sábado, 9 de enero de 2016

AGARRÁ LOS LIBROS QUE NO MUERDEN...

Según nos "informa Ambito del 06.01.16..
"Los ministros de Cultura, Pablo Avelluto, y Producción, Francisco Cabrera, anunciaron el levantamiento de las restricciones que impedían el ingreso al país de libros impresos en el exterior, una medida que "busca incrementar la diversidad bibliográfica y favorecer la libertad de elección de lectores argentinos y facilitar el intercambio de la industria editorial local con los mercados internacionales", informaron desde la cartera de Cultura. (..) Según el comunicado, esta resolución, que se publicó hoy en el Boletín Oficial, "pone fin a una política de restricción que desde su aplicación en 2010 limitó el ingreso de libros importados y provocó que en los últimos años los costos de producción locales volvieran menos competitiva a nuestra industria, a la vez que desalentó la exportación de libros al exterior".
Por su parte, Cabrera sostuvo que "la restricción además de aislarnos hizo caer a la industria editorial. El libro tiene un enorme valor cultural, pero además genera miles de empleos calificados que queremos promover: autores, editores, correctores, ilustradores y diseñadores argentinos entre otros. Queremos que desarrollen su talento, en comunicación con el mundo"
.
Ver Fuente

Según dice la nota, "De acuerdo a al información oficial, esta medida "fue celebrada por las diversas entidades que integran la industria editorial. La Cámara Argentina del Libro, la Cámara Argentina de Publicaciones, editores independientes, libreros y autores que coincidieron en la necesidad de eliminar trabas y poder acceder de ese modo a más y mejor diversidad bibliográfica"....pero no cita ninguna fuente donde comprobar esa celebración..
Acostumbrado a tratar de verificar las informaciones, busqué en internet.. y me encontré algunas sorpresas, por ejemplo, la nota de "El Destape":

"¿Cómo le fue a la industria editorial argentina con "el cepo" a los libros?
Tras cinco años de restricciones para las importaciones, el mercado local ganó más de lo que perdió. Los argumentos de los ministros de Cultura, Pablo Avelluto, y Producción, Francisco Cabrera, fueron que el "cepo editorial" atentaba contra la "diversidad" y "libertad de elección" de los lectores, y a la vez que produjo una "caída" de la industria local. Sin embargo, el análisis del mercado editorial argentino en los últimos cinco años no acompaña la lectura de los funcionarios de la actual administración.
Los datos de las cámaras del sector privado muestran que el mercado del libro local tuvo un fuerte crecimiento desde que se impuso el cepo. La cantidad de ejemplares registrados por año pasó de 60 millones en 2010 a 128.9 millones en 2014, de acuerdo la Agencia Argentina de ISBN. Se trata de un incremento de un 114% en los ejemplares en cinco años." Ver Fuente
Está bien.. es una página anti Mauricio y alguien puede decir que son datos falsos..entonces vamos al "Libro blanco. Informe de datos estadísticos", de la  Cámara Argentina de Publicaciones, que monitorea datos de la industria editorial a través de su Observatorio de la Industria Editorial. Se han utilizado los registros del ISBN, del Sistema María de la Aduana de Buenos Aires y del INDEC, así como análisis específicos de datos directos de editores, distribuidores, libreros e impresores.
Antes de pasar a esos datos, unas palabras que están en la "Introducción":
"Los editores no sembramos soja, no extraemos petróleo, no transformamos energía, no fabricamos papel ni somos impresores. Los editores creamos vehículos para el desarrollo humano: los libros. Por un lado, nos necesitan los lectores, los maestros y alumnos, los chicos, y por el otro los autores, traductores, diseñadores, ilustradores, fotógrafos. Los editores los conectamos a través de la edición de nuestros libros.(..) Quizás la característica que más diferencia a esta industria de cualquier otra es que crea productos únicos permanentemente, ya que ningún libro es sustituible por otro. En otras palabras, los editores deben generar una oferta variada y renovarla completa cada año. En un catálogo de libros, nunca veremos el mismo producto en varios colores o distintas tallas, como en la industria de la indumentaria, o varios productos que cumplen la misma función, siendo unos más simples y otros más complejos, como los electrodomésticos o los automóviles, por ejemplo. Los libros son todos diferentes; aun si pertenecen a una misma colección, nunca son intercambiables. "
 Destacan la importancia que tienen los libros para distintas fuentes laborales, y por otro, que no es lo mismo cualquier libro..  lo que equivale a decir que una editorial menos, son muchos los que pierden su trabajo, y miles también, los que no podrán tener el libro que quieren..
Y ahora, veamos  algunos datos:


 "Para evaluar el tamaño y la fuerza (o la debilidad) de un mercado editorial es casi más importante conocer la tirada media del mercado que el volumen total de ejemplares impresos. La tirada media es la apuesta a la demanda que tendrá ese libro, y suele reflejar la primera tirada, ya que la mayoría de los libros que se publican tienen una sola edición en toda su vida. Una tirada media de 3.000 ejemplares hoy es un promedio similar al de muchos países europeos y mayor que la de España. Los picos de 2011 y 2014 se deben a tiradas extraordinarias de actores individuales: medios periodísticos y comunidades religiosas."
Por lo visto, estos datos contradicen a Cabrera, que sostuvo que "la restricción además de aislarnos hizo caer a la industria editorial"
 

¿Qué decía La Revista "Ñ", de Clarín, del 09.02.15..?
"El mercado editorial supera al de los videojuegos y la música
Informe anual de la Asociación Internacional de Editores. Aunque la industria de los libros se frena y hasta cae en Europa, su valuación crece en Latinoamérica. (..) En Estados Unidos, el valor de mercado de la industria editorial fue estimado en 27.400 millones de euros: es la mayor cifra en el mundo y no varió respecto del monitoreo anterior. China, que le sigue a Estados Unidos con un mercado valuado en los 15.342 millones de euros, creció un 9 por ciento en un año. También crecieron Brasil –un 8 por ciento, hasta alcanzar los 2.239 millones de euros y ubicarse en el décimo puesto mundial–, México –un 3 por ciento– y Colombia –un 7 por ciento–: es un buen síntoma para la región. Argentina se ubica en el 25° puesto del ranking de IPA, con una industria editorial valuada en los 477 millones de euros: en el monitoreo no hay cifras interanuales que permitan evaluar si el mercado local creció o se achicó. (..)Según el análisis de la IPA, el crecimiento de la industria editorial en las economías emergentes responde al incremento de la clase media, que accede al libro para educarse y para entretenerse. En economías como la estadounidense, el libro electrónico mete la cola: en un año, las exportaciones bajo este soporte crecieron un 63 por ciento, mientras que las de libros impresos sólo aumentaron 1,4 por ciento.
En Argentina, teniendo en cuenta no sólo novedades editoriales sino también reediciones, hubo 26.387 títulos publicados entre octubre de 2013 y octubre de 2014. Habría que leer unos 72 por día para que el año lograra abarcarlos. Misión imposible. Pero se sabe: en la variedad está el gusto. Ver Fuente
Volviendo al "Libro Blanco..." nos dice que el sector editorial genera empleo en toda la cadena.
Aunque no se trata de una actividad “mano de obra intensiva”, es capaz de producir mucho valor en relación con la cantidad de personas empleadas. Esa relación (valor creado por el sector versus cantidad de personas empleadas) es más fuerte en la industria editorial que en otras de productos de consumo.
En el siguiente cuadro se ve el empleo directo dentro de las editoriales considerando las 229 comercialmente activas. El empleo indirecto corresponde exclusivamente a servicios contratados para su operación editorial, comercial y administrativa.
Por separado mostramos la cantidad de personas empleadas en las industrias proveedoras de los editores (imprentas que fabrican libros), así como en los canales de venta de libros, librerías y distribuidores. Es interesante notar que suman cifras muy parecidas.
Evidentemente, no es cierto que haya caido la industria editorial, y se utiliza "el viejo truco" de manifestar que la apertura de las importaciones, -que de acuerdo al informe anual de la Asociación Internacional de Editores que menciona la Revista Ñ, sobre la industria de los libros se frena y hasta cae en Europa y exportar sus producciones- volverá automaticamente más "competitiva a nuestra industria", para justificar el ajuste, hacer ciertas las palabras de Prat Gay: cuidar el trabajo y no pedir aumento de salarios...
Eso ya lo hemos vivido.. y leido en varios libros...





No hay comentarios:

Publicar un comentario