lunes, 31 de agosto de 2015

HACE 58 AÑOS, SE REUNÍAN PARA REFORMAR LA CONSTITUCIÓN..

 ¿No hubo un sisteme electoral viciado de nulidad, fraude..? Y no fue para gobernar una provincia o un país por unos años...se reformaba la Constitución...
La reforma de la Constitución Argentina de 1957 fue realizada durante la dictadura militar autodenominada Revolución Libertadora. La reforma convalidó la derogación por proclama militar de las reformas constitucionales de 1949, e incorporó a la Constitución Argentina un artículo nuevo conocido como artículo 14 bis referido a los derechos del trabajo y la indicación de dictar un Código de Trabajo.

Por proclama del 27 de Abril de 1956 el poder de facto liderado por el general Pedro Eugenio Aramburu dejó sin efecto la constitución vigente y reestableció el texto de la constitución de 1853, con las reformas de 1860, 1863 y 1898. Meses después llamó a elecciones para elegir una convención constituyente bajo su control, 
 Sectores de juristas y políticos han cuestionado la declaración de nulidad de la Constitución de 1949 sosteniendo que aún aceptando que existe un debate jurídico sobre la mayoría necesaria para dictar la ley que declara la necesidad de una reforma, en ningún caso podía admitirse que la validez de la Constitución pudiera ser establecida por un presidente de facto. Este caso se consumaba por un procedimiento ajeno al determinado en el artículo pertinente a la reforma de la propia Constitución (tan ajeno a la de 1949 como a la de 1853) los propios autores habían encabezado su sanción señalando que lo hacían ´en ejercicio de sus poderes revolucionarios' .
A través de otra proclama militar el régimen de Aramburu creo un sistema ad hoc para la elección de convencionales que perdió vigencia posteriormente a su realización, ya que la nueva reforma electoral fue hecha a medida solo para esa elección- creaba una Cámara Única semi política y semifuncional, cuyos miembros provenían de una doble elección celebrada por el sistema de circunscripciones o distritos: en una elección participaba todo el electorado inscripto, con la salvedad de la prohibición de voto a ciudadanos que hubieran ocupado cargos durante el peronismo y en otra elección, donde la provincia se dividía también en circunscripciones, se votaba por representantes de las asociaciones profesionales que solo eran reconocidas por el gobierno de facto, en su mayoría intervenidas desde 1955 pero únicamente votaban los ciudadanos pertenecientes a esas entidades profesionales. Es decir, a esta última elección no se aplicaba el sufragio universal, sino que el cuerpo elector estaba compuesto sólo por afiliados a las asociaciones profesionales. Así, estos ciudadanos resultaban votando dos veces, una como ciudadanos y otra en calidad de miembros de la asociación profesional, frente a un claro apartamiento del principio de la igualdad en los derechos políticos.

Como dispuso la dictadura "libertadora", las elecciones para convencionales fueron llevadas adelante en julio de 1957. Fueron, en realidad, una manifestación de repudio popular hacia el gobierno de Aramburu. Además del elevado número de abstenciones, el voto en blanco mostró una magnitud no esperada. Haciendo una lectura correcta, esto significaba un triunfo impresionante para el líder exiliado, a pesar de que hubo cierta dispersión del voto peronista. Tampoco nos tenemos que mostrar dubitativos al afirmar que buena parte de los sufragios obtenidos por el frondizismo correspondían a votantes justicialistas.
A pesar de ello, el gobierno -empeñado en mantener la imagen de una falsa legalidad- persiste en su decisión de borrar "legalmente" al peronismo: la convención se reúne el 3o de agosto, en el paraninfo de la Universidad Nacional del Litoral, en la ciudad de Santa Fe.

Básicamente su actividad estuvo dividida en cuatro grandes acontecimientos:
  • El planteo de nulidad de la Asamblea y el retiro de parte de los convencionales 
  • La ratificación de la Constitución de 1853
  • La sanción del artículo 14 bis
  •  Sin quorum por retiro de convencionales
La UCRP, los partidos Socialista, Demócrata Progresista, y los partidos conservadores, votan a favor de la legalidad de la Convención Constituyente. Palacios fundamentó la posición de quienes defendían la legalidad de la convocatoria en el derecho a la revolución.
La UCRI y los partidos contrarios a la reforma se retiraron dejando a la Convención con una mayorìa muy estrecha. Señalan el carácter antidemocrático de impedir la representación del electorado peronista. Denuncian que el verdadero objetivo de la Convención es convalidar el retorno a la Constitución de 1853 y eliminar definitivamente los derechos sociales y económicos establecidos por la Constitución de 1949.

Un problema adicional de la derogación de la Constitución de 1949 fue que se dejaban sin efecto una gran cantidad de derechos y garantías, relacionados con el progreso social y económico. Entre ellos:

  •     el derecho de reunión (art. 26)
  •     la prohibición de discriminar por raza (art. 28)
  •     los derechos del trabajador (art. 37, I)
  •     la igualdad jurídica de hombre y mujer en el matrimonio (art. 37, II)
  •     el bien de familia (art. 37, II)
  •     la patria potestad compartida (art. 37, II)
  •     los derechos de la ancianidad (art. 37, III)
  •     la educación primaria obligatoria y gratuita (art. 37, IV)
  •     la autonomía universitaria (art. 37, IV)
  •     la función social de la propiedad (art. 38)
  •     la estatización del comercio exterior (art. 40)
  •     la nacionalización de los recursos mineros y energéticos (art. 40)
  •     la estatización de los servicios públicos (art. 40)
  •     el voto directo (arts. 42, 47 y 82)
Después de que la UCRI se retira de la Convención, el resto de la Asamblea resuelve tomar como base la Constitución de 1853 (con las reformas de 1860, 1866 y 1898) y proceder a la reforma de una larga lista de artículos y temáticas. La resolución dictada por la Asamblea Constituyente dice:
            "...considerar necesarias únicamente las reformas que se relacionan con la Constitución de 1853 y sus modificaciones de 1860, 1866 y 1898, en los siguientes artículos: 4º, 5º, 6º, 14º, 16º, 18º, 23º, 32º, 37º, 45º, 46º, 51º, 53º, 55º, 57º, 63º, 67º (incisos 1º, 2º y 26º), 77º, 81º, 82º, 83º, 84º, 85º, 86º (incisos 1º, 5º, 10º, 11º, 19º, 22º), 87º, 94º, 99º, 100º, 101º, 108º y sus correlativos con el fin de: asegurar la libertad individual y de expresión y los derechos individuales (y) sociales; fortalecer las autonomías municipales; afianzar el sistema federal; afirmar el equilibrio entre los poderes del gobierno federal dando al Poder Legislativo mayor independencia funcional y mayor poder de contralor;[cita requerida] limitar las facultades del Poder Ejecutivo, inclusive en la designación y remoción de los empleados públicos; robustecer el Poder Judicial; establecer un régimen de dominio y explotación de las fuentes naturales de energía y el régimen electoral."
La sanción del artículo 14 bis:
Sin embargo, una vez declarado tácitamente por la Asamblea la vigencia de la Constitución de 1853, resultó evidente que la mayoría de la Convención Constituyente no estaba realmente interesada en producir reformas.
Inmediatamente después de votado el artículo 14 bis, los convencionales conservadores y gran parte de los convencionales radicales dejaron simplemente de asistir a la Asamblea, dejando sin quorum a la Convención, que así no pudo siquiera tratar la extensa lista de reformas que se había propuesto.
La convención se extinguió así informalmente, circunstancia que fue duramente criticada por todo el espectro político.
Sobre el final de la Convención Constituyente de 1957, y ya sin quorum, el convencional socialista Alfredo Palacios, pronunciaba las siguientes palabras:
       ´Los que se han ido serán responsables ante el pueblo y ante la historia. Por hoy basta con el repudio de esta Asamblea y de sus propios compañeros; repudio terrible, Señor Presidente' 

Consecuencias históricasLa Convención Constituyente de 1957 finalmente se impuso con una cierta aceptación de todos los sectores, aunque nunca se le reconoció una legitimidad plena. El hecho de que el electorado peronista haya tenido prohibido participar de la misma, como que la UCRI haya sostenido su nulidad y se haya retirado de la Asamblea, la hizo poco representativa de la población argentina.
Por otra parte la antigüedad de la Constitución Argentina de 1853 y sus evidentes insuficiencias para atender necesidades de gobierno en la segunda mitad del siglo XX, fue tan ampliamente reconocida, que en cierto modo la Constitución misma perdió importancia relativa. La gran cantidad de asonadas militares y gobiernos de facto desde entonces hasta 1983 son una demostración de su limitada funcionalidad.
Algunas de sus insuficiencias fueron compensadas con otras reformas constitucionales de facto, como el voto directo o el balotaje. Otras, como la igualdad de la mujer con el hombre debieron esperar décadas para ser reconocidas. La ancianidad nunca más volvió a tener estatus constitucional, y sus derechos, como sector, fueron unos de los más avasallados en las siguientes décadas. La falta de normas constitucionales sobre la intervención del Estado en la economía permitió que diversos gobiernos cambiaran completamente, a veces por simples decretos presidenciales, la organización económica y la ubicación del Estado en ella, con gran daño de la estabilidad y la seguridad jurídica.
Se ha dicho que lo que ha justificado históricamente a la Convención Constituyente de 1957 es el artículo 14 bis. Es cierto que el mismo estuvo cerca de no ser tratado, junto con todas las demás reformas propuestas. También es cierto que el artículo 14 bis demostró tener una considerable vitalidad y permitió el desarrollo de una legislación laboral y una práctica jurisprudencial considerablemente protectora del trabajo.
 
El 14 de noviembre de 1957, la Convención Constituyente realiza su sesión de clausura ante la indiferencia de la mayor parte de la opinión pública. El 18 del mismo mes, el gobierno de Aramburu anuncia la convocatoria a elecciones generales para el 23 de febrero de 1958.....con el peronismo proscripto.
Pero nadie cuestionó el sisteme electoral, ni habló de fraude...


(Fuentes: Wikipedia, Todo es Historia)
















No hay comentarios:

Publicar un comentario