miércoles, 9 de diciembre de 2015

DESEMBARCOS Y DESEMPLEO

  Llega una "reconocida cadena californiana de fast fashion (colecciones rápidas que siguen las últimas tendencias)"..y detrás se esperan más de 40 empresas del sector..

Algunos estarán esperando ansiosos la apertura, para comprar cualquier prenda con una etiqueta de marcas famosas, para mostrar que "puede"... y no son del montón..
Conviene recordar que alguna de esas marcas, son las que Naomi Klein, en su conocido libro "NO LOGO"  denuncia que sus prendas son fabricadas en talleres esclavos. Claro que eso no ha de preocupar al presidente de un país, cuya esposa tiene una marca de ropa fabricada por esclavos..
Pero habrá también una multitud de personas que verán peligrar sus empleos, por que también comenzaran a desembarcar container con ropa de esos talleres, a precios baratísimos.. y los trabajadores, con un menor poder adquisitivo, no tendrán la alternativa que comprar esa ropa, ese calzado... y veremos también, el cierre de empresas.
¿que hicieron los  países hoy desarrollados (PHD), siempre fueron partidarios del libre cambio o protegieron sus incipientes industrias..? A pesar de algunas limitaciones, prácticamente todos los países que hoy son países desarrollados aplicaron activamente políticas comerciales intervencionistas e industriales dirigidas a promover -y no solo «proteger», hay que dejarlo claro- las industrias nacientes durante el periodo de despegue.
 Además, una vez alcanzada la frontera de desarrollo, los PHD usaron toda una gama de medidas y estrategias para distanciarse de los competidores existentes y potenciales. Entre otras medidas se reguló la transferencia de tecnología a los potenciales competidores (controlando la emigración de trabajadores calificados y las exportaciones de maquinaria)  -acá, un ministro los mandaba a lavar los platos- y se obligó a los países menos desarrollados a abrir sus mercados mediante tratados desiguales y mediante la colonización.

"Se considera que Eduardo III (1312-1377) fue el primer rey que tomó medidas deliberadas para desarrollar las manufacturas locales de tejidos de lana. Solo vestía ropas hechas en Inglaterra para dar ejemplo, trajo tejedores de Flandes, centralizó el comercio de la lana y prohibió las importaciones de tejidos de lana. 
 También se dice que George Washington insistió en vestir ropas americanas de peor calidad que las británicas en su ceremonia de toma de posesión. Ambos episodios recuerdan las políticas usadas por el Japón y Corea durante la posguerra para controlar el «consumo de lujo», especialmente de bienes importados." (1)
 Es también importante señalar que el papel del gobierno federal estadounidense en el desarrollo  industrial  ha  sido  significativo  incluso en  la posguerra, gracias al gran volumen de las adquisiciones en defensa y del gasto en investigación y desarrollo (I + D), que tiene enormes efectos de difusión.  También hay que señalar el papel crítico de los Institutos Nacionales de Salud (NIH, National Institutes of Health, una institución del gobierno estadounidense) en el apoyo a la I+D de la industria farmacéutica y biotecnológica. Según fuentes de la misma asociación de la industria farmacéutica estadounidense  solo 43% de la I+D farmacéutica es financiada por la misma industria, mientras que un 29% es financiado por los NIH.
Mientras tanto, acá veremos recortes al gasto, reducción de presupuestos...para seguir endeudándonos...
"Del examen de la historia de los países hoy desarrollados surge el cuadro siguiente.
En primer lugar, casi todos los PHD utilizaron alguna forma de promoción de la industria naciente cuando estaban en fases iniciales de desarrollo. El Reino Unido y EE.UU., los países supuestamente cuna de la política de libre comercio —no Alemania o el Japón que suelen considerarse como ejemplos de activismo estatal—fueron los que usaron protecciones arancelarias de la forma más agresiva.
Por supuesto que los datos de niveles de aranceles y tasas de aduana no proporcionan el cuadro completo de las políticas de promoción industrial. Durante las últimas décadas del siglo XIX y comienzos del XX, mientras que mantenía aranceles medios relativamente bajos, Alemania protegió con tarifas fuertes las industrias estratégicas del hierro y el acero. De forma semejante, Suecia proporcionó protección específica para la siderurgia y las industrias de la ingeniería, mientras que mantenía tarifas generalmente bajas. Alemania, Suecia y Japón utilizaron activamente para promover sus industrias medidas no arancelarias tales como «fábricas modelo» propiedad del gobierno, financiamiento estatal de empresas de alto riesgo, ayudas para I+D y desarrollo de instituciones para promover la cooperación entre los sectores público y privado.
Las excepciones a este patrón histórico son Suiza y los Países Bajos. Sin embargo, éstos eran los países que estaban ya en la frontera del desarrollo tecnológico en el siglo XVIII y no necesitaban mucha protección. También hay que señalar que Holanda había desplegado una gama impresionante de medidas intervencionistas hasta el siglo XVII para asentar su supremacía marítima y comercial. Además, Suiza no tuvo una ley de patentes hasta 1907, lo que contradice el énfasis que la ortodoxia actual pone en la protección de los derechos de propiedad intelectual. Más interesante es que Holanda suprimió en 1869 su ley de patentes de 1817, basándose en que las patentes eran monopolios políticos contrarios a los principios del mercado libre —idea que hoy parecen eludir la mayoría de los economistas predicadores del libre comercio— y no estableció de  nuevo una ley de patentes hasta 1912.
Aunque las protecciones arancelarias eran en muchos países un componente dominante de esta  estrategia, no siempre eran la única medida proteccionista ya que a menudo iban acompañadas de otras medidas como subsidios a la exportación, reducciones arancelarias para  los insumos usados en los productos para  la exportación, asignación de derechos de monopolio, asociaciones de fabricantes, créditos dirigidos, planeamiento de la inversión y de la fuerza de trabajo, ayudas de I+D y creación de instituciones para facilitar la cooperación entre los sectores público y privado. Suele pensarse que estas políticas fueron inventadas por el Japón y otros países del Este de Asia después de la segunda guerra mundial, o al menos por Alemania a finales del siglo XIX, pero muchas de ellas tienen un largo pedigrí. Finalmente, a pesar de compartir los mismos principios básicos, el grado de diversidad entre el peso relativo de los componentes de las políticas de los PHD es muy considerable, lo que sugiere que no hay un modelo de «talla única» para el desarrollo industrial." (1)
El Tercer Mundo,según dicen,  siempre ha existido para mayor comodidad del Primero. Lo nuevo, sin embargo,es el interés por investigar los lugares de origen de los artículos de
marca, que son lugares donde las marcas no existen. Así se ha descubierto que el origen de las zapatillas Nike son los infames talleres de Vietnam; el de las ropitas de lamuñeca Barbie, el trabajo de los niños de Sumatra; el de los cafés capuchinos de Starbuck en los Cafetales
ardientes de Guatemala y el del petróleo de Shell en las miserables aldeas del delta del Níger.
¿Nos ponemos contentos, festejamos..? ¿Festejamos esta apertura de las fronteras..? ¿eso nos convierte en un país moderno.. o nos perjudica en nuestro desarrollo..?
(1)
Ha-Joon Chang; Patada a la escalera: La verdadera historia del libre comercio

No hay comentarios:

Publicar un comentario