jueves, 13 de octubre de 2016

REVIVIENDO EL PASADO


Cuando en septiembre de 1955 los sublevados en Córdoba, Puerto Belgrano y otros puntos
del país lograron su objetivo de derrocar al gobierno constitucional de Juan Perón, proclamaron que estaban iniciando una "Revolución Libertadora" llamada a "dar vuelta la página" de una época que había marcado a la historia argentina. Para ellos, como para una parte importante de la sociedad argentina, se había tratado de un tiempo sembrado de autoritarismo y de persecución a la oposición, a la que se le había impedido expresarse en los medios de comunicación y cuyos dirigentes y militantes habían padecido cárcel y tortura. Quienes se hicieron del poder político e institucional en la trágica primavera del '55, pronto mostraron que lo que se proponían revertir eran los "otros" aspectos de la Argentina peronista: los inéditos avances en el terreno social y la mayor redistribución del ingreso en sentido progresivo, que por primera y única vez en nuestra historia había repartido la riqueza en partes iguales entre los que la producían y los que la disfrutaban.

"Cuando el 16 de septiembre de 1955 la autodenominada Revolución Libertadora derrocó a Perón, que ya cumplía su segundo mandato, la Fundación Eva Perón fue una de las primeras víctimas de ese régimen dictatorial. Llegaron a romperse frascos de bancos de sangre en los hospitales por tener el sello de la entidad, y a secuestrarse pulmotores por tener esa misma marca. Se confiscaron muebles de hogares, hospitales y escuelas, se quemaron ropa, medicamentos, sábanas y frazadas que suministraba la Fundación.
Adela Caprile, miembro de la comisión que desmanteló la Fundación que se instauró tras el golpe de Estado, le dijo a Alicia Dujovne Ortiz, autora del libro "Eva Perón. La biografía": "No se ha podido acusar a Evita de haberse quedado con un peso. Me gustaría poder decir lo mismo de los que colaboraron conmigo en la liquidación del organismo".   (Clarín; 07/09/12)
Hay un discurso, difundido hasta el cansancio, que repite sin las explicaciones pertinentes que el peronismo dividió en dos a la sociedad argentina, y que esa fue la "razón" del golpe cívico-militar de 1955. El argumento parecería basarse en la falsa premisa de que en nuestra belicosa sociedad, marcada por más de sesenta años de guerra civil, antes del peronismo hubiese reinado la concordia, con una autoridad basada en la equidad y la justicia. Este concepto es de una falsedad evidente, pero debo reconocer que ha sido bien transmitido a lo largo de generaciones y ha logrado eludir el filtro de la racionalidad histórica. 
Hoy lo siguen repitiendo... 
"Antes era «ellos o nosotros». Eso se terminó. Ahora somos todos juntos". No fue casual que Mauricio Macri ensayara días atrás su mensaje conciliador en el predio de la Sociedad Rural en Palermo. No lo escuchaba un público neutral. Le hablaba a un sector que fue protagonista de la conflictividad social de los últimos años. En su enfrentamiento con el campo, el kirchnerismo encontró la oportunidad para trazar una línea y forjar una estrategia de poder centrada en la confrontación. En ese choque se engendró la disputa contra el Grupo Clarín, luego el lema "patria o buitres". Se abrió la grieta........ En el libro Cerrar la grieta, de los periodistas Edi Zunino y Carlos Russo, Macri deja en claro en una entrevista cuál es su visión sobre la brecha. Según el Presidente, "la grieta existe", "es seria" y fue fomentada por el kirchnerismo. "El resentimiento es un elemento central. Vivían buscando un enemigo, alguien con quien confrontar", dijo." (La Nación; 09/08/16)
 Igual que entonces, no podía haber armonía en una sociedad con los niveles de desigualdad de la Argentina pre-peronista, y la prueba está en las violentas represiones a las más que justas demandas obreras desde la patagonia hasta los quebrachales chaqueños y santafesinos, pasando por la masacre de la Semana Trágica y la ofensiva oligárquica de los años treinta, que usó armoniosamente el fraude y la picana contra la voluntad popular. En todo caso, el peronismo puso en evidencia aquellas desigualdades dándole a la clase obrera un protagonismo desconocido e insoportable para el bloque de poder dominante. 
La "paz" que añoraban los "libertadores" y que se disponían a restablecer, era la de los cementerios, como señaló el contraalmirante Arturo Rial dirigiéndose a un grupo de sindicalistas que esperaban ser atendidos por el flamante presidente de facto Eduardo Lonardi: "Sepan ustedes que la Revolución Libertadora se hizo para que en este bendito país el hijo del barrendero muera barrendero" .
 Ahora no queman pulmotores.....quieren quemar moisés:
  "Bonadio ordenó destruir 60 mil cunas del "Plan Qunita" por inseguras El juez
federal se amparó en informes técnicos que así lo indicaron. Referentes del kirchnerismo presentarán informes que buscarán marcar lo contrario..." INFOBAE
...quieren borar nombres:
"Hernán Lombardi, sobre el reemplazo del nombre Néstor Kirchner de los lugares públicos: "Buscamos salir del populismo". El titular del Sistema de Medios justificó la medida que impulsará, por ejemplo, en el CCK; "Hay que esperar por lo menos 20 años para analizar a quiénes homenajeamos", dijo.."  La Nación
..parecen haberse olvidado:
"El presidente de la Nación, Mauricio Macri, convocó hoy a todos los argentinos a poner en marcha “un tiempo de diálogo, de respeto y de trabajo conjunto”...Macri sostuvo que “hemos vivido muchas divisiones” a lo largo de la historia, porque los argentinos “somos pasionales”, pero advirtió que esa actitud ha generado “conflictos innecesarios” y nos “ha llevado a situaciones de violencia”.
“Queremos sacar el enfrentamiento del centro de la escena y poner en ese lugar el encuentro, el desarrollo y el crecimiento”, subrayó..."
(Discurso al asumir la presidencia)
Aaahhhh... pero lo hacen sin revanchismos....


No hay comentarios:

Publicar un comentario