años de tolerancia para la violencia..?
Volver a mencionar el Decreto 4161 que prohibía la mención  al peronismo y todo aquello que lo vinculase, puede parecer historia antigua.. pero fue el inicio de un procedimiento para construir al otro, al enemigo, el que no merecía ser visibilizado, integrarse a la sociedad..
Pero hay una historia más reciente, de hechos aberrantes, desapariciones, torturas, negación de justicia…

"Un proceso genocida no comienza de un día para otro ni es producto de un pequeño grupo de desquiciados y psicópatas.  Sería mucho más tranquilizador pensar así y mucho más fácil prevenir su repetición, pero la experiencia del siglo XX nos demuestra lo contrario. Los genocidios llevan muchos años de preparación. La etapa del exterminio, la más visible, la que sacude conciencias, puede ser corta en el tiempo y constituye el final del camino. Pero ese proceso indefectiblemente atraviesa otras etapas, más invisibles y más sutiles, que es importante conocer y analizar...Para establecer esas nuevas relaciones era imperioso construir una otredad negativa, entendida como el proceso que lleva a definir a un actor social como sujeto a ser perseguido, identificado. Una vez construido ese enemigo mediante la distinción entre "nosotros" y los "otros", se abre el camino de la segunda etapa: el hostigamiento, el paso de la reflexión a la acción
En el caso argentino, los análisis de los titulares, notas y editoriales que retomamos para este artículo permiten aseverar que los medios ayudaron a delinear el concepto de "subversión" y de "subversivo", y habilitaron, legitimaron y valoraron positivamente la "lucha contra la subversión". En el caso Papel Prensa esta contribución implicó, como se verá, asociar al grupo Graiver con todo lo que era considerado enemigo del régimen, hasta convertirlo en un enemigo y, por lo tanto, en sujeto a ser perseguido.
"Nuevo gobierno", "Las Fuerzas Armadas asumen el poder, detúvose a la Presidenta", "Fue la de ayer una jornada de absoluta normalidad en Córdoba", "Hubo absoluto orden en la Capital Federal", "Tranquilidad en el sector universitario", "Normalidad en todo el país": así titularon en marzo de 1976 los diarios de mayor circulación, a la par que sus dueños festejaban el inicio del régimen dictatorial. Quizá su manifestación más sanguínea hayan sido los editoriales de La Nueva Provincia, y en particular el del 24 de marzo, que sostuvo que "la Argentina es una nación occidental y cristiana" y enumeró como enemigos "al aparato subversivo, el 'sacerdocio' tercermundista, la corrupción sindical, los partidos políticos, la usura de la 'derecha económica' y la contracultura izquierdizante". "Al enemigo es menester destruirlo allí donde se encuentre, sabiendo que sobre la sangre redentora debe alzarse la segunda república", arengó con términos de capellán, y sugirió utilizar una "violencia ordenadora" que "no haga distinciones al emplear su fuerza limpia contra las banderías opuestas".
Esta posición encontró su reflejo institucional en los dichos de la Asociación de Entidades Periodísticas Argentinas (ADEPA) que, a poco del golpe de Estado, se manifestaba satisfecha por "el cambio de estilo producido en las relaciones entre el gobierno y la prensa". En octubre de 1976, sus directivos manifestaron ante la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que la libertad de expresión en la Argentina era "una realidad"…
Tanto la más numerosa Asociación de Abogados de Buenos Aires como la Federación Argentina de Colegios de Abogados (FACA) hicieron lo que estaba a su alcance para obtener la liberación de algunos abogados o "condenaron actos específicos de violencia contra el foro".
[Pero] el grupo que podría haber hecho la diferencia es el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, la más prominente organización del foro local. Su presidente y su comisión directiva nos recibieron en forma cordial y escucharon con respeto nuestros puntos de vista. El Colegio se manifestó doctrinariamente de acuerdo con que todos los ciudadanos, incluso los "subversivos" tenían derecho a conocer los cargos en su contra, a un juicio rápido y justo con la asistencia de un defensor y a recibir un tratamiento humano en la cárcel. Sin embargo, nos dijeron que la observación de esas exquisiteces debía esperar a que se lograse una victoria más segura sobre los terroristas, después de la cual sería factible una restauración gradual del Estado de derecho.
Para explicitar esa opinión, entregaron a sus visitantes copia de una declaración del 22 de agosto de 1978, en la cual el Colegio elogia a las Fuerzas Armadas por haber restablecido el orden "en forma técnicamente irreprochable", y sostiene que "en la guerra hay heridos, muertos y desaparecidos por ambos lados, el de los subversivos y el de los libertadores". Los visitantes concluyeron que la principal preocupación del Colegio era "el terrorismo de izquierda", frente al cual consideraban a "la guerra sucia una respuesta lamentable pero necesaria y justificada"
Los emisarios se reunieron además con un "grupo vigoroso y activo de jóvenes abogados integrantes de FORES". También para ellos, "los horrores de la 'guerra sucia' eran, si no justificables en teoría, por lo menos necesarios" y, en todo caso, de menor importancia que las reformas judiciales. "Lo que más nos chocó fue el aparente consentimiento de un número significativo de nuestros colegas al estado de ilegalidad actual". Por importante que sea la reforma administrativa de la justicia, "no justifica ignorar los males de fondo enumerados en este informe", concluyeron los abogados de Wall Street.
(Extractado de Horacio Verbitsky, Juan Pablo Bohoslavsky; CUENTAS PENDIENTES. Los cómplices económicos de la dictadura)

No… no olvidamos estos hechos, tampoco las palabras de Ibérico Saint Jean, en Mayo de 1977:    

"Primero mataremos a todos los subversivos, luego mataremos a sus colaboradores, después... a sus simpatizantes, enseguida... a aquellos que permanecen indiferentes, y finalmente mataremos a los tímidos."
Palabras avaladas por los medios, por quienes debían administrar justicia, por eso, que no escandalizaron a Morales Solá.. ni a ninguno de los que hoy nos hablan que “Este país perdió los límites humanos y morales… Hace 12 años estamos tolerando un discurso que es agresivo hacia ellos, es decir, hacia el otro, el enemigo” es una mentira en boca de un personaje que estaba trabajando en esos medios… y nunca dijo nada de esos hechos…en todo caso se tolera “un discurso que es agresivo”.. pero no detenciones por pensar distinto, arbitrarias, no se niega a nadie el acceso a la justicia…


No hay comentarios:

Publicar un comentario