martes, 12 de julio de 2016

EL LENGUAJE Y CONCEPCIÓN DE LA REALIDAD


¿Cómo es que los sucesos del pasado quedan acomodados o desvanecidos en el presente? ¿Según la necesidad o la incapacidad de sobrellevarlo de quién? Cuando la historia es borrada, ¿se la puede recuperar? Cuando famosos torturadores son exaltados como héroes, 
¿qué pasa en las mentes de sus víctimas? Cuando "caras pintadas", que se alzaron contra un gobierno constitucional participan de un desfile...¿que sienten los que sin distinción de colores políticos salieron a la calle a defender la naciente democrácia..? Cuando el lenguaje mismo ha sido corrompido, ¿qué debemos hacer para poder hablar? Estas no son cuestiones abstractas, sino preguntas que debemos hacernos...

"Sabemos", decía Massera, el gran orador del régimen, "que para arreglar tanto daño tendremos que recuperar los sentidos de muchas palabras robadas". Ocupaban un lugar importante en la lista de reparación idiomática palabras como "racionalidad", "lucidez", "democracia", "patriotismo", "sacrificio" y "honor". Desde el momento del golpe, hubo una constante catarata de discursos, proclamaciones y entrevistas. El aluvión era constante y no había escape. Mientras los comandantes hablaban, se secuestraba a unos treinta mil sospechosos de "subversión" de las cales, se los torturaba en centros de detención secretos y "desaparecían". Las víctimas morían durante la tortura, se las mataba con ametralladora al borde de enormes fosas o se las arrojaba, drogadas, desde aviones ai mar. Esas personas pasaron a conocerse como los desaparecidos.

 Massera se siente atormentado por el estado del lenguaje, al cual compara con una "abyecta torre de Babel" y advierte a su audiencia que se cuide de las palabras. Son "infieles", traicionan a los confiados, destruyen a los inocentes. "Las únicas palabras seguras son las nuestras". La advertencia es surrealista, pues capta exactamente lo que estaba haciendo Massera: tejiendo una intrincada tela de araña verbal para atrapar a su audiencia.
Con habilidad diabólica, el régimen utilizaba el lenguaje para: 1) envolver en misterio sus verdaderas acciones e intenciones; 2) expresar el sentido opuesto al de sus palabras; 3) inspirar confianza, tanto en el país como en el extranjero; 4) infundir culpa, en especial en las madres, para consolidar su complicidad; y 5) sembrar terror paralizante y confusión. La retórica oficial muestra todos los rasgos que asociamos con los discursos autoritarios: obsesión con el enemigo, oratoria triunfal, abstracción exagerada y lemas mesiánicos, todo basado en la "verdad absoluta" y la "realidad objetiva"  (Extractado de Marguerite Feitlowitz; Un léxico del terror")

La junta, esos "caballeros" que habían dado el golpe, -según Jorge L. Borges- jura "la observancia plena de los principios éticos y morales, de la justicia...  actuar con respeto a sus derechos y dignidad". El nuevo gobierno "responderá a los más sagrados intereses de la Nación y sus habitantes".... y ya sabemos cuanto respetó de ese juramento.
El nuevo gobierno utiliza mucho las palabras.. se sinceran.. pronuncian frases 

 "Estos son días difíciles, días de limpieza, de preparación... este país ha estado enfermo demasiado tiempo como para recuperarse de repente. Es por eso que debemos entender que apenas hemos comenzado nuestro período de convalecencia... " (1)
 “Hasta ahora estuvimos acomodando la basura”,  “grasa de la militancia”,  el litigio con los buitres es "basura" K. (Alfonso Prat Gay)

"Creemos en una cultura tan espontánea y libre que no sea la herramienta política de nadie y donde la no conformidad natural de artistas e intelectuales sea el elemento más vibrante de su construcción y no una causa de su disolución.." (2)
"El populismo y la cultura son valores antagónicos..el kirchnerismo conduce a la incultura" (Darío Lopérfido)
"los medios públicos de comunicación no van a ser utilizados como herramienta de propaganda del Gobierno" (Pablo Avelluto)
 "los prisioneros políticos no existen, nadie es perseguido por sus ideas". (3)  "Argentina no tiene vocación nazi. Nació libre, con vocación para la libertad y luchará para preservar eso" (4)
  "es evidente que no existe una persecución ideológica.."   (Rogelio Frigerio) ...
 "Mi principal objetivo es periodismo, puro periodismo”.. “Mi objetivo inmediato, es el profesionalismo, la pluralidad de voces, trabajar con tranquilidad y libertad”. (Ana Gerschenson, titular de Radio Nacional, despues de admitir que "revisó" los Twitter de periodistas K)
 "Por favor, ya basta... Basta de demagogia, de politiquería, de soluciones fáciles, de sentimentalismo y de falso patriotismo. En una palabra: debemos terminar de una vez por todas con el populismo.."  (5)
"..este es un gobierno "progresista" y el kirchnerismo era "populismo de baja estofa" (Ernesto Sanz)
"vamos a terminar con la mentalidad perdedora, vamos a terminar con esa especie de resignación fatal y conformista y vamos a dejar de contarnos mentiras piadosas para disimular esta larga ausencia de éxitos" (6)

"El país estaba muy castigado por la mentira y la corrupción.."(Mauricio Macri)

Efectivamente, el lenguaje refleja y, muy especialmente, ayuda a construir, nuestra concepción del mundo y la realidad. Es decir,  los  términos, las frases y el lenguaje que la gente  usamos para describir la realidad, las cosas y las personas organizan nuestra estructura interpretativa de las mismas. Pongamos un ejemplo: la referencia a  terroristas asesinosno produce en nuestras mentes la misma imagen que la expresión  luchadores por la libertad de su pueblo; la utilización de una u otra expresión dependerá de la visión que deseemos transmitir, esto es, de quién escribe la historia. Del mismo modo,  redistribución de recursos humanoses una forma deshumanizada, eufemística, formal y pretendidamente objetiva de hablar de  despidos. Si usamos la primera expresión en lugar de la segunda habremos logrado transmitir una imagen abstracta y lejana a la realidad cotidiana de los hombres y mujeres que quedan en la calle, desamparados.
El lenguaje no sólo crea realidades. Es también la herramienta fundamental para delimitar y construir la identidad social de los seres humanos. Nuestra identidad se construye mediante el nombre que la sociedad nos asigna, mediante la utilización de ese nombre por las gentes de nuestro alrededor, y mediante lo que se dice (o no se dice) del grupo del que formamos parte; dicho de otra forma, a través del lenguaje: cómo se nos llama y cómo se nos ignora (no hay mayor desprecio que no hacer aprecio, según la sabiduría popular), cómo se habla de nosotros, cómo se nos ve, cómo nos presentamos en público y en privado, cómo nos explicamos y se explican nuestros actos, cómo se nos interpreta.
De un lado, los provincianos, los grasas, los ñoquis, los acarreados por un chori y la coca, los que se acostumbrados a vivir por encima de sus posibilidades, los que derrochan energía estando con remera y en patas...
Del otro, los ilustrados, con currículum destacado.. los que pueden festejar con champan la compra de un auto de lujo con menos impuestos.. Y lo "merecen"..


(1) Emilio Massera; Posponer el destino, en "El camino a la democracia"
(2) Los muertos por la patria; Massera, op cit.
(3 y 4) Jorge R. Videla, citado por Álvaro Abós, en El poder carnívoro
(5) Revista Para Tí, 20/11/78

No hay comentarios:

Publicar un comentario