viernes, 1 de diciembre de 2017

MANUAL PARA CREAR ENEMIGOS

El 12/05/2013; Rodolfo Terragno, como "columnista invitado", escribía en Clarín:
"Un manual para construir enemigos 
Fabricar demonios es un modo de adquirir identidad, galvanizar las bases y distraer la atención para que no se vean errores ni fracasos.

El taxista paquistaní no sabía cómo era ni dónde quedaba Italia y le preguntó a Umberto Eco: “¿Quiénes son los enemigos de ustedes?” El escritor explicó que, desde hacía siglos, Italia no estaba en guerra con nadie. El taxista no entendía.
¿Cómo era posible que un pueblo no tuviera enemigos?
 Tiempo después, en la Universidad de Bolonia, Eco dio una conferencia titulada “Construir el enemigo”. Había descubierto que, a menudo, “para definir la propia identidad” hace falta “tener un enemigo”. O varios, como el taxista, que odiaba a indios, israelíes y armenios.
El que duda de su identidad “elige como enemigo a cualquiera que no pertenezca a su grupo con tal de reconocerse a sí mismo”. Es por eso que “cuando el enemigo no existe”, le resulta imperioso “construirlo”...."
Despues de decir que Perón era un gran constructor de míticos monstruos,  afirma que:
"El actual gobierno es más puntual que su antepasado. Construye enemigos coyunturales, en algunos casos usando pedazos de verdad; en otros, forjándolos. Así fueron apareciendo, en los últimos años, varios demonios: El campo, que intentó “desestabilizar a la Patria” ...La prensa crítica.. Los “fondos buitres”.....El arzobispo Bergoglio.. "
Y sigue nombrando los  enemigos que "creaba" el gobierno..
Es raro, pareciera que entre Perón y el gobierno kirchnerista, no se construían enemigos.

Christopher Hitchens, reportero y ensayista inglés en su libro Hitch-22- Memorias dedica 16 páginas a recordar su paso por el país durante la dictadura. Y recuerda que le preguntó  a Jorge Rafael Videla por el destino de Claudia Inés Grumberg, una joven desaparecida.“"El terrorismo no es solo matar con una bomba, sino activar ideas. Quizá por eso está detenida”".
Roberto Eduardo Viola, Jefe del Estado Mayor del Ejército, en una conferencia de prensa, en Clarín, el 20/4/77 describía otros enemigos:

 "Si deseamos preservar nuestra escala de valores, nuestra forma y estilo de vida, en paz, en familia, cristianamente, en libertad, gozando de la propiedad privada lograda con el trabajo honesto, no caben transacciones: o triunfa la democracia o la delincuencia subversiva nos impone el estado totalitario marxista."
 La categoría del “subversivo” surge entonces para nombrar esa amenaza al régimen capitalista y la buena moral cristiana, un peligro real o potencial que debe vigilarse para garantizar el orden estatuido. Los militares procuraron resolver el problema político del orden con la implementación de un programa de terror que fusionaba el ‘temor a lo conocido’ con el ‘temor a lo desconocido’, donde el temor a lo conocido se difundía a través de la represión y la propaganda y el temor a lo desconocido a través de la desinformación y la ambigüedad..
El genocidio se justificaba, no ubicaba al otro fuera de la sociedad, sino dentro de ella: un otro que es el vecino y que atenta contra la propia vida biológica de la especie. Es decir, otro que tiene que ser eliminado en términos de su peligrosidad y no necesariamente en términos de su inferioridad.
Eso sí:
en paz, en familia, cristianamente, en libertad...

Terragno ¿ignora esa dolorosa etapa?, ¿sólo el peronismo crea enemigos?


¿Que opina a casi dos años de gobierno macrista?, el latiguillo de la “pesada herencia” pierde efectividad por el tiempo transcurrido. El plan sigue adelante, el ajuste es más duro y lo que no se disimula con retórica, se combate con represión. Si el discurso de “mano dura” es consistente y se garantiza la impunidad, nunca falta el que se pasa de rosca.
Así que todo vale. Hay que distraer, tapar y disfrazar. Es imperioso nutrir al “periodismo de guerra”.
Y aparecen las "mafias sindicales", la de los abogados laboralistas, la industria del juicio, los que ponen palos en las ruedas, los encapuchados tira piedras en las marchas,  los medios afines aportarán “evidencias” y “teorías” para agigantar la amenaza.

Por último, el gobierno confirma que hay peligro. Reaparece la subversión. Maldonado era correo de la RAM... a los mapuche el ISIS les proveé el armamento, atacan con armas y las fuerzas de seguridad no tienen otra alternativa que defenderse..
Los jueces "no tienen que dialogar" con los mapuche, las fuerzas de seguridad no tienen que demostrar nada, tienen el beneficio de la duda...
Podemos retorcer aún más las “evidencias” para criminalizar a la oposición, obvia aliada del nuevo enemigo. Ni siquiera es necesario conspirar: cada factor de poder juega naturalmente su papel.

En el peor escenario, nadie es inocente. 
Pero Terragno no ve nada..