jueves, 10 de noviembre de 2016

EL HUMOR Y LA POLÏTICA


“El exceso de realidad es perjudicial para la salud”
Según publica Clarín, Miguel Del Sel  renunciaría como embajador en Panamá, para retornar al lugar que nunca debió dejar: los escenarios..

Al ver la nota, me aparecen interrogantes..

La nota, ¿es política, o pertenece al mundo del espectáculo..? Está bien que algunos políticos haciendo declaraciones son unos artistas sin par, pero que Del Sel vuelva a ejercer su profesión, tiene más que ver con el espectáculo que con la política..
Otro interrogante es ¿podrán MIDACHI u otros humoristas competir con el elenco del "mejor equipo" de funcionarios que le hacen una competencia desleal..? ¿Podrán superar las risas que causan ciertas declaraciones..?
Causan risa no por haber sido hechas con ese fin.. por el contrario, con caras serias, como pronunciando verdades de una profundidad producto de grandes reflexiones, de gran conocimiento de los temas tratados....
Causan risa por el cinísmo, por lo absurdo que resulta ver en manos de quienes está el destino del país..
¿Cómo superár a una vicepresidenta que dice que la "mayoría de la población urbana se concentra en las ciudades"? O a un presidente que dice, frente a una inundación, que "en algunos lugares falta agua y en otras sobra agua". 
¿Y a un ministro de Medio Ambiente que dice que no sabe nada del tema y un tiempo después convoca a rezar en caso de un incendio forestal? Un humorista ¿podría superar ese ridículo, si dijese mañana: "Vamos a contratar expertos en el tema: un par de pieles rojas que hagan la Danza de la Lluvia."?
Porque una de las claves del humor es revelar la verdad sobre algo.  Y otra es revelar el lado estúpido de algo. Este último sería el típico caso de las observaciones tan propias del "stand up", esas que te hacen pensar que el humorista "tiene razón", y que ese descubrimiento de lo estúpido te hace reír.
Pero en los casos anteriormente citados, referidos a actitudes o dichos de los gobernanes actuales, lo estúpido ya está expuesto. Cualquier cosa que se te ocurra corre el riesgo de ser más estúpido y no necesariamente más gracioso.
Un interrogante más  es: ¿la realidad supera la ficción? La respuesta es contundente: ampliamente. Cuando se lee o comenta alguna noticia de esas, se ven caras de "no lo puedo creer" ..
Podemos seguir con otros ejemplos.....¿no causa gracia enterarse que la encargada de la Oficina Anticorrupción recomienda a funcionarios que crean que podrían tener un conflicto de interés, "que nos consulten y si llegaran a tener una sospecha y  tiene que tomar una decisión si o si y tienen una duda que deleguen la firma. Que la deleguen hacia arriba o que la deleguen hacia el costado." 
¿Y que decir del diputado Eduardo Amadeo, que  para defender la suba de 47% de las dietas de los legisladores dice "Si le pagamos a un diputado como a un jubilado, en el Congreso sólo vamos a tener ricos o chorros", y es parte de un gobierno que justifica la justicia por mano propia, pide endurecer las penas...


Y no nos olvidemos de ese otro diputado, Eduardo Cáceres, que sin ponerse colorado afirmó que "este es el gobierno más inclusivo de la historia", mientras se daban cifras del desempleo, la caida de la producción, del consumo.
Pareciera que su mayor preocupación es darle elementos a los humoristas..lo lamentable es que son quienes nos gobiernan...
El humor que hace Del Sel es grosero, machista, homofóbico, pero... cuando haga alguna  de esas groserías..¿se reirá el publico, cuando su presidente fue capaz de decir
"A todas las minas les gusta que les digan que buen culo tenés"

No hay comentarios:

Publicar un comentario