lunes, 28 de diciembre de 2015

ORGANIZARSE, RESISTIR, CREAR…

 Hernán Lombardi en declaraciones a Animales Sueltos, dice:

"Hay hipótesis, la idea pobre, que es la idea de la resistencia.  Resistencia se les hizo a los gobiernos cuando el peronismo estaba proscripto, a la Dictadura del 76, pero no cuando hay gobiernos democráticos".
 ¿Cuál será el sentido que pretende darle a la palabra resistir..? Según el diccionario, Resistir es: tolerar, aguantar, soportar, sufrir, encajar y su antónimo:   sucumbir, desistir. 
También es:  oponerse, rechazar, rehusar, negarse, rebatir, impugnar, desafiar, plantarse, rebelarse y el  antónimo: aceptar, someterse.

A la resistencia que se les hizo a los gobiernos cuando el peronismo estaba proscripto, cuando la Dictadura del 76, se le pueden dar las dos acepciones. Mientras una parte de la sociedad resistió oponiéndose, sufriendo, rechazando a esos gobiernos seudo democráticos, y a las otras dictaduras que él omite, la otra parte lo toleraba, lo sostenía. ¿O no puede decirse eso de la cantidad de ministros y funcionarios aportados por partidos “democráticos”, que le hicieron el aguante..?
La palabra resistencia se puede definir como una acción en la que una persona, animal, cosa u organismo resiste o que tiene la capacidad de resistirse.  Cuando nos referimos a la resistencia social estamos hablando al rechazo que puede existir ante algunos planteamientos, idealismos o formas de gobernar de otros, así como la no aceptación y oposición a las actuaciones de los gobernantes, es costumbre encontrar en algunos contextos que la resistencia tiene que ver con la oposición política a los regímenes totalitarios o dictadores de un país o Nación.  Pero no es necesario que sea un totalitarismo o una dictadura.Algunas medidas provocan resistencia.

¿Está mal que tratemos de mantenernos en pié..? ¿Qué tratemos de defender derechos, obtener mayor equidad en la relaciones..?
Aldo Etchegoyen, presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), destacó en la presentación del libro compilado por el sociólogo Andrés Pérez Esquivel, que se llama, precisamente “Resisitir en la Esperanza”.. 

 “Resistir es perseverar, es permanecer, esto es en relación a la verdad y a la búsqueda de la justicia, la paz, la dignidad humana y de la igualdad. Creo que este es el sentido de resistir y perseverar” .

En el libro mencionado, se puede encontrar, la carta que le envía a Fernando De la Rua el 18 de diciembre de 2001, un día antes del estallido de las protestas cuya represión provocó decenas de muertos:

“ESCUCHA EL CLAMOR DE TU PUEBLO”

Estamos llegando a un punto crítico en la vida del pueblo. En reiteradas oportunidades le he escrito enviando algunas reflexiones sobre la situación que viven los más pobres y excluidos que aumentan constantemente en todo el país, víctimas de las políticas de exclusión del gobierno que usted preside.

En otra oportunidad, he señalado que el Ministro de Economía Domingo Cavallo implementó en el Ecuador la misma política que está aplicando en la Argentina con un total fracaso, basta ver los resultados. Las consecuencias fueron la dolarización y la entrega de ese país hermano a la voracidad y el saqueo sin piedad de los grandes intereses internacionales, como la instalación de bases militares norteamericanas.

Usted está llevando al país a un mismo punto sin retorno, la entrega total de nuestros recursos y la colonización a manos de los Estados Unidos. Quiero aclararle que no soy un antinorteamericano ni un trasnochado que ve todo blanco o negro. Sí veo, “los riesgos del país”, que no es el llamado “riesgo país” por la bolsa de valores, que a todo le ponen precio, y valor a nada.

El verdadero “riesgo país” que veo y siento, es el aumento de la pobreza; los niños que mueren de hambre, esa bomba silenciosa que mata más que las guerras. Los desocupados; los jóvenes a quienes les está matando la esperanza; el achique del país y la falta de producción, exclusión que somete a los pequeños y medianos productores rurales e industriales, quienes como consecuencia de la situación actual se ven privados de sus fuentes de trabajo.

Los jubilados a quienes la política del gobierno ha transformado en mendigos del Estado. Mientras, el Estado privilegia el pago de la deuda externa sobre las necesidades y responsabilidades que debe tener con el pueblo. La respuesta del gobierno es la Represión y no la solución de los problemas.
Sr. Presidente, ¿Qué piensa hacer? ¿Reprimir a un pueblo hambreado y dolorido? ¿Cerrar los ojos a las necesidades del pueblo?- ¿Esconder la cabeza como el avestruz, para no ver ni oír? ¿Continuar con la política que le imponen desde Washington?- ¿Qué privilegia?
Los resultados están a la vista. La experiencia del modelo aplicado por su mismo Ministro en Ecuador habla de la irresponsabilidad total del modelo aplicado. Estamos llegando a un punto de inflexión, por eso quiero decirle:
“ESCUCHA EL CLAMOR DE TU PUEBLO” Sr. Presidente, no olvide que usted fue elegido para gobernar al pueblo, no para oprimirlo, marginarlo y hambrearlo. Aún tiene tiempo de corregir sus errores y horrores. Preste atención a la Consulta Popular del Frente Nacional Contra la Pobreza. No es que no haya salidas, las hay. Sólo debe saber escuchar al pueblo. La única concertación posible es con el pueblo y no con aquellos que han entregado el país a la voracidad financiera y la corrupción.

Estamos en vísperas de Navidad y del Año nuevo, es tiempo de renovación y de esperanza. Le envío el fraterno saludo de Paz y Bien que tanto necesita el pueblo y su gobierno.

Atentamente,

Adolfo Pérez Esquivel

Premio Nobel de la Paz"

Por supuesto, Lombardi también omite recordar que a ese gobierno democrático, del que era parte, también se lo resistió…
Sería conveniente que leyera la carta, para constatar que los motivos que indica Pérez Esquivel para hacer ese llamado de atención al entonces presidente..son los mismos que lleva a una parte del pueblo a resistir, oponerse.. ya que no está dispuesto a sucumbir, desistir, sufrir, someterse.

martes, 22 de diciembre de 2015

PARA VOLVER...



No hay resentimiento, pero queda una memoria muy viva de todo lo que pasó. En ese sentido considero que nosotros necesitamos una lucidez sin atenuantes. Porque el poder está en manos del enemigo, nos dejó una sociedad precocinada, pone su gente, sus gerentes de empresas, la que dejó esperando regresar.
..
Creo que los peronistas, -o kirchneristas, ¿importan las etiquetas?- nos hemos quedado con identidad política, con la conciencia que tiene más peso la política que los “gerenciamientos”, y sobre todo, responsabilidad sobre  los derechos adquiridos, para defenderlos.
Y, por otra parte, nuestra lucidez nos lleva ahora a comprender que toda la historia de la Argentina está basada en las luchas por el poder. Por eso esta cosa de la Patria Grande es tan importante. Porque si yo recojo las herencias de las víctimas del '80, que bañaron de sangre la pampa argentina, estoy impugnando toda esta Argentina. Toda. Habría que empezar de nuevo desde los más oprimidos. Y cuando uno trata de ver la historia de Argentina y la historia de América Latina, a través de los ojos de los que perdieron, de los que fueron masacrados, de los que murieron en medio de la tristeza de la isla Martín García, o que fueron fondeados en el Rio de la Plata, un siglo antes de los que fueron fondeados ahora... uno puede reflexionar viendo que todo puede ser diferente a lo que nos contaron. Y que lo mismo podríamos hacer desde hace quinientos años hasta ahora, si somos capaces del esfuerzo increíble de ver la historia de América a través de los ojos de los vencidos, de sus crónicas, de sus testimonios. Entonces uno se da cuenta de que no se trata solamente de asaltar el poder, o de ganar una diputación o una gobernación. Necesitamos una revolución total, que trastoque totalmente esto, que es un sistema despiadadamente injusto...
La tarea es que lo haga el pueblo, pero lo importante es que el pueblo se decida, definitivamente, por sí mismo a ponerse en marcha. Creo que el pueblo tiene su propio tiempo... Y en todo este tiempo el pueblo ha crecido por dentro, se ha fortalecido, mientras que los sectores medios han acumulado resentimientos. Mientras el pueblo resiste, los sectores medios se resienten, eso es típico. Y la clase alta se abroquela en su vanidad, en su soberbia. Clase alta-soberbia, sectores medios-resentimiento, y pueblo-crecimiento interior... El pueblo crece en el silencio. Entonces, creo que el peronismo tiene una herencia que hay que rescatar que es su vertiente americana. Y después la enorme masa de gente que se ha formado en las cárceles, en las luchas por la resistencia ayer, y en las calles, los sindicatos, las escuelas hoy,  lúci­dos, capaces de asumir tareas individuales en cualquier lugar del país. Y capaces de hacerlas a la perfección, de hacer cosas hermosas.. Esa famosa comunidad organizada que tanto se predicó, hacerla en pequeño, pero hacerla bien, para que miles de otros núcleos sean capa­ces de imitarlo. Tanto gente que viene del peronismo, como gente que viene de otros sectores, de la izquierda o del cristianismo. Y ser capaces de conducir un nuevo tipo de lucha. No solamente ir detrás de las Madres de Plaza de Mayo -que han inaugurado un método nuevo que es fantástico-, sino hacer lo mismo que ellas en otros ám­bitos. 
Y eso es lo que está fal­tando ahora: imaginación al servicio de las luchas políticas, con métodos no violentos, para que podamos despreocuparnos de estos cuatro años. 
Algo se está comenzando a ver... en distintos puntos del país, a través de las redes, la gente se convoca, se reune, se organiza, se moviliza. Quiere participar, no permanece impávida mientras avanzan los sectores de poder... quiere marcarle la cancha y recordarle al nuevo gobierno que la mitad del país no lo votó y que, por ende, no esta dispuesta a dejarse pasar por arriba. Nadie los llevó en colectivos o los motivó con un choripan y una coca para que fuesen a defender la ley de medios...
Vivimos un tiempo que no tiene teoría, porque la estamos escribiendo minuto a minuto.
Hay muchos casos de personas que hasta dos meses atrás habían sido periféricas o que tenían un compromiso difuso con el kirchnerismo a quienes los acontecimientos los arrastraron a las calles. El desafío es contener políticamente este capital humano.
 Porque no importa que haya un gobierno de gerentes, lo importante es que cuando quieran seguir avanzando, tengan que embestir contra una sociedad organizada, politizada y dispuesta a defenderse.. Que no le importa que se intente demonizar esas "juntadas" diciendo que está La Cámpora detrás, que en el Parque Centenario se reunieron "los marxistas" para escuchar a Kicillof...y si fuese así..¿que tiene de malo..? Se pueden reunir los liberales, los de la escuela de Chicago..¿menos los marxistas..?
Es decir, no les demos ocasión para que nos acusen de violentos, por exaltados, obliguémoslos a que cuando nos obstaculicen, sea por pretender mayor justicia social, equidad. Por querer una sociedad más jus­ta, no por los medios que estamos usando. Que nuestros medios no enajenen la polémica sobre nuestras ideas. 
Esta es la idea. Que no nos sancionen por ser intolerantes, agraviantes, que nos sancionen por querer un mundo más justo. Y que entonces se desenmascaren...

viernes, 18 de diciembre de 2015

CAMBIO EL TÍTULO, LOS ACTORES..PERO LOS DIRECTORES SON LOS MISMOS..



Frente a los adversarios, las ideas pueden ser "armas" que cuestionen la racionalidad de las instituciones vigentes y se ensañen con las fracturas y debilidades del enemigo. Frente a la perplejidad de un conjunto arremolinado de aliados, pueden ser "proyectos", maquetas que indiquen las alternativas y los caminos a seguir. Y, una vez trastocados los resortes del orden anterior, pueden convertirse en "convenciones", acuerdos más o menos tácitos, que guíen v articulen el comportamiento cotidiano de organizaciones y personas. Las ideas, en sus tres formas, organizarán nuestra historia.
Cuando el discurso permanente resalta que la economía está en manos de inexpertos, hay inflación, aumenta el riesgo país, que los salarios son altos y por consiguiente no se puede competir, que el dólar… y muchos “informes” interesados en demostrar que “estamos muy mal”, es relativamente fácil convencer que es necesario “un cambio”…

Recordemos que los medios, los intelectuales y expertos no se limitaron a ser instigadores y cómplices de la dictadura. En algunos casos fueron los principales autores, incluso contra la opinión de muchos militares, de las transformaciones más regresivas legadas por el Proceso de Reorganización Nacional.
Eso es lo que es necesario ver, analizar, recordar: de los liberales y de sus ideas desde los albores hasta el final de la última dictadura.
Los liberales y el liberalismo fueron agentes de transformación y ellos mismos sufrieron modificaciones profundas. Gracias a un conjunto de decisiones inspiradas en el ideario (neo) liberal, la continuidad de algunos de los efectos más destructivos de la dictadura se fundó en la capacidad del nuevo (des) orden económico para perpetuar su fuerza en democracia, sin que fuera ya tan necesaria la intervención de los intelectuales tradicionales ni sus discursos de legitimación. Con la democracia, los economistas y su ciencia acompañarían el proceso hasta relevar a las plumas del liberalismo decimonónico.
A lo largo de 1976 se produjo una progresiva apertura comercial que disminuyó los aranceles que protegían diversos bienes. Como la medida tuvo lugar con una moneda local devaluada, no despertó mayores recla­mos. Más tarde, en 1977, se lanzó la reforma financiera, que consistió en la liberalización y consiguiente suba de la tasa de interés. Esta medida había sido elaborada por Adolfo Diz, un egresado de Chicago nombra­do presidente del Banco Central, que esperaba aprovechar la liquidez internacional para atraer la llegada de capitales. Al principio, la espi­ral inflacionaria impidió a gran parte de los protagonistas visualizar la magnitud de estas decisiones. Pero fue la "tablita cambiaría", aconsejada entre otros por los miembros del CEMA, la que instituyó, a fines de 1978, una gran ruptura. Su fundamento era que la fijación de algunos precios clave -la cotización del dólar, las tarifas de los servicios públicos y los salarios básicos— permitiría anclar y luego reducir la espiral inflacionaria. La combinación de estas pautas con la apertura comercial y financiera llevaría idealmente a un aumento de la competencia y, por lo tanto, a un disciplinamiento de los precios. Así, en forma progresiva -se esperaba-, la inflación interna tendería a igualarse con la internacional. 
Para la historia intelectual, la responsabilidad de las ideas y de los in­telectuales se cifra en las interpretaciones y en su capacidad de influir en las conciencias. En episodios críticos como el de los albores de la dictadura, los intelectuales pueden no sólo instigar sino, como en este caso, contribuir a organizar un golpe militar. En ese derrotero, pueden incluso servirse de las palabras para hacer aceptable y hasta ineludible el recurso a la violencia. Aunque los escritos de los liberales argentinos no aludieran en forma explícita a los métodos utilizados, subrayaban que la Argentina era uno de los escenarios donde se libraba la tercera guerra mundial, por lo que era necesario derrotar militar y culturalmente al marxismo antioccidental.
¿No es lo mismo que estamos escuchando ahora, en boca de otros actores..pero educados en la misma escuela….?
Al evocar los "golpes de mercado" a fines de 1989, Ámbito Financiero afirmó:

"Esta Argentina democrática ya no quiere golpes de Estado militares; supo adoptar una nueva estrategia para defenderse de la demagogia de los políticos". (15/12/1989)
Paradójicamente, con el triunfo del (neo)liberalismo y la amenaza de los golpes de nuevo tipo, la violencia impersonal de los mercados tendía a eximir a los poderosos del imperativo de justificarse. No importaba ya si las desigualdades eran o no aceptables (como supone la idea de legitimidad): se habían erigido en la única realidad posible e imaginable (como instituye la idea de naturalización). Naturalizados los beneficios y consolidados los poderes de veto, los liberales tradicionales y tecnocráticos siguieron avanzando en la profundización de estas transformaciones y a las virtudes de la palabra sumaron una recurrente amenaza al orden social."

  En 1982, cuando Reynaldo Bignone encabezaba la dictadura y Alieto Guadagni la Secretaría de Energía, se llevó a cabo una renegociación de los contratos originales. Marcelo Bonelll analizó esa renegoclación y, entre otras cuestiones, señaló:

"El poderoso grupo de las tres hermanas argentinas, constituido por los influyentes conglomerados económicos que integran el grupo Bridas, el consorcio Pérez Companc y la firma Astra, no dudó en colocar funcionarios, utilizar los medios de comunicación y hasta comprar algunas opiniones para superar las resistencias legales, técnicas y económicas que impedían la modificación de los convenios firmados por YPF [...]. Junto a las tres hermanas operaron algunas primas, como el grupo SOCMA y el holding Soldati [...]. Entre los años 1977 y 1981, período en el que se adjudican todas las áreas renegociadas por el proceso militar, doce contratos de los veintiuno en cuestión fueron adjudicados a las tres hermanas, obteniendo tres la prima SOCMA y uno el grupo Soldati. En definitiva, la familia obtuvo el 76% de las áreas en juego, entre las cuales se encuentran los siete contratos más importantes, como el de 25 de Mayo-Medanitos, que explotan en forma conjunta las dos hermanas mayores: Bridas y Pérez Companc" 

(M. Bonelli, Un volcán en llamas. Los contratos petroleros, Buenos Aires, Corregidor, 1984).

Fue relativamente fácil convencer que es necesario “un cambio”… lo que no te dijeron, fue que lo que no cambiaría, eran esos protagonistas principales, los que están detrás de la escena, los que dirigen la obra ..

miércoles, 9 de diciembre de 2015

DESEMBARCOS Y DESEMPLEO

  Llega una "reconocida cadena californiana de fast fashion (colecciones rápidas que siguen las últimas tendencias)"..y detrás se esperan más de 40 empresas del sector..

Algunos estarán esperando ansiosos la apertura, para comprar cualquier prenda con una etiqueta de marcas famosas, para mostrar que "puede"... y no son del montón..
Conviene recordar que alguna de esas marcas, son las que Naomi Klein, en su conocido libro "NO LOGO"  denuncia que sus prendas son fabricadas en talleres esclavos. Claro que eso no ha de preocupar al presidente de un país, cuya esposa tiene una marca de ropa fabricada por esclavos..
Pero habrá también una multitud de personas que verán peligrar sus empleos, por que también comenzaran a desembarcar container con ropa de esos talleres, a precios baratísimos.. y los trabajadores, con un menor poder adquisitivo, no tendrán la alternativa que comprar esa ropa, ese calzado... y veremos también, el cierre de empresas.
¿que hicieron los  países hoy desarrollados (PHD), siempre fueron partidarios del libre cambio o protegieron sus incipientes industrias..? A pesar de algunas limitaciones, prácticamente todos los países que hoy son países desarrollados aplicaron activamente políticas comerciales intervencionistas e industriales dirigidas a promover -y no solo «proteger», hay que dejarlo claro- las industrias nacientes durante el periodo de despegue.
 Además, una vez alcanzada la frontera de desarrollo, los PHD usaron toda una gama de medidas y estrategias para distanciarse de los competidores existentes y potenciales. Entre otras medidas se reguló la transferencia de tecnología a los potenciales competidores (controlando la emigración de trabajadores calificados y las exportaciones de maquinaria)  -acá, un ministro los mandaba a lavar los platos- y se obligó a los países menos desarrollados a abrir sus mercados mediante tratados desiguales y mediante la colonización.

"Se considera que Eduardo III (1312-1377) fue el primer rey que tomó medidas deliberadas para desarrollar las manufacturas locales de tejidos de lana. Solo vestía ropas hechas en Inglaterra para dar ejemplo, trajo tejedores de Flandes, centralizó el comercio de la lana y prohibió las importaciones de tejidos de lana. 
 También se dice que George Washington insistió en vestir ropas americanas de peor calidad que las británicas en su ceremonia de toma de posesión. Ambos episodios recuerdan las políticas usadas por el Japón y Corea durante la posguerra para controlar el «consumo de lujo», especialmente de bienes importados." (1)
 Es también importante señalar que el papel del gobierno federal estadounidense en el desarrollo  industrial  ha  sido  significativo  incluso en  la posguerra, gracias al gran volumen de las adquisiciones en defensa y del gasto en investigación y desarrollo (I + D), que tiene enormes efectos de difusión.  También hay que señalar el papel crítico de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, National Institutes of Health, una institución del gobierno estadounidense) en el apoyo a la I+D de la industria farmacéutica y biotecnológica. Según fuentes de la misma asociación de la industria farmacéutica estadounidense  solo 43% de la I+D farmacéutica es financiada por la misma industria, mientras que un 29% es financiado por los NIH.
Mientras tanto, acá veremos recortes al gasto, reducción de presupuestos...para seguir endeudándonos...
"Del examen de la historia de los países hoy desarrollados surge el cuadro siguiente.
En primer lugar, casi todos los PHD utilizaron alguna forma de promoción de la industria naciente cuando estaban en fases iniciales de desarrollo. El Reino Unido y EE.UU., los países supuestamente cuna de la política de libre comercio —no Alemania o el Japón que suelen considerarse como ejemplos de activismo estatal—fueron los que usaron protecciones arancelarias de la forma más agresiva.
Por supuesto que los datos de niveles de aranceles y tasas de aduana no proporcionan el cuadro completo de las políticas de promoción industrial. Durante las últimas décadas del siglo XIX y comienzos del XX, mientras que mantenía aranceles medios relativamente bajos, Alemania protegió con tarifas fuertes las industrias estratégicas del hierro y el acero. De forma semejante, Suecia proporcionó protección específica para la siderurgia y las industrias de la ingeniería, mientras que mantenía tarifas generalmente bajas. Alemania, Suecia y Japón utilizaron activamente para promover sus industrias medidas no arancelarias tales como «fábricas modelo» propiedad del gobierno, financiamiento estatal de empresas de alto riesgo, ayudas para I+D y desarrollo de instituciones para promover la cooperación entre los sectores público y privado.
Las excepciones a este patrón histórico son Suiza y los Países Bajos. Sin embargo, éstos eran los países que estaban ya en la frontera del desarrollo tecnológico en el siglo XVIII y no necesitaban mucha protección. También hay que señalar que Holanda había desplegado una gama impresionante de medidas intervencionistas hasta el siglo XVII para asentar su supremacía marítima y comercial. Además, Suiza no tuvo una ley de patentes hasta 1907, lo que contradice el énfasis que la ortodoxia actual pone en la protección de los derechos de propiedad intelectual. Más interesante es que Holanda suprimió en 1869 su ley de patentes de 1817, basándose en que las patentes eran monopolios políticos contrarios a los principios del mercado libre —idea que hoy parecen eludir la mayoría de los economistas predicadores del libre comercio— y no estableció de  nuevo una ley de patentes hasta 1912.
Aunque las protecciones arancelarias eran en muchos países un componente dominante de esta  estrategia, no siempre eran la única medida proteccionista ya que a menudo iban acompañadas de otras medidas como subsidios a la exportación, reducciones arancelarias para  los insumos usados en los productos para  la exportación, asignación de derechos de monopolio, asociaciones de fabricantes, créditos dirigidos, planeamiento de la inversión y de la fuerza de trabajo, ayudas de I+D y creación de instituciones para facilitar la cooperación entre los sectores público y privado. Suele pensarse que estas políticas fueron inventadas por el Japón y otros países del Este de Asia después de la segunda guerra mundial, o al menos por Alemania a finales del siglo XIX, pero muchas de ellas tienen un largo pedigrí. Finalmente, a pesar de compartir los mismos principios básicos, el grado de diversidad entre el peso relativo de los componentes de las políticas de los PHD es muy considerable, lo que sugiere que no hay un modelo de «talla única» para el desarrollo industrial." (1)
El Tercer Mundo,según dicen,  siempre ha existido para mayor comodidad del Primero. Lo nuevo, sin embargo,es el interés por investigar los lugares de origen de los artículos de
marca, que son lugares donde las marcas no existen. Así se ha descubierto que el origen de las zapatillas Nike son los infames talleres de Vietnam; el de las ropitas de lamuñeca Barbie, el trabajo de los niños de Sumatra; el de los cafés capuchinos de Starbuck en los Cafetales
ardientes de Guatemala y el del petróleo de Shell en las miserables aldeas del delta del Níger.
¿Nos ponemos contentos, festejamos..? ¿Festejamos esta apertura de las fronteras..? ¿eso nos convierte en un país moderno.. o nos perjudica en nuestro desarrollo..?
(1)
Ha-Joon Chang; Patada a la escalera: La verdadera historia del libre comercio