jueves, 2 de julio de 2015

PLANES SOCIALES QUE SE CONVIERTEN EN DERECHOS..

Se ha leido, escuchado por distintos medios, que los planes sociales cumplieron un rol clave para salir de la crisis. Pero el Gobierno los terminó usando como herramienta de fidelidad política.. y la Asgnación Universal por Hijo es para que "las  pibitas se embaracen para tener platita".. "se van por la canaleta del juego y la droga"... las notebook son "para que los piben jueguen ...", y así, diversos  comentarios sin fundamentos, y denigratorios para quienes reciben esas ayudas, pagadas "con mi plata"..
Quizás con el tiempo, no sean necesarias esas ayudas, y las que permanezcan, se conviertan en cuestiones aceptadas, como otros derechos que en otros momentos, fueron resistidos, con  argumentos similares como los que hoy se exponen contra esos planes.. aunque seguramente, nadie aceptaría que por recibirlos, se los llame vagos que no quieren trabajar..
El 23 de enero de 1945, mediante el decreto 1440, la Secretaría de Trabajo y Previsión a cargo del Coronel Juan Domingo Perón establece el derecho de los trabajadores a gozar de un período de vacaciones pagas.
Los argentinos comenzaron a disponer de una serie de días consecutivos de vacaciones pagas y mediante un programa de acceso al turismo social, una multitud de argentinos de todas las clases sociales empezó a descubrir un país hasta entonces muy poco conocido. Desde el punto de vista humano, las vacaciones pagas abrieron un mundo nuevo a la gran mayoría de los argentinos que sabían que las vacaciones existían, que sabían que en Mar del Plata se gozaba del aire y del sol y se jugaba a la ruleta, que sabían que en Córdoba, Mendoza, en Salta, en La Rioja existían puestas de sol inolvidables. Pero solo ¨lo sabían¨. Y he aquí que ahora lo veían, lo palpaban. Mediante un programa de acceso al turismo social, una multitud de argentinos de todas las clases sociales empezó a descubrir un país hasta entonces muy poco conocido. En ciertos aspectos, éste había sido el significado de la Argentina conservadora de la década anterior, cuando era creaba la Dirección de Parques Nacionales (1934) de la mano de las consignas  “Hacer caminos es hacer grande a la Patria” y “Conocer la patria es un deber”. El encuentro con la naturaleza figuraba en los programas del tiempo libre, en las que el paseo en la montaña era tan benéfico como la asistencia a las playas. Así, mediante el viaje turístico, los trabajadores conocían (y se apropiaban) del país, en un reencuentro con la nación mediante el conocimiento de sus paisajes y de su historia.

El 10 de octubre
de 1945, Perón pronunció un discurso donde resaltó las tareas
desarrolladas desde hacía un año y medio por la Secretaría de Trabajo y Previsión. Pero, lo más importante y lo menos recordado fue cuando expresó:  
“También dejo firmado un decreto de una importancia extraordinaria para los trabajadores. Es el que se refiere al aumento de sueldos y salarios, implantación del salario móvil, vital y básico y la participación en las ganancias. Dicho decreto, que he suscripto en mi carácter de Secretario de Estado tiene las firmas de los ministros de Obras Públicas y de Marina, y beneficia no solamente a los gestores de la iniciativa –la Confederación de Empleados de Comercio–, sino a todos los trabajadores argentinos”.

El discurso entusiasmó a los dirigentes sindicales como a los trabajadores, y por supuesto, produjo la reacción en contrario de los sectores que se lo impugnaban. En la oposición se juzgaba “que ha sido un gravísimo error haber facilitado el micrófono, la tribuna y las radios, y que recién ahora puede evaluarse la peligrosidad de semejante agitador de masas”.
Lo que preocupaba a los empresarios, era la frase en que anunciaba que dejaba firmado un Decreto, con su contenido.La lucha para que se hiciera efectivo el Decreto continuó por varios meses. El 11 de diciembre, se realizó un acto en Plaza de Mayo, convocado por la CGT, el sindicato de Empleados de Comercio y la Federación de Empleados Telefónico. El reclamo central era por la sanción del decreto.      
Las movilizaciones y reclamos, dieron sus frutos cuando se dio a conocer el 20 de diciembre de 1945 el Decreto 33.302, por el cual se aumentan los salarios, se creaba el Instituto Nacional de Remuneraciones, cuya función era entre otras fijar el salario mínimo y se instituyó el sueldo anual complementario o aguinaldo. La medida provocó gran júbilo en las masas populares, indignó a los sectores patronales e incluso también a quienes ironizaban acerca del absurdo que significaba suponer que el año tenía trece meses, como expresaba Jorge Luis Borges. Se dejó en suspenso la participación de los trabajadores en las ganancias de las empresas.
La Unión Industrial y la Bolsa de Comercio coincidieron en sostener la ilegalidad de la medida y que era imposible aplicarla. Unos días después, más de dos mil delegados del Comercio, la Industria y la Producción se reunieron en la Bolsa de Comercio.
Allí se resolvió desconocer la medida e impulsar un lock out de tres días en todo el país del 14 al 16 de enero de 1946.
Los empresarios paralizaron el país durante tres días, mientras los trabajadores se movilizaban y realizaron varios paros reclamando que se respetara lo establecido en el Decreto 33.302 y se hiciera efectivo el pago del aguinaldo. 
La Prensa, el gran diario opositor, hizo una crítica instrumental 
"Es la forma de legislar por decreto, sin sujeción a las normas constitucionales y sin las garantías que ellas aseguran, lo que infunde desconfianza y alarma" pero sobre todo de fondo:
En tanto medida económica, el aguinaldo debía ser pactado por la sociedad civil sin la intromisión del Estado. La decisión del gobierno restringía en ese sentido las libertades económicas.
Lo asombroso es que también se opuso la UCR, el Partido Socialista e incluso el Partido Comunista, que explicó (con una candidez sólo superada 60 años más tarde por el MST de Vilma Ripoll al oponerse a la 125 junto a la Sociedad Rural), que el aguinaldo "perjudicará a los pequeños patronos".
¿Nos vamos a asombrar entonces de los que ahora se oponen a la ayuda social..?





No hay comentarios:

Publicar un comentario