sábado, 14 de noviembre de 2015

LA POLÍTICA Y LOS A-POLÍTICOS...

 Esas inconsistencias ideológicas....

El mismo personaje que sube un proverbio chino y aprovecha para denigrar a los choriplaneros, a las negras que se embarazan por un plan... al rato sube un pedido solidario..

Y uno, que no es un porteño con currículum, se pone a pensar... Dar lo que no usas, hace bien!... Dar aquello que te sobra a los que menos tienen, ir un fin de semana a una villa y regalarle esas cosas que ocupan lugar y ya no te sirven.. está bien visto.
Lo hacen muchos.. grupos de iglesia, vecinales, clubes, ONG... y de partidos políticos...
Se dedica tiempo libre, se tranquiliza la conciencia, se cumple con los preceptos evangélicos...y no se hace política....
¿Donde está la diferencia....? Hacen lo mismo, pero, "no es lo mismo"... ambos quieren ayudar a mejorar la vida de otros, unos, por su compromiso con una creencia, con una agrupación u ONG... los otros, con un partido político, hacen "clientelismo"....
Pero..¡¡no me vás a comparar con esos negros que militan por un cargo, y se ponen esas remeras...!!!! Hacen política...
Pero lo preocupante, no es que lo diga cualquiera de nosotros.. lo ha dicho Macri, que puede llegar a ser presidente, refiriéndose a los médicos del médicos del Garrahan, que reclamaban faltas de aportes de la Ciudad... mientras "a-politicamente" se juntan tapitas para el mismo hospital... se percibe en ese desprecio que muestra al hablar de "esos prolegómenos de la justicia social"..
Es preocupante que confundamos beneficiencia, caridad, con reconocer derechos... que se asuma el compromiso de una más equitativa distribución del ingreso con políticas sociales inclusivas, reemplazando las experiencias asistencialistas y fragmentarias del pasado por una política integral. Para transformar a los  habitantes en ciudadanos  y a los “beneficiarios” en titulares de derecho.... y se considere a eso "clientelismo"...
¿Que vendría a ser "hacer política"..??
Política « Etimología de la lengua españolaDel latín “politicus” y ésta del griego “πολιτικός” (“politikós”), que significa “de los ciudadanos” o “del Estado”, siendo el adjetivo de “πόλις” (“pólis”) que significa “ciudad” pero también “Estado” ya que la ciudad en la Grecia clásica era la única unidad estatal existente (hasta la época de los macedonios, quienes lograron unir grecia bajo un reino). (Nótese también “πόλιτες” (“pólites”) o “ciudadanos”) Proviene de la raiz eundoeuropea *p(o)lH- “lugar cerrado”como en sánscrito “pur, puram” (“ciudad”) o lituano “pilis”-“fuerte”.
El equivalente latino a sería en realidad “civitas” como “pólis” (de donde viene la palabra “ciudad”) y “civilis” como “politikós” (de donde proviene nuestro adjetivo “civil”. Como fue mencionado anteriormente, la ciudad era la unidad estatal en Grecia, que era una de caracter democrático, un fenómeno que surgió ahí por primera vez en la historia, al menos en aquella europea. De este modo, todos los asuntos del Estado eran asuntos de todos los ciudadanos, es decir, de los habitantes de la ciudad con poder civil. Así los griegos empezaron a llamar a estos temas “politikoí”.  Ver fuente
Sintetizando, ocuparse de asuntos de todos los ciudadanos, es decir, de los habitantes de la ciudad, ya sea desde una cooperadora escolar, una biblioteca popular, una comisión vecinal, es hacer política, más allá de ser militante, afiliado o no a un partido, en el buen sentido de la palabra. Aunque algunos, se apuran a aclarar que ellos no hacen política, como si fuese un pecado mortal..
Por el contrario, en oposición a aquellos que se ocupan de los asuntos de todos los ciudadanos, están los que dedican su tiempo a los asuntos  personales e intereses privados.... que vendría a ser todo lo contrario. Y según la misma cita de etimología de "política":
"Más adelante los hombres que no se preocupasen de los temas concernientes a la “pólis” se llamarían “ἰδιώτες” (“idiotes”), que significaba “ciudadanos privados” pero luego “incultos” o “no conociente de las artes”, derivando siglos más tarde a nuestra palabra actual “idiota”.
También el Diccionario de la Real Academia Española :
"La palabra «idiota» se usa principalmente como un insulto hoy en día, según el DRAE para referirnos a alguien “engreído sin fundamento para ello”. Sin embargo, muy poco tiene que ver esto con el origen etimológico de la palabra, que llegó al español a través del latín idiota, desde el original griego ἰδιώτης [idiˈo:te:s] En este adjetivo encontramos la raíz ἴδιος [ˈidios], que en griego era ‘lo privado, lo particular, lo personal’. Con esta misma raíz tenemos otros sustantivos como «idiosincrasia» (DRAE: “Rasgos, temperamento, carácter, etc., distintivos y propios de un individuo o de una colectividad”) e incluso «idioma» (DRAE: “Del lat. idiōma, y este del gr. ἰδίωμα, propiedad privada. Lengua de un pueblo o nación, o común a varios”).
Hoy en día el término “político” se encuentra bastante desvirtuado, haciendo creer a la gente que la “política” es una profesión o carrera. Sin embargo, volviendo a las raíces de la palabra se ve que esto no es así y que muchos, de los que se denominan hoy en día “políticos” sólo son “idiotes”, ya que no responden a lo que le concierne al Estado o ciudad, sino que a sus intereses propios. Peculiar es el caso de Argentina, por ejemplo, donde luego de la severa crisis de 2001 la gente empezó a gritar “que se vayan todos (los políticos)!”. Sin embargo, esta orden no tenía ningún destinatario concreto, ya que según el significado griego de la palabra, en Argentina no se encontraba ningún político en el Estado, sino gente que se ocupaba de lucrar y hacer sus ganancias. La solución a la crisis política mundial está en que la gente empiece a pensar más “políticamente” que solo en sus asuntos privados." Ver fuente
Por tanto, en principio, el idiota era simplemente aquel que se preocupaba solo de sí mismo, de sus intereses privados y particulares, sin prestar atención a los asuntos públicos y/o políticos. Pronto esta palabra se convirtió en un insulto, ya que en la Antigüedad grecorromana la vida pública era de gran importancia para los hombres libres. Ser un idiota (como persona preocupada solo de lo suyo) se convirtió en ser un idiota con la acepción actual, ya que en la democracia era considerado deshonroso no participar de ella.
Así que si alguna vez te sentís tentado de decir "no hago política".... en realidad, estarías diciendo "soy un idiota"...

No hay comentarios:

Publicar un comentario