martes, 18 de octubre de 2016

NO TE JUNTES CON ESOS NEGRITOS, QUE SON TODOS CHORROS..

Los argentinos en general, y los anti-peronistas en particular, tienen muy alto los requisitos para ejercer la práctica del insulto.

El diputado radical Ernesto Sammartino, en la Cámara de Diputados del Congreso Nacional, el 7 de agosto de 1947, dentro de la ya instalada antinomia peronismo-antiperonismo, textualmente dijo: "El aluvión zoológico del 24 de febrero parece haber arrojado a algún diputado a su banca, para que desde ella maúlle a los astros por una dieta de 2.500 pesos. Que siga maullando, que a mí no me molesta."
68 años después, el 25/02/2015, el opinólogo Marcos Aguinis publicó en el diario La Nación un artículo que lleva su firma titulado “Una Oportunidad para Frenar al Populismo”.
 "El populismo es oportunista y puede cambiar la piel de su ideología cuantas veces le convenga. Sólo le interesa el poder. Y para gozar de ese poder vale todo: el dinero, la corrupción, la mentira, los aprietes, ideas de derecha o izquierda, el soborno y la manipulación de la ley. Debe seducir al electorado, porque lo único que le queda de democracia es que el poder se gana mediante elecciones. Después vale todo. O "vamos por todo". Hasta la justicia es "legítima" si se arrodilla ante el presidente de turno.....
Las úlceras de esta opción están llegando a su total desenmascaramiento. El kirchnerismo es un populismo que excede los límites de la farsa o la caricatura. Su desesperación lo impulsa a extremar contradicciones, soberbia, ceguera, odio y fanatismo.... Convirtió al maestro en un trabajador de la educación y al médico en un prestador de servicios, para dar sólo algunos ejemplos. La paradoja consiste en que la mayoría de nuestra población no está conforme con semejante modelo, anhela otra cosa y no consigue ser vigorosamente representada aún.... La Marcha del Silencio que tuvo lugar el 18 de febrero lo ha desmentido de forma categórica. Esa marcha reflejó a la otra porción de la sociedad. No hubo insultos, ni silbatinas, ni escraches, ni robos, ni destrucciones. Tampoco choripanes ni vehículos que acarrean el ganado humano que dicen defender. Ahí quedó pintado el 70% más valioso del país, que quiere una república de verdad, con paz, solidaridad y dignidad. Ahí se demostró que la Argentina aún posee recursos humanos dignos, pese a los microbios inyectados por el populismo durante tantas décadas. Hubo gente de todas las edades, profesiones e ideologías, pero con una clara vocación patriótica.    Ver Nota
No eran, no son, las expresiones de "los muchachos del tablón"... esos que son acusados de barrabravas, que insultan, discriminan a las hinchadas y jugadores rivales con las peores muestras de racismo, intolerancia.. uno, un diputado, el otro, además de escritor, ex secretario de Cultura de la Nación en el gobierno de Alfonsín, a los que se supone educados, cultos... cómo debería ser un Ministro de Educación: 
"La pobreza no es el pibe que no tiene comida es ese pibe que no ve el futuro, es el que abandona el secundario, el que dice no se que voy a hacer. Los índices de expectativa de vida en la zona más marginales de nuestro país son realmente muy bajos", sostuvo Bullrich (...) Los pibes de 15 a 18 años que cometen asesinatos son pibes que deberían estar en la escuela y nosotros los políticos los estamos condenando (..) esto "no se va a cambiar con planes sociales, a ese pibe le podes dar un plan social pero esa plata la va a usar para comprar balas, lamentablemente tenemos que pensar eso, hoy ese pibe no ve el futuro, nosotros, la dirigencia política, no se los estamos mostrando". TELAM

"El modo de hablar refleja una manera de ver el mundo,
la historia personal de quien habla y también
deja al descubierto un segmento del momento social en que se vive"
Eva Giberti

El insulto como forma de exclusión

Si analizamos la estructura de un insulto vemos que más allá de sus contextos y matices existe una matriz que se reitera: se trata de una agresión realizada desde un pretendido estándar de normalidad, de una moral pública fundada en un “se dice”, contra un agredido al que se considera, de alguna manera, un externo a ese estándar y a esa moral (no en vano el grueso de los insultos tienen que ver con la adjudicación descalificatoria respecto de opciones sexuales, pertenencias sociales, identidades étnicas, diferencias de capacidades, o relaciones filiales).El vocero de Mauricio Macri, Prat Gay dice no quiere un país gobernado por provincianos. Dijo que "somos un país muy culto, no sea que en el 2020 nos veamos gobernados por un fulano de tal que vino de Santiago del Estero."Prat Gay recuerda vagamente algunos conceptos que acomoda a su gusto: "unitarios y federales", "civilización o barbarie" o "puerto versus provincias". En su pensamiento asocia al peronismo con los federales, la barbarie y las provincias. Y a su jefe político, Mauricio Macri lo instala como unitario en la civilización y en la ciudad de Buenos Aires. 
Se cumplió el deseo de Alfonso Prat Gay, el Buenos Aires civilizado gobierna a las provincias bárbaras.

Para que esta asignación de sentidos funcione, existe un pequeño truco tácito: modificar o falsear la realidad. Es que quien insulta debe hacerlo desde una posición de “normalidad construida”. Él debe pertenecer a una identidad colectiva “normal y neutral”, que no se discute. Es desde allí que el insulto tiene efecto. El agresor niega al agredido la pertenencia a esa “normalidad” o lo expulsa.
Quien explica claramente esta situación sin dar lugar a ironías es Franz Fanon: “El lenguaje del colono, cuando habla del colonizado, es un lenguaje zoológico” (…) “asimilando al reprimido a la animalidad o excluyéndolo del derecho de gentes, del derecho a la ley, a la justicia” (…) “¿Cómo entonces, no va a tener el derecho de ejercer violencia sobre él?”.
Marginar, excluir, discriminar: dispositivos que expresan la crisis actual de la posmodernidad occidental, en la que las aspiraciones de los sectores sociales medios y altos por mantener a los excluidos en las márgenes de la estructura de la sociedad se encarnan en el discurso mediático. Se trata de una nueva faceta de la lucha de clases que ahora se libra en el campo de la producción simbólica.
Para un sector de la sociedad, es "normal" comprar autos de alta gama, mientras "...
le hiciste creer a un empleado medio que su sueldo medio servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior". González Fraga agregó que "eso no era normal....
Toda cultura supone un "nosotros" que constituye fa base de las identidades sociales. Éstas se fundan en los códigos compartidos, en las formas simbólicas que permiten apreciar, reconocer, clasificar, categorizar, nominar y diferenciar. La identidad social opera por diferencia: todo "nosotros" supone un "otros", en función de rasgos. percepciones, códigos y sensibilidades compartidas y una memoria colectiva común. Estas características se tornan más evidentes al encontrarse o coexistir con grupos diferentes. con los cuales la comunicación encuentra obstáculos.
 Es importante señalar los ingredientes racistas y discriminatorios que afloraron con la atroz represión perpetrada en la Argentina durante la última dictadura. No es de extrañar pues,  hay solidaridades íntimas entre los autoritarismos de todo tipo y Ias estructuras de pensamiento que caracterizan a los sectores que tan facilmente discriminan
.
El sociólogo canadiense Erving Goffman analizó durante décadas el mecanismo por el cual algunos grupos sociales se dedican a estigmatizar a otros mediante clasificaciones inferiorizadoras. Dichos grupos utilizan “etiquetas” para reducir y esencializar a otros grupos y/o individuos para que sean reconocidos por una única cualidad o característica, generalmente negativa. Esos rotulamientos despectivos –una vez que se difuminan, se instalan y se instituyen como sentido común– aceleran una discriminación menos conflictiva, más “aceptada” por el entorno social, y por lo tanto más propicia para las segregaciones, las exclusiones y todas las violencias asociadas.
Los empleados públicos despedidos eran ñoquis, militantes pagos... las pibitas se embarazan para cobrar un plan.. los alumnos utilizaban las netbook para jugar... los pobres son delincuentes...










No hay comentarios:

Publicar un comentario