lunes, 2 de mayo de 2016

SUPERMERCADO.. DE GLOBOS..

 Hace poco más de un año, nos decían
 "Los productores de peras, manzanas, naranjas, ajo, miel, maní, leche, vino, mosto, uva, azúcar, durazno, tabaco y productos lácteos padecen los mismos problemas: caída de precios, tipo de cambio atrasado, menos exportaciones por las crisis de Rusia y Brasil, inclemencias climáticas (granizo e inundaciones) y alza de costos por más inflación. Con exceso de stock y con insuficiente respuesta del gobierno, tiran o regalan su producción en la ruta porque falta de rentabilidad. Están en riesgo 1,5 millón de puestos de trabajo..
Dos de los principales compradores de frutas argentinas, Rusia y Brasil, devaluaron su moneda. El primero como respuesta al desplome del precio del barril de petróleo. El rublo se depreció un 70% para cubrir el menor ingreso de petrodólares, indispensables para la economía rusa. Brasil arrastra este año una devaluación de más de 20%, también para mejorar sus ingresos por el frente exportador...El consumo cae, la presión impositiva récord y el alza de costos (salarios, flete, combustible) por una inflación superior al 25% le quitaron rentabilidad a la actividad agropecuaria...."  (TN; 28/03/15)
Culpa del gobierno, que no tomaba medidas, no podíamos exportar...éramos el granero del mundo. 
 El presidente Mauricio Macri tenía la solución:  dio su primera recorrida por el interior del país el 19/12/2015, cuando compartió un encuentro con productores rurales en un establecimiento agrícola ubicado a 20 kilómetros de Curuzú Cuatiá, en la provincia de Corrientes. Lo hizo en compañía del gobernador correntino, Ricardo Colombi y por los ministros de Agroindustria, Ricardo Buryaile, y de Interior, Rogelio Frigerio
Allí anunció:

"Hay que dejar de ser el granero del mundo para pasar a ser el supermercado"

El presidente explicó que las medidas económicas impulsadas por su gestión buscan reactivar las economías regionales y se mostró confiado en que el nuevo modelo logre que "cada correntino que haya abandonado la provincia por falta de trabajo pueda volver" y que eso se replique en toda la Nación para poder "poblar equilibradamente el país".
Según el mandatario, para su gestión "el desafío es dejar de ser el granero del mundo para pasar a ser el supermercado del mundo". En ese sentido resaltó la necesidad de "ponerle valor agregado" a la producción primaria y en buscar acuerdos para "ayudar a quien tiene que producir". Por ello, pidió "el mismo compromiso de la mano de los grandes empresarios, los grandes inversores" para poder "generar mejores trabajos" para la población. Fuente
 Nos decían que "La potencia productiva del país es enorme, más que nada por la cantidad de productores y empresarios que tiene la Argentina en la agroindustria y las retenciones son un impuesto muy retrogrado porque impacta directamente a los ingresos y hace que los productores no puedan seguir invirtiendo en producción". Por eso, quitaron las retenciones.

Actualmente, se puede escuchar a distintos funcionarios, legisladores y "opinadores profesionales" que defiende el modelo de este gobierno, que la quita de retenciones al agro beneficia a las economías regionales, que se generarían más puestos de trabajo, un gran beneficio para todo el país.. Todo un discurso elaborado para descargar las culpas en la "pesada herencia"..
La realidad nos muestra otra cosa.

En plena protesta por despidos, gremios e industrias embisten contra Macri por oleada de importaciones. 

Alimentos, autopartes, vehículos, ropa, electrónica y artículos del hogar lideran las subas. Los sindicatos están comenzando a reclamar por lo que consideran un paulatino proceso de sustitución de producción nacional por bienes del exterior. Se abre una "grieta" entre "protegidos" y "postergados"

Dejemos de lado la importación de vehículos, autopartes, zapatillas y juguetes, artículos del hogar, textiles y artículos electrónicos, no por que no sean importantes, al contrario, sino por merecer una nota en particular.
Hablemos de las supuestas beneficiarias de la quita de retenciones al mal llamado "campo": las economías regionales.

"Más allá de esta "grieta" entre los directivos, el discurso del Gobierno está bien aceitado. Fuentes cercanas a la Secretaría de Comercio, recalcaron a este medio que "la prioridad es cuidar el empleo". Y que si creció la importación esto sucedió principalmente en el rubro alimenticio, uno de los más impactados por la inflación. "El Estado no es responsable de estas operaciones, pero sí es probable que se le esté dando más fluidez al ingreso de alimentos".... se avanzó con la firma de protocolos fitosanitarios para permitir la entrada de carne uruguaya.  También, el SENASA ya habilitó el ingreso de 800 toneladas más de pescado que en el mismo período del año pasado....Las compras al exterior de carne fresca de cerdo se dispararon: en el primer trimestre entraron casi 2.000 toneladas desde Brasil (120% más). En otro orden, se está ampliando el consumo de ese tipo de carne de Dinamarca, con casi 400 toneladas y un salto del 145%.... la carne de pollo, Brasil sigue siendo el principal proveedor: le vendió a la Argentina cerca de 450 toneladas sólo en el primer trimestre, mientras que el año pasado no se había registrado ninguna operación....El rubro frutas, verduras y hortalizas también se mostró muy dinámico, dado que se importaron alimentos que compiten con lo que producen las economías regionales. Así por ejemplo, ingresaron 150 toneladas de cebolla (principalmente de India, China y Egipto), 10 veces más que en igual lapso de 2015. 
La Argentina también importó 3.100 toneladas de naranja (frente a ninguna operación del año anterior). A ese número se suman 1.000 toneladas de pomelos (de Chile y de Israel) y 350 toneladas de ciruelas (desde el país trasandino), sólo por citar algunos ejemplos..."  Ver Nota
Antes, en tiempos de la "pesada herencia", pese a las dificultades, se reclamaba a EEUU de Norteamérica que permitiese la entrada de limones argentinos a ese país, ahora importamos cítricos..
La realidad nos está mostrando que si la manera que tiene este gobierno para combatir la inflación, se reduce a abrir la importaciones y no apoyar a las economías regionales, a los pequeños y medianos productores, no regular las ganancias que obtienen los supermercados vendiendo productos importados (¿como regular, si quien debe hacerlo, está vinculado a uno de los que domina el sector?) no solamente no seremos el "Supermercado del Mundo"...pasaremos a ser los compradorers del "Mercado Mundial" como país, y nosotros, sus habitantes, los que estemos en la calle, pidiendo una limosna... y los productores, derramando sus cosechas en las rutas...

1 comentario:

  1. Hay vientos de cola y vientos de frente. Eso no puede negarse. También hay que tener en cuenta que esas dos modalidades eólicas pueden aprovecharse o simplemente tolerarse o sufrirse.

    Pero lo que tampoco puede nadie negar es que NO DEBERÍA SORPRENDER, al menos a los ciudadanos con alguna proporción de sentido común, el carácter NETAMENTE REGRESIVO Y EXCLUYENTE de las políticas de LA DERECHA (che, el PRO es de derecha, eh? ¿No te habías dado cuenta, chitrulo?) tanto desde el punto de vista del desarrollo nacional como de la protección social, como de la tecnología aplicada al estímulo y consolidación de la SOBERANÍA.

    Por lo tanto, si no aparece en el horizonte algún personaje mágico que con su mística influencia logre cambiar el rumbo impuesto a Argentina nuevamente en dirección al DESASTRE, no veo de qué manera se conseguirá variar esta calamidad.

    Una mentalista obesa que solía broncearse en el este por Gorlero, murmuró hace poco "... en el tercer semestre". Pero, sinceramente, no alcancé a descifrar el significado de tan hermética frase.

    ResponderEliminar