sábado, 28 de mayo de 2016

GORILAS A PLENA LUZ



Gorilas en la niebla es una película estadounidense de 1988, dirigida por Michael Apted. Protagonizada por Sigourney Weaver, Bryan Brown, Julie Harris. Basada en la historia real de la naturalista estadounidense Dian Fossey y su trabajo con los gorilas.

Hasta la llegada a Africa de Dian Fossey , la vida de los gorilas de montaña estaba seriamente comprometida por el furtivismo. Había muchas modas en esa época, como las de profesionales liberales (médicos, abogados, ingenieros) los cuales en sus glamorosos despachos gustaban de colocar manos de gorila a modo de cenicero e incluso cabezas a modo de exhibición. Gracias a personas como Dian Fossey, esa moda se extinguió, y se inició un movimiento de conservación, de lealtad, de compromiso hacia los gorilas de montaña, una de las especies más amenazadas del planeta.


Pero no corren peligro de extinción... y se exhiben publicamente. Uno de esos especómenes, Javier González Fraga apeló este viernes a una crudeza brutal para explicar el rumbo económico adoptado por el gobierno de Cambiemos y contraponerlo con el proyecto que gestionó el país durante los últimos 12 años. En diálogo con Luis Novaresio en radio La Red, expresó:

"Venimos de 12 años en donde las cosas se hicieron mal. Se alentó el sobreconsumo, se atrasaron las tarifas y el tipo de cambio... Donde le hiciste creer a un empleado medio que su sueldo servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior"
Se reproducen, siguen apareciendo, pero no demuestran signos de evolución alguna... manifiestan los prejuicios de clase que en tiempos de la Revolución Fusiladora...

  Federico  Pinedo -abuelo del actual-  quien criticó al gobierno de Perón por su intervencionismo estatal diciendo: “en aras de un nacionalismo obtuso, paralizó el progreso y disminuyó el bienestar”. Para Pinedo la redistribución del ingreso era “detener” el progreso. Y también era “detener” el progreso el hecho de que todos pudieran comer y vestirse (y no sólo los entregadores de la patria). Por supuesto arremetió contra Yrigoyen de quien dijo que fue “haciéndose plebeyo” y que “Perón recibió un país civilizado y devolvió una toldería (…) Fue un demagogo irresponsable sin noción de los problemas públicos que superó en defectos a Yrigoyen [1]
Américo Ghioldi: “Perón ha dejado la ruina social y política en el país, y lo que es más grave aun, una grave división que costará mucho hacerla desaparecer para bien de la patria” [2]

El carácter gorila de la “libertadora” era alevoso: Cuando los gremialistas estaban en la antesala del despacho del presidente, pasó un marino. Se detuvo, preguntó quiénes eran y qué esperaban. Respondida la pregunta, los miró detenidamente y les hizo explotar esta sentencia: - Sepan ustedes que la revolución libertadora se hizo para que en este país el hijo del barrendero, muera barrendero...Era el contralmirante Arturo Rial.

El Partido Demócrata Cristiano expresa su alegría por “la terminación del régimen político que ha dividido a los argentinos llevando el odio, la corrupción, la violencia, la delación y la mentira al seno del trabajo y la familia”[3]

Reynaldo Pastor escribió un libro, “Frente al totalitarismo peronista”. Ante al fenómeno de la ocupación plena y buenos salarios de la época peronista este “político” escribió: “Es que cuando la muchedumbre ha sido corrompida sólo quiere divertirse y alimentarse gratis, sin realizar ningún esfuerzo, ningún trabajo y sin tener que pensar en obligaciones a cumplir el día siguiente. Y por eso se siente satisfecha y contenta, halagada y feliz con el pan dulce y la sidra, con el juguete y la diversión, que le vienen desde lo alto y considera la retribución enviada por sus benefactores, en premio a su holganza y a su obsecuente fanatismo. Después alguien pregunta ¿por qué en este país hay tanta gente que no quiere trabajar?”
                                                                                                                                                                                                                             
Martínez Estrada con actitud propia de oligarca, agregaba “No sólo dio a ese infraproletariado de trabajadores pobres un lugar al sol, sino que en muchos conceptos lo colocó sobre el empleado, el maestro y aun el profesional. La clase media libre y la burocracia quedaron detrás o debajo de ellos” [4]

Dian Fossey viajo a África para estudiar la vida de los gorilas de montaña. Allí se convierte en una experta zoóloga y ve como los pocos animales que quedan son masacrados por cazadores desaprensivos, dedicando el resto de su vida a protegerlos y cuidarlos. Aprendió a reconocer las características únicas de cada individuo, llegando a tener con ellos una relación de confianza y afecto. Aprendió la importancia del estudio de los grandes simios para comprender la evolución humana. Necesitaríamos unos cuantos antropólogos como ella, no para cuidarlos..... para tratar de entenderlos, para ver cuales son las razones de no evolucionar...


[1] Norberto Galasso. Imperialismo y pensamiento colonial,
[2]  Diario Jornada (Trelew, Chubut) 22/09/55
[3] Jornada 28/09/55
[4]  Ezequiel Martínez Estrada. ¿Qué es esto?

2 comentarios:

  1. Pero lo más grave no es esa división en castas (que cuando la examinás con detenimiento comprobás que no surge de una superior condición mental, cultural o de calidad humana sino de la mera opulencia material supeditando a todo lo demás), en la cual los que se consideran superiores contemplan con alarma cualquier atisbo de superación de los de más abajo. No, señor. Lo más alucinante es la contaminación cerebral de una parte importante del medio-pelo, de los tipos y tipas promedio cuyo verdadero origen estuvo en la dignificación social que se operó mediante el populismo de la segunda, cuarta y quinta décadas del siglo XX. Esa superación social del hijo o hija de obreros pudo lograr merced a la educación pública, no consiguió en muchos casos imprimir en sus experiencias la innegable importancia e influencia de las políticas de estado con relación a la dignificación de la población, especialmente los menos favorecidos.

    Los Espert, Pinedos, González Fraga y tantos cultores del horror al "aluvión zoológico" no advierten que a sus cadáveres los consumirán los mismos gusanos que disfrutarán de los restos de cualquier obrera o peón. Casos como el de Carlos Mujica no se dan con demasiada frecuencia en que una cuna privilegiada y una "clase" social más encumbrada no consiguen obnubilar a un alma sensible de la vista y la comprensión de la realidad. Fijate la reacción que están suscitando las actitudes del Papa Francisco. Repará en la indignación que se levanta en esos sectores formados tanto por los ilustres eternos cultores de la GRIETA, como de los piojos resucitados que, en su estúpida cerrazón mental, creen que su ano se encuentra a una altura mayor de la que realmente está.

    Es totalmente comprensible que los últimos doce años hayan resultado horriblemente insoportables para esa parte de la fauna vernácula.

    ResponderEliminar
  2. La contaminación de los medio-pelo, Tilo, es resultado de una precondición de base: una subjetividad muy magra, no desarrollada y atacada desde el vamos por una pereza endémica a acompañar el derecho adquirido con su otro término indisoluble: la obligación, para con el País y sus congéneres. Secundar a sus depredadores de clase, tiene que ver con que éstos les ofertaron un sentido urgente y despreocupado para tanta orfandad interna. Porque les ofrecieron "enojo" como la madre de todas las justificaciones a su pobreza subjetiva. Como siempre, les dieron las migajas de lo que les sobraba ... y en este caso era odio. Tal como lo demuestran las citas de este artículo. Fue una contraprestación simbólica, muy subjetiva, Tilo. Y contra eso... mucho no pudimos hacer. Saludos.

    ResponderEliminar