lunes, 28 de diciembre de 2015

ORGANIZARSE, RESISTIR, CREAR…

 Hernán Lombardi en declaraciones a Animales Sueltos, dice:

"Hay hipótesis, la idea pobre, que es la idea de la resistencia.  Resistencia se les hizo a los gobiernos cuando el peronismo estaba proscripto, a la Dictadura del 76, pero no cuando hay gobiernos democráticos".
 ¿Cuál será el sentido que pretende darle a la palabra resistir..? Según el diccionario, Resistir es: tolerar, aguantar, soportar, sufrir, encajar y su antónimo:   sucumbir, desistir. 
También es:  oponerse, rechazar, rehusar, negarse, rebatir, impugnar, desafiar, plantarse, rebelarse y el  antónimo: aceptar, someterse.

A la resistencia que se les hizo a los gobiernos cuando el peronismo estaba proscripto, cuando la Dictadura del 76, se le pueden dar las dos acepciones. Mientras una parte de la sociedad resistió oponiéndose, sufriendo, rechazando a esos gobiernos seudo democráticos, y a las otras dictaduras que él omite, la otra parte lo toleraba, lo sostenía. ¿O no puede decirse eso de la cantidad de ministros y funcionarios aportados por partidos “democráticos”, que le hicieron el aguante..?
La palabra resistencia se puede definir como una acción en la que una persona, animal, cosa u organismo resiste o que tiene la capacidad de resistirse.  Cuando nos referimos a la resistencia social estamos hablando al rechazo que puede existir ante algunos planteamientos, idealismos o formas de gobernar de otros, así como la no aceptación y oposición a las actuaciones de los gobernantes, es costumbre encontrar en algunos contextos que la resistencia tiene que ver con la oposición política a los regímenes totalitarios o dictadores de un país o Nación.  Pero no es necesario que sea un totalitarismo o una dictadura.Algunas medidas provocan resistencia.

¿Está mal que tratemos de mantenernos en pié..? ¿Qué tratemos de defender derechos, obtener mayor equidad en la relaciones..?
Aldo Etchegoyen, presidente de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), destacó en la presentación del libro compilado por el sociólogo Andrés Pérez Esquivel, que se llama, precisamente “Resisitir en la Esperanza”.. 

 “Resistir es perseverar, es permanecer, esto es en relación a la verdad y a la búsqueda de la justicia, la paz, la dignidad humana y de la igualdad. Creo que este es el sentido de resistir y perseverar” .

En el libro mencionado, se puede encontrar, la carta que le envía a Fernando De la Rua el 18 de diciembre de 2001, un día antes del estallido de las protestas cuya represión provocó decenas de muertos:

“ESCUCHA EL CLAMOR DE TU PUEBLO”

Estamos llegando a un punto crítico en la vida del pueblo. En reiteradas oportunidades le he escrito enviando algunas reflexiones sobre la situación que viven los más pobres y excluidos que aumentan constantemente en todo el país, víctimas de las políticas de exclusión del gobierno que usted preside.

En otra oportunidad, he señalado que el Ministro de Economía Domingo Cavallo implementó en el Ecuador la misma política que está aplicando en la Argentina con un total fracaso, basta ver los resultados. Las consecuencias fueron la dolarización y la entrega de ese país hermano a la voracidad y el saqueo sin piedad de los grandes intereses internacionales, como la instalación de bases militares norteamericanas.

Usted está llevando al país a un mismo punto sin retorno, la entrega total de nuestros recursos y la colonización a manos de los Estados Unidos. Quiero aclararle que no soy un antinorteamericano ni un trasnochado que ve todo blanco o negro. Sí veo, “los riesgos del país”, que no es el llamado “riesgo país” por la bolsa de valores, que a todo le ponen precio, y valor a nada.

El verdadero “riesgo país” que veo y siento, es el aumento de la pobreza; los niños que mueren de hambre, esa bomba silenciosa que mata más que las guerras. Los desocupados; los jóvenes a quienes les está matando la esperanza; el achique del país y la falta de producción, exclusión que somete a los pequeños y medianos productores rurales e industriales, quienes como consecuencia de la situación actual se ven privados de sus fuentes de trabajo.

Los jubilados a quienes la política del gobierno ha transformado en mendigos del Estado. Mientras, el Estado privilegia el pago de la deuda externa sobre las necesidades y responsabilidades que debe tener con el pueblo. La respuesta del gobierno es la Represión y no la solución de los problemas.
Sr. Presidente, ¿Qué piensa hacer? ¿Reprimir a un pueblo hambreado y dolorido? ¿Cerrar los ojos a las necesidades del pueblo?- ¿Esconder la cabeza como el avestruz, para no ver ni oír? ¿Continuar con la política que le imponen desde Washington?- ¿Qué privilegia?
Los resultados están a la vista. La experiencia del modelo aplicado por su mismo Ministro en Ecuador habla de la irresponsabilidad total del modelo aplicado. Estamos llegando a un punto de inflexión, por eso quiero decirle:
“ESCUCHA EL CLAMOR DE TU PUEBLO” Sr. Presidente, no olvide que usted fue elegido para gobernar al pueblo, no para oprimirlo, marginarlo y hambrearlo. Aún tiene tiempo de corregir sus errores y horrores. Preste atención a la Consulta Popular del Frente Nacional Contra la Pobreza. No es que no haya salidas, las hay. Sólo debe saber escuchar al pueblo. La única concertación posible es con el pueblo y no con aquellos que han entregado el país a la voracidad financiera y la corrupción.

Estamos en vísperas de Navidad y del Año nuevo, es tiempo de renovación y de esperanza. Le envío el fraterno saludo de Paz y Bien que tanto necesita el pueblo y su gobierno.

Atentamente,

Adolfo Pérez Esquivel

Premio Nobel de la Paz"

Por supuesto, Lombardi también omite recordar que a ese gobierno democrático, del que era parte, también se lo resistió…
Sería conveniente que leyera la carta, para constatar que los motivos que indica Pérez Esquivel para hacer ese llamado de atención al entonces presidente..son los mismos que lleva a una parte del pueblo a resistir, oponerse.. ya que no está dispuesto a sucumbir, desistir, sufrir, someterse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario