martes, 26 de julio de 2016

LOS TRABAJADORES: ENEMIGOS DEL PAÍS

Según Macri, "Cada vez que un gremio consiguió reducir la jornada laboral, todos los argentinos lo asumimos como parte de un costo"; su Gobierno analiza estrategias para frenar las demandas de lo que ellos llaman  la industria del juicio... habla de ausentismo laboral. ¿Cifras, datos para respaldar sus afirmaciones..? Esa, te la debo..
Como buen empresario, todo lo reduce a menores costos...mayores ganancias..
¿Qué es el "in dubio pro operario" que tanto molesta a Macri..?
Lo que para el Presidente es un obstáculo para las inversiones, en realidad es una protección legal para la parte más débil.


"Es un principio del Derecho Laboral que establece que cuando existan dudas razonables en la discusión entre el obrero o empleado y su empleador, con respecto a los reclamos efectuados o las imputaciones alegadas, los jueces deberán decidir la cuestión en la forma más favorable a la parte más débil de la relación contractual: el trabajador.
Surgido el Derecho Laboral, implicó lograr la intervención del Estado para mitigar esa situación de subordinación del empleado. Si bien el Derecho Laboral pertenece al Derecho Privado contiene normas y principios, como el citado, que son de orden público, dada la especial naturaleza del bien jurídico protegido, que hace ni más ni menos que a la dignidad humana del trabajador. La Constitución Nacional argentina toma este principio en el artículo 14 bis, al expresar que el trabajador gozará de la protección de la legislación.La modificación introducida por la ley 26.428 de 2008, agrega en el artículo 9, que no sólo se estará a favor del trabajador en la interpretación legal o normativa, sino incluso en la interpretación de las pruebas, cuando de ellas surjan dudas sobre quien tiene la razón en cuanto a los hechos a demostrar. Esto ya estaba dispuesto en el texto original de la ley 20.744, pero en cuanto a la apreciación de las pruebas, fue suprimida la interpretación favorable hacia el trabajador durante la dictadura militar de 1976."

 En una reciente entrevista, el presidente Mauricio Macri sostuvo que era necesaria una justicia laboral más "equitativa" que no esté "tan volcada a encontrarle siempre la razón a una parte". Acá tampoco hay datos... pero  sus palabras están diciendo que la responsabilidad, es del trabajador, al que siempre le dan la razón.... y pareciera querer suprimir ese principio...como en 1976...
En la década del 90 comienza en la República Argentina un profundo proceso de reforma de la legislación laboral que culmina con la reducción, cuando no con el aniquilamiento, de derechos que habían sido reconocidos a los trabajadores como resultado de sostenidas luchas y de prolongados conflictos individuales y colectivos.
En esa década, signada por la ideología neoliberal, la reconversión productiva unida a la apertura económica y a la desregulación produjo en la Argentina, por un lado, la reducción de los trabajadores asalariados permanentes y, por el otro, el incremento de la desocupación abierta, de la incertidumbre de los ocupados y de la cantidad de puestos asalariados precarios.
Respecto de los textos del discurso político que se escuchaba en esos días, de manera predominante, fue el que relaciona causalmente la reducción de los costos laborales con el aumento del empleo. Los textos del Poder Ejecutivo fueron los siguientes:
 
1) "emergencia", "grave situación" que se relacionan con el contexto catástrofe; 2) "moderno/a", "modernidad", "modernización", "transformación", "cambio estructural" que se asocian al contexto de "cambio" internacional y nacional; 3) "deslegitimado", "obsoleto", "inadecuado", "gravoso" que refieren al orden jurídico-laboral que se intenta modificar, 4) "negociación", "diálogo", "acuerdo", "consenso", que se ligan a la imagen del Gobierno; 5) "inversión", "competitividad", "productividad" que se unen a la representación de los empresarios; 6) "litigiosidad", "abusos" que se asocian a la imagen de los trabajadores, abogados, jueces, y 7) "riesgo", "costo", "protección", "amparo" que, dada la vigencia del modelo invertido de conflicto social - en el cual el empleador se representa como la parte débil de la relación como consecuencia de los "abusos" de los trabajadores- no se refieren a la salud de éstos sino al capital de la empresa.
Los medios acompañaban...

"Hay que bajar el costo   laboral" (Giordano, O. y Torres., A., La Nación, 5/2/95)
 "Pleitos ponen al sistema cerca del abismo" (Río Negro, 17/8/95) 
"Temen un alud de juicios por accidentes laborales" (Página 12, 19/1/96)
Los trabajadores están omitidos, no aparecen sino vinculados, junto a los abogados y a los jueces, a acciones negativas que constituyen una peligro para la sociedad.
De esta forma, se los representa unidos a la tan reiterada y por fin aceptada, prácticamente en todos los medios de prensa, "industria del juicio"
Así, lo expresan, entre otros, los siguientes titulares publicados con relación a la Ley de Riesgos del Trabajo: 

"Un arsenal de leyes contra pleiteros" (Ámbito Financiero, 29/5/95) o "Puntada final a la ley de accidentes de trabajo. Guerra a la industria del juicio" (La Razón, 14/7/95).
Mientras la acción de los empresarios se representa como racional y reflexiva como en "Empresarios felices y con varias propuestas" (La Nación, 22/3/96)
 No vale la pena recordar el resultado de aquellas políticas de "modernización", "transformación", "cambio estructural", bajaron los costos laborales, la cantidad de empresas, de trabajadores....Cambió el gobierno, y algunas cosas se modificaron...
En cuatro martes casi consecutivos, en septiembre y octubre de 2004, vieron la luz igual número de sentencias de la Corte Suprema de singular relevancia en el universo del derecho laboral. Una de dichas sentencias (Vizzoti, 14-9), declaró la invalidez constitucional del "tope" económico que la Ley de Contrato de Trabajo imponía a la indemnización por despido. Los tres restantes, se relacionan con análoga invalidez, pero de la Ley de Riesgos del Trabajo (LRT): Castillo (7-9), en cuanto era detraída de la jurisdicción de los tribunales provinciales, a favor de los federales, el conocimiento de los litigios en la materia; Milone (26-10), en la medida en que impedía absolutamente que, en determinados casos, la indemnización fuese satisfecha en un solo pago en lugar de hacérselo mediante una renta periódica, y, finalmente, Aquino (21-9), dado que eximía de toda responsabilidad civil al empleador, mediante las prestaciones de la ley.
¿Que decían los medios sobre esos fallos..? 

"Qué pasará con el empleo tras el cambio en las leyes.
Los fallos que derrumbaron los topes a la indemnización por despido y por accidente generan incertidumbre en las empresas.. Según las aseguradoras, gran parte de los accidentes ocurre en el viaje de ida o vuelta al trabajo.
El fallo levantó varios nubarrones sobre el mercado del trabajo y sobre el destino de futuras inversiones. Recuerdos de épocas no tan lejanas donde los tribunales laborales eran desalojados por peligro de derrumbe ocasionados por el peso de los expedientes, inmediatamente, se posaron en la cabeza de los empresarios. Además se acentuaron temores de encarecimiento e imprevisibilidad en los costos laborales. El sindicalismo celebró por la vuelta a la protección del trabajador y el regreso de un derecho del trabajo acorde con los lineamientos constitucionales. (..)  Una semana después, la Corte volvió a arremeter contra las leyes laborales de los noventa pero no ya contra la ley de riesgos de trabajo sino contra la ley de empleo. En el caso Vizzoti, el alto tribunal dispuso la inconstitucionalidad del tope que estableció la ley de empleo de 1991 a las indemnizaciones por despidos.
Finalmente el martes pasado, con el caso Aquino, la Corte terminó lo que por ahora es una trilogía, aunque no son pocos los que se aventuran a predecir que la zaga aún no ha terminado.
Esta vez, el máximo tribunal, declaró ayer la inconstitucionalidad de otro artículo de la ley de riesgos de trabajo. Se trata de aquel que exime de culpa civil a empleadores por los daños sufridos por su personal en accidentes o enfermedades laborales. (..) Ahora, el monto de la reparación queda a criterio de un juez y para un mismo caso, puede haber varios criterios",
(La Nación; 26/09/2004)

" El caso "Aquino" El caso Aquino quebró la estabilidad de la ley de riesgos que había logrado poner un escudo frente a los juicios porque el trabajador accedía directamente a la escala de beneficios y no tenía que hacer un reclamo judicial. Con la ley anterior, la 9.688, y otra que fue la 24.028, ante un accidente del trabajador, al día siguiente si podía iba a un abogado, quien iniciaba un juicio y que dio origen a la frase "la industria del juicio".  (Iprofesional; 14/01/2005)
"Dicen que los cambios en la Ley de Riesgos del Trabajo reabre la industria del juicio. Airada reacción empresaria contra la Corte". (La Prensa, 23/09/04)
 "Juicios por accidentes laborales harán subir el empleo en negro y bajarán niveles de inversión. Fallo contra ART: empresas ven peligro de otra ola de quiebras." (Ámbito Financiero, 23/09/04)
"Accidentes de trabajo: buscan evitar una ola de juicios." (Clarín, 27/09/04)
 Todos estos textos recurren a las metáforas de la naturaleza "ola" y "avalancha" para describir de manera muy similar los que consideran efectos de los fallos de la Corte Suprema estructurando, así, conocimiento conceptual al que se apela como representación social. Dichos fenómenos naturales a los que se alude poseen las propiedades de ser incesantes, incontenibles, arrasadores, crecientes, amenazantes. Los amenazados son las empresas pero, también, los trabajadores que se verán limitados en su posibilidad de obtener un empleo formal al aumentar el "empleo en negro" y al bajar la "inversión".
¿No parece estar leyendo un diario de estos días..?
                
Ahora se reiteran discursos de épocas en que solamente fueron beneficiados los sectores de poder, muchos empresarios bajaron las persianas, los trabajadores perdieron empleos, conquistas, ingresos...
¿Por qué pensar que esta vez los resultados van a ser distintos..si quienes lo quieren hacer y quienes acompañan, son los mismos...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario