jueves, 25 de junio de 2015

SEPARÁNDONOS DE "LOS NEGROS"

Se ha escrito mucho en contra del peronismo, ya que los intelectuales, en su mayoría y por su condición de clase, vieron con espanto el ascenso social de los trabajadores. Algunos por desprecio social y racial, otros por incomprensión política y desconocimiento de la realidad. Y entonces, desde su condición de “intelectuales” produjeron -y producen- gran cantidad de material tratando de sumarse a la “desperonización” de la sociedad.
Pasa también que muchos intelectuales, al estar vinculados a los sectores medios, vieron en el ascenso de las masas trabajadoras peronistas una amenaza para su ubicación social, que así se diluía entre empleados, taxistas, plomeros, pequeños comerciantes y mucamas, que mejoraron sus condiciones económicas. Es decir, cuando los sectores postergados ascienden, los sectores medios que no pueden llegar económicamente más arriba, temen que se les “arrime” una clase con otras conductas y costumbres.


Los usos de la diversidad sociocultural, articulan prácticas y representaciones acerca de otros, a quienes eventualmente no se conoce más que por referencia. Representaciones y prácticas son, en términos cotidianos, un clásico de los análisis actuales sobre los simpatizantes “K”. Estos conceptos han sido manejados básicamente en términos socioculturales y referidos a conjuntos sociales.

En nuestro caso, nos referimos a las visiones estereotipadas, estigmatizantes o ponderativas de los otros que circulan en multiplicidad de ámbitos públicos o privados, dando sentido a procederes diversos y poco reflexivos o no necesariamente conscientes de sujetos o conjuntos sociales.

Las representaciones y prácticas sociales asociadas a la diversidad/desigualdad socio-cultural no se construyen de manera aislada en los distintos ámbitos relaciónales. Por el contrario, forman parte de configuraciones materiales y simbólicas que cruzan de diversas maneras dichos ámbitos. En este sentido, existen tanto continuidades como rupturas referidas a la producción de sentidos y prácticas con relación al "otro", los cabecitas negras, villeros, pobres, vagos, mantenidos, etc. que se construyen en diferentes ámbitos: los medios de comunicación, las palabras y actitudes que expresan algunos políticos, y también, las distintas modalidades en que los grupos sociales usan para referirse a un segmento de la población que no piensa igual que ellos..

Es posible apreciar el hecho de que las representaciones sociales acerca de los "diferentes" son producciones que se forjan de manera contradictoria, vinculadas con prácticas también complejas. Las representaciones, no son una mera reproducción de una realidad sino que están a su vez dándole entidad. Cuando alguien tiene una representación de un "K" (denominación peyorativa de los que apoyan al gobierno) "produce un K” que a su vez debe responder a esa imagen a la manera de una profecía autorrealizada. No sólo representan sino que producen lo que esperan.

Estas representaciones se centran en aspectos diversos que se entrelazan con otros atributos tales como categorías residenciales: villeros, habitantes de "casas de planes"; trabajadores del Estado a los que “les pagan con mi plata”…
"nosotros pagamos los impuestos con mucho sacrificio y ellos tienen hospital gratis, comedor escolar gratis..."

Van a los actos porque “los acarrean”, los conforman con un chori y la coca, sus votos son de baja calidad…

Otro punto recurrente es la atención contradictoria que se brinda a las particu­laridades de los intelectuales, artistas, que manifiestan su apoyo a las políticas gubernamentales: en todos estos medios se insiste con certe­za absoluta, y al tiempo que se elogia su capacidad intelectual, se arrojan dudas sobre las intenciones: todos están cooptados, apoyan por que el gobierno les da un cargo, subsidia sus creaciones artísticas, etc.
¿Hace falta  recordar las "investigaciones" de Lanata hablando de los "subsidios" recibidos para financiar películas... sin decir nada que él también lo recibió..o que lo han recibido personas del arco opositor..? Para qué..si ésto viene desde hace muchos años.
Sin tomar en cuenta la participación del "democrático" Grondona en un gobierno que de democrático tenía muy poco, que lo dejar de ser antiperonista es nada más que una declaración "para la tribuna"... importa ver los prejuicios sobre los peronistas...

"En el 62, cuando estaba en el gobierno de Guido, me di cuenta de que teníamos que reincorporar al peronismo, llegar a un entendimiento [...]. Dejé de ser antiperonista para ser un no-peronista. Yo nunca había hablado con uno de ellos, y tenía una imagen terrible de lo que eran. Un día lo invité a dialogar a Antonio Cafiero, a mi casa. Y cuando se fue le dije a mi mujer: ¿Viste que estos tipos no son tan monstruosos? Hasta parecen tipos normales." (Mariano Grondona; citado en: Felipe Pigna, Los Mitos de la Historia Argentina/5)
Muchos, como él, tomaron los conceptos que más se aproximaban a la descripción de esa “pesadilla” que se manifestaba en las calles y no dudaron en recurrir a las etiquetas..Germani no dudaba en calificar de “atrasados” a los obreros que apoyaron a Perón, y haciendo alarde de una gran ignorancia decía: “El peronismo constituye sin duda un caso de manipulación” (1)
 El bloque mediático y de políticos también mediáticos han desempolvado sus viejos prejuicios antiperonistas (y antipopulares en general) para enfrentar el tibio, pero palpable, avance de las reivindicaciones populares. Si este proceso político (con todos sus aspectos criticables) ha despertado la furia y la reacción de “izquierda” a derecha y ha visto reverdecer el accionar gorila, es porque (delimitados los dos grandes bloques políticos) el kirchnerismo representa un avance en el sentido de las reivindicaciones nacionales y populares. Y entonces podremos pensar: si el avance no ha sido todo lo profundo que desearíamos y de todos modos ha despertado la furia de la reacción ¿qué ocurriría frente a una políticas de profundización de las políticas populares? Si por elevar unos puntos las retenciones a la exportaciónes las patronales han “bajado” a la tierra, han cortado las rutas y han desabastecido ¿qué estarían dispuestos a hacer ante una confirmación y profundización del rumbo de reivindicaciones populares?

(1)  En “Clases populares y democracia representativa en América Latina”

No hay comentarios:

Publicar un comentario