martes, 10 de octubre de 2017

AYER, LOS PÉREZ GARCÍA...HOY, LOS PEÑA BRAUN..


Las historias de familias que logran permanecer unidas y felices a pesar de las adversidades alcanzarían enorme popularidad en los años cuarenta. En las décadas siguientes -y hasta la actualidad- siguieron siendo tema de innumerables éxitos, especialmente televisivos. Una de las familias de la ficción más recordadas es la del radioteatro Los Pérez García.Surgieron en Radio El Mundo en la década del 40. Era una familia radiofónica que reflejaba la vida de una familia real: el matrimonio, un hijo varón y una hija mujer, todos con los problemas cotidianos de la clase media. Con los años se sumaron destacados personajes que también lograron gran repercusión. Comenzaron al mediodía, luego pasaron a la noche y se convirtieron en un nombre propio de la historia de la radiofonía local. Acuñaron una frase que todavía hoy se escucha: "Tiene más problemas que los Pérez García".

Su éxito fue tal que fue llevado al cine en 1950 y también al teatro (su elenco realizó giras por escenarios de todo el país). Los Pérez García eran una familia tipa conformada por don Pedro, doña Clara y sus dos hijos Raúl y Luisa. Completaba el grupo Mabel, una mucamita fiel y abnegada a la que trataban como si fuera una hija más (¡qué diferente a esas sirvientas "insolentes" recién llegadas del monte que, según Manuel Gálvez, en "El uno y la multitud", eran por entonces tema favorito para indignadas conversaciones de las señoras "bien"!). Su vida transcurría entre pequeños problemas cotidianos, enfermedades, nacimientos y decesos, algunas peleas pasajeras con parientes o amigos, travesuras del hijo soltero, etc. Las emisiones solían concluir con el consejo sabio de don Pedro, que resolvía cualquier desencuentro. Las cuestiones de la política nacional o mundial no tenían demasiado lugar. Así los describía uno de los guionistas del ciclo:
“Los Pérez García son el compendio de todos nosotros, de nuestros vecinos, de nuestros amigos. Los Pérez García somos usted y yo. Ellos son un reconfortante descanso espiritual, una meta ambicionada por todos los que luego de agobiantes jornadas de trabajo, sólo encontramos en los noticiosos radiofónicos y en las páginas de los diarios, noticias de guerra o crímenes sensacionales. Los Pérez García no saben de crímenes, de guerras ni de problemas sociales o políticos. Ellos quieren vivir en paz, en un mundo mejor”.(GRAU, Luis María, citado por ULANOVSKY,Carlos: Días de radio)
La descripción es exacta. El programa se mantuvo en el aire hasta 1966.
Empero, para ellos, no existieron ni Hitler, ni el holocausto judío, ni la bomba atómica en Hiroshima, ni el quiebre en la historia de la política argentina que significó la multitudinaria manifestación obrera del 17 de octubre de 1945, con el posterior ascenso del peronismo al poder, ni la muerte de Eva Perón, ni la caída de Perón en septiembre de 1955, ni los demás acontecimientos que fueron marcando el país hasta el derrocamiento del presidente Arturo Illia y el comienzo de la dictadura del general Juan Carlos Onganía, en 1966, contemporáneamente con el fin de la saga........
De hecho, el ideal de la concordia fue llevado a tal extremo en Los Pérez García que produjo una anécdota reveladora. En un curso de los eventos propios del mundo de las novelas, el niño Raúl terminó casándose con la buena de Mabel, la mucama. El amor lograba así el milagro de superar las barreras sociales. El casamiento, que generó el delirio de los radioescuchas (la emisora se vio inundada de cartas de buenos augurios para la nueva pareja), se llevó a cabo en 1955, en pleno desarrollo de la Revolución Libertadora. Mientras se transmitíala ceremonia nupcial, la Gendarmería ocupaba el edificio de la radio. Irónicamente, la máxima demostración de la armonía de clases en la ficción ocurría presamente en uno de los momentos más dramáticos del enfrentamiento social que desgarraba el mundo real.
En fin, la imagen de la familia argentina modelo tenía un sesgo similar al del ideal de la argentinidad que la cultura dominante venía proponiendo desde el siglo XIX. A medida que se fue difundiendo la identidad de "clase media" se hizo casi inevitable asociar este tipo de historias ficciónales con la clase media. Porque estaba claro que los Pérez García no eran pobres, pero tampoco excesivamente adinerados ni de la clase alta patricia (eran los "Pérez García", no los Peña Braun o Bullrich Luro Pueyrredón). La ficción funcionó así como uno de los modos a través de los cuales la clase media se reclamó como la encarnación principal de la nación argentina. La familia (célula básica de la nación, como enseñaban los manuales escolares) era implícitamente la familia de clase media.
Con la TV llegó "La familia Falcón", después "Los Campanelli"..

El otro programa, que también se mantuvo varias temporadas en el aire, fue "¡Grande, pá!", escrita por Ricardo Rodríguez, una comedia sobre padre viudo con tres hijas entre la adolescencia y la niñez, y una mucama secretamente enamorada de su patrón y que ejerce las funciones de madre sustituta. El resto del universo de este buen señor estaba compuesto por los empleados de su oficina, una cuñada entrometida y alguna novia ocasional, todos de muy buen pasar económico y sin ninguna preocupación aparente por lo que sucedía en el país. Lo que resultó evidente fue que, para los miembros de estas dos familias televisivas, nada había cambiado en la Argentina desde la época dorada de Los  Pérez García.
Acaso fuese conveniente que el grueso de la audiencia no percibiera que el país se resquebrajaba peligrosamente.
Acaso tambien, en esa falta de compromiso tanto de autores como de audiencias se estuviera incubando el germen del “Yo no sabía nada” con que gran parte de la sociedad buscó defenderse cuando comenzaron a conocerse las gravísimas violaciones a los derechos humanos que caracterizaron a la dictadura genocida.
 
Hasta aquí, hablamos de obras de ficción.... pero en la actualidad podemos comprobar que la construcción del ciudadano ejemplar que se pretende imponer, es el "blanco", de "buenas costumbres", individualista, descomprometido con la realidad, que se "alimenta bien", hace yoga, medita, no protesta....... mientras gendarmería irrumpe en radios, iglesias.. y el no se entera... y los medios "informan" que la inflación es subjetiva, que disminuyó la pobreza, aumentó el empleo, que la inflación para 2018 será del 15%... y él repite, asiente, está de acuerdo....

No hay comentarios:

Publicar un comentario