domingo, 17 de febrero de 2019

DICTADURA, CAMBIEMOS, PECHI QUIROGA.."SON LO MISMO"..

La dictadura genocida, Cambiemos, Pechi Quiroga, y el urbanismo

Página 12  publica hoy, 17/02/19:

"LIQUIDANDO BUENOS AIRES
Volvieron con todo las excepciones inmobiliarias para valorizar terrenos y beneficiar a los amigos presidenciales como Caputo. El papel clave del bloque de Cambiemos en la Legislatura porteña. Cuáles son los trucos del ministro de Desarrollo Urbano, Franco Moccia (...) La aprobación del nuevo Código Urbanístico en diciembre pasado, con el voto negativo de todo el arco opositor, llegó para blanquear y legalizar las ilegalidades que el gobierno porteño ya había habilitado: desde la construcción de algunos pisos extras hasta mega emprendimientos premium. Los trucos burocráticos fueron puestos al servicio de la especulación inmobiliaria."  Nota completa
Un año antes, el 21/02/18, el diario Río Negro publicaba:

Te mostramos el proyecto que tiene Nación para las tierras de la cárcel de Neuquén

Contempla usar el 50% del predio para loteo y el resto destinarlo a espacio público. Se abrirán cinco calles (..)  Así lo detalló el presidente de la Agencia de Administración de Bienes del Estado, Ramón Lanús, esta mañana, luego de la firma del convenio por el que cual se le cedió la posesión de 5,8 hectáreas al Ejecutivo municipal. Lanús detalló que se abrirán cinco calles, formando así cinco nuevas manzanas que serán destinadas a un desarrollo inmobiliario que permitirá la construcción de edificios de hasta seis pisos..." Nota completa
Además de esas notas, se pueden encontrar muchas más que muestran la primacía de los negocios inmobiliarios por encima de una planificación urbana que respete el medio ambiente, tenga en consideración las necesidades de viviendas de las personas de menores recursos, medios de transporte accesibles. Sólo es cuestión de dedicar un poco de tiempo para buscarlas..

¿Que tiene que ver la dictadura con el gobierno de Cambiemos y el intendente neuquino..?Lo siguiente es un extracto de "Políticas urbanas en un contexto de dictadura militar. Algunos interrogantes a partir de Buenos Aires (1976-1983)", artículo de Guillermo Jajamovich, Dr. en Ciencias Sociales, Universidad de Buenos Aires (UBA). Becario posdoctoral CONICET. Estudios de América Latina y el Caribe, Facultad de Ciencias Sociales, UBA.;  y Luján Menazzi, Lic. en Sociología, UBA. Doctoranda en Ciencias Sociales, UBA. Instituto de Investigaciones Gino Germani, FSOC, UBA, publicado en una revista de la Universidad Nacional de Colombia. Publicación completa
 
"Las políticas urbanas desarrolladas en el período dictatorial incluyen una amplia variedad de intervenciones y multiplicidad de actores estatales intervinientes, con lógicas diversas. Estas políticas suponen un impacto importante sobre la ciudad aunque no homogéneo.
El cruce de lógicas políticas y técnicas contradictorias y las internas burocráticas cobran particular visibilidad en lo urbano, ya que no son solo las políticas específcamente urbanas las que tienen efectos territoriales, sino también, y con
particular fuerza, ciertas medidas económicas y ciertas políticas sociales.

 En este sentido, resulta útil retomar perspectivas de varios autores, quienes además de “pensar a la dictadura militar en clave política” hacen énfasis en colocar a la dictadura en la trama de sentido de la historia   argentina, y no como algo desvinculado de ella.
Aspectos de esta heterogeneidad serán analizados a partir del análisis de acciones prácticamente simultáneas desarrolladas en diversas esferas estatales y lógicas técnicas que suponen efectos disímiles sobre el espacio urbano: nos referimos, por un lado, al Plan de Autopistas Urbanas, las demoliciones y expropiaciones masivas que supuso y el desarrollo de políticas de protección patrimonial en algunas de las mismas áreas que habían sido objeto de demolición y, por otro lado, a los intentos de trasladar al Mercado de Hacienda por parte del nivel nacional y los reajustes que esto supuso a nivel municipal. En ambos casos, la activa oposición de ciertos actores de peso implicó marchas y contramarchas en el desarrollo de estas intervenciones.

 Oszlak (Merecer la ciudad; 1991) analiza una serie de políticas urbanas llevadas adelante por la última dictadura que desde distintas esferas gubernamentales pusieron de manifesto la puesta en vigencia de una nueva concepción sobre la jerarquía del espacio urbano. La investigación de Oszlak da cuenta de la jerarquización del espacio urbano realizada por la dictadura a partir de la expulsión de sectores populares mediante la erradicación de villas y la liberalización de los alquileres, entre otras políticas instrumentadas.   Entre las numerosas intervenciones en la ciudad de Buenos Aires durante la época de la dictadura cabe señalar, sin voluntad de exhaustividad, las siguientes: la construcción de gran cantidad de parques metropolitanos y plazas todos característicos por tener grandes superfcies de cemento, fuentes ornamentales, desniveles y pérgolas de cemento; la construcción de autopistas (Perito Moreno y 25 de Mayo) y demolición de miles de viviendas por la construcción de autopistas; la construcción de grandes equipamientos como la terminal de ómnibus de Retiro, ATC, el Centro Cultural Recoleta, una serie de escuelas (se llegaron a construir 38 escuelas, características por la tipología de ladrilloa la vista); vivienda social bajo la forma de grandes conjuntos (particularmente, los conjuntos Soldati y Piedrabuena, que entre ambos sumaban más de 5.000 viviendas); y la demolición de grandes equipamientos considerados obsoletos o inconvenientes por su ubicación como hospitales (Salaberry), frigorífcos (Lisandro de la Torre), la planta municipal incineradora de residuos de Nueva Pompeya, el estadio de San Lorenzo, el cierre de la quema6, etc. A su vez, muchos de estos equipamientos fueron convertidos en espacios verdes.
También se produjeron ensanches de avenidas (como San Juan, Independencia y 9 de Julio, entre otras), construcciones de estacionamientos. Se expulsó población de bajos recursos por medio de la liberalización de los alquileres (lo que implicaba la desregulación de los alquileres que regía –con modifcaciones– desde el primer gobierno peronista y que supuso la expulsión de muchísimos inquilinos)7 y fueron erradicadas violentamente las villas miserias
Un eje central de impacto fue el Código de Planeamiento Urbano de 1977 que enmarcaba muchas de las intervenciones antes citadas (como la construcción de autopistas, parques, etc.). El código, en correlación con la reestructuración económica del período, buscaba el alejamiento del perfl industrial de la ciudad y una orientación hacia un perfl residencial (en términos restrictivos), de servicios y de negocios. Por medio del código se desincentivaba o restringía a ciertas zonas muy específcas la presencia de industrias en la ciudad, se premiaba la construcción en perímetro libre permitiendo mayor altura, se proponía la construcción de un sistema de parques en consonancia con otras políticas ambientalistas (por ejemplo, la prohibición de incinerar basura en la ciudad), se alentaba la construcción de grandes equipamientos en el sur por medio del englobamiento de parcelas y se reglamentaba la expulsión de ciertos usos industriales considerados nocivos para el área urbana (por ejemplo, la prohibición de faenar ganado en la ciudad, lo que implicaba la expulsión de mataderos y, eventualmente, de frigorífcos).
 
Las autopistas fueron, sin lugar a dudas, unas de las obras más controvertidas de la dictadura para la ciudad de Buenos Aires. En términos urbanos significaban el fuerte incentivo a la utilización del automóvil individual, suponían la demolición de miles de viviendas y la violenta ruptura de la trama urbana de los barrios, consolidando un foco de contaminación del aire y problemas referidos a aspectos visuales y sonoros en zonas residenciales. Lejos de tratarse de una iniciativa aislada, el Plan de Autopistas era parte de una serie de medidas que favorecían el uso del transporte automotor, entre ellas la construcción de estacionamientos subterráneos en varias zonas de la capital y el ensanche de avenidas y calles. 
 Aquel plan supuso la destrucción de vastas áreas de la ciudad a partir de las demoliciones efectuadas por la construcción de autopistas. Las políticas cruzadas, ligadas al accionar de distintas reparticiones estatales y lógicas técnicas, en este caso, tienen que ver con que poco tiempo después de las demoliciones destinadas a las autopistas, algunas de esas mismas áreas comienzan a ser objeto de políticas de protección de patrimonio. 

La ordenanza de preservación del distrito U24 de 1979 plantea un vínculo con la ciudad existente distinto al postulado por el Plan de Autopistas Urbanas. Mientras este último procedía a demoler áreas existentes a partir de onerosas expropiaciones, la U24 preservaba un área compuesta por 144 manzanas, correspondientes a los antiguos barrios de Catedral al sur, San Telmo, parte del de la Concepción y Avenida de Mayo. Justamente, se trata de un área que había sido objeto de las demoliciones producidas por el Plan de Autopistas.
 Sin embargo, diversos actores sociales guiados por lógicas de acción dispares (Pírez, 1995) se manifestaron en contra de la U24. En efecto, ese fue el caso de diversos actores económicos vinculados a la actividad inmobiliaria quienes se opusieron públicamente a tal medida identifcándola como un ataque a la propiedad privada en tanto limitaba los usos de las propiedades de la zona, impedía demoler construcciones preexistentes y difcultaba la posibilidad de introducir modifcaciones arquitectónicas en las fachadas con lo cual se desvalorizaban los precios de las propiedades.
 En esa dirección, merece citarse la posición de Rodolfo Vinelli, titular de una relevante empresa inmobiliaria del período:
"Arrojar por la borda a los tecnócratas, burócratas y cuerpos de empleados dirigistas de evidente connotación izquierdizante, cuyas ideas fjas son las de demoler la institución del derecho de propiedad […] y a los teóricos que quieren convertir parte de la ciudad en un museo histórico de suciedad, desidia y ruinas y que con sus expresiones altisonantes de reciclaje consiguen que se dicten ordenanzas que prohíben la demolición […]"
En respuesta a estos reclamos, no demasiado tiempo después, en 1982 y tras una campaña pública agresiva en contra de la normativa, el área fue reducida prácticamente a la mitad de su extensión: de 144 manzanas pasó a 74.

Comparemos entonces...
Negocios inmobiliarios, alquileres liberados, metrobus, créditos para vivienda al que no pueden acceder muchísimas personas, y  además, son una trampa, espacios verdes convertidos en estacionamientos, o con más cemento que verde, descuido por el patrimonio histórico....
Acá sí Nicolás Del Caño puede decir "son lo mismo"...



 

No hay comentarios:

Publicar un comentario