lunes, 8 de mayo de 2017

NOS MOJAN LA OREJA... ESPERAN QUE HAYA REACCIÓN

Mojar la oreja
Esta locución empleada con el sentido de desafiar a alguien a pelear, es conocida y utilizada normalmente en Argentina. Así lo acredita el “Diccionario de americanismos en Salta y Jujuy” de Fanny Osán y Vicente Pérez Sáez.
Es una locución coloquial, “mojar la oreja” que explica como ‘incitar a la pelea, con un gesto que corresponde al significado de la frase.
Por su parte, el “Diccionario del lunfardo” de Athos Espíndola, añade al respecto: “Desafiar a alguien a pelear. Era una costumbre antigua entre chicos y jóvenes mojarse un dedo de la mano con saliva y tocar con él la oreja del otro, lo que era señal de desafío a pelear. // Desafiar a alguien en cualquier sentido”.

¿No es eso lo que están haciendo..? Lo que ha buscado el macrismo desde el principio es diferenciarse del gobierno anterior, el "cambio".. no solo desde las medidas sino desde el estilo. Diferencias que van desde esa especie de uniforme compartido por el presidente y gran parte de los ministros (traje oscuro y camisa celeste de cuello italiano, que se usa casi siempre sin corbata) hasta lo que se dio en llamar "sinceramiento", pasando por la declarada disposición al diálogo hacia afuera pero también hacia adentro, como pretende demostrarlo el cambio de una mesa rectangular por otra redonda en el despacho presidencial. Ha llegado una nueva estirpe al poder, diferente a todas las anteriores, pese a la alianza (no del todo plena y bastante desigual en el reparto de cargos) con un partido tan tradicional como el radicalismo.
Y una de las marcas que trae esa nueva estirpe es la sostener que se dice siempre la verdad, que su función es poner todo al descubierto, terminar con la fantasía que significó el populismo. Ese afán de sinceramiento recorre las declaraciones de los militantes y funcionarios propios y de algunos allegados en ese momento, y hoy presidente del Banco Nación, Javier González Fraga y su célebre: "Le hicieron creer a un empleado medio que su sueldo servía para comprar celulares, plasmas, autos, motos e irse al exterior". Pero no fue la única declaración en este sentido. En realidad han sido muchas, y esto hace pensar que se trata de una especie de marca registrada, una idea de que la sinceridad, para ser realmente valedera, debe ser siempre brutal, sin ambages.
Refiriéndose a una partida de leche en mal estado descubierta en una escuela, una funcionarla dice que "si fueran pobres deberían poder comer lo que fuera". (la vicepresidente del Consejo escolar, Adriana Perdriel de Bahía Blanca) 
Macri dice que un empleado estatal que va a su dependencia y no tiene nada que hacer se siente humillado y que en realidad se le hace un favor al despedirlo. El titular del PAMI dice que los jubilados están sobremedicados y suspende algunos medicamentos con descuentos del 100%. Como no le alcanzó con eso, porque algunos jubilados tenían aviones y yates suspende todos a aquellos que cobren la mínima y media.. Todas estas declaraciones se agregan a la grasa militante de Prat-Gay, a Michetti diciendo que a ella también la afectan los aumentos de tarifas y a Dietrich sosteniendo que en términos de plata, el incremento en el transporte no es muy significativo. Son muchas las declaraciones de este tipo, los agravios.
Evidentemente cada una de estas expresiones resulta irritante para mucha gente y suman malestar a una situación de pérdida de valor adquisitivo, cuando no directamente del puesto de trabajo.
También podría pensarse que no hay efecto buscado, que esas frases se dicen porque sí, un poco a la bartola. Siempre son respuestas a situaciones en las que queda expresada una disconformidad (despidos, aumentos, déficits en los servicios sociales). Y se dan esas respuestas desde la lógica de la minimización del reclamo o, en algunos casos, postulando que eso que se vive como daño es en realidad un beneficio (el despedido que puede encontrar ahora su propio camino a la felicidad, Macri dixit). Se descalifican esas protestas desde el ejercicio de una desdeñosa indiferencia. Es como si dijeran algo para que la gente se dejara de molestar. Para quien haya trabajado en una empresa grande, con CEO y gerentes de personal amaestrados, este tipo de respuestas tiene algo de familiar. "Pérez, va a tener que ajustar sus gastos porque la empresa no está en condiciones de darle un aumento". Y a otro tema.
Quisieron correr la fecha del 24 de marzo... hablan del curro de los Derechos Humanos... niegan los 30 mil desaparecidos.. el plan sistematico de los genocidas..
En su alegato ante los jueces, el represor Jorge "Nabo" Barreiro, quien estuvo a cargo del centro de exterminio "La Perla", dijo estas palabras: "Tarde o temprano, nos verán a nosotros desfilar orgullosos, junto al pueblo de nuestra querida Patria, y así las sombras tenebrosas del efímero relato serán borradas de la historia para siempre...” En los actos del Bicentenario de la Independencia fueron aclamados por miles de personas los gloriosos combatientes de Malvinas, los del Operativo Independencia y los de La Tablada.
Aldo Rico (uno de los "héroes" de La Tablada, quien desfiló con uniforme de camuflaje en los festejos del Bicentenario del 9 de julio) hizo declaraciones en el mismo sentido. Para muchos sectores, la reincorporación de la presencia militar en los festejos del Bicentenario significó un apoyo velado al Terrorismo de Estado. Así lo celebró un connotado defensor de la represión ilegal, Nicolás Márquez, que tuvo su momento de fama con relación a Cecilia Pando.En el sitio web Prensa Republicana, Márquez expresó su deseo de que: "al restaurarse y rescatarse el Estado de derecho a partir de diciembre del corriente, se lleven adelante todas las acusaciones e imputaciones habidas contra jueces, fiscales y funcionarios de todas las jerarquías que hayan participado directa o colateralmente en esta agresión física y moral contra quienes fueron primero mal encarcelados y posteriormente abandonados o apaleados por el arbitrario andamiaje estatal".
Se podría plantear que Márquez, Barreiro, los redactores a favor de los militares presos y hasta Aldo Rico son personajes periféricos de la escena nacional, aunque sus perspectivas sean compartidas, con mejores modales, por La Nación, que periódicamente deja caer un editorial a favor de los represores encarcelados y sus declaraciones no fueron repudiadas por parte del gobierno…y  ahora los dejan libres con el 2 x 1....

Vistas desde afuera de la clase de sujetos que las pronuncia, parecieran ser lisa y llanamente una provocación, una invitación a la furia, que es una condición necesaria para ejercitar el deseo y la necesidad de represión.
 
Hay todo un aparato ideológico que a la vez que las origina termina por justificar las medidas que toma el gobierno. Que cuentan con cierta o mucha aprobación por parte de la población cuando se trata de medidas que parecen abstractas, aunque terminen por tener resultados concretos. Pero como no alcanza para hacer callar las voces que a diario se alzan para reclamar que se terminen los despidos, que no se siga perjudicando al sector más desprotegido  de la población, compra carros hidrantes, armamentos...
Y estan esperando que de tanto mojar las orejas, haya una reacción, para emplear esos armamentos.....


No hay comentarios:

Publicar un comentario